TODO LO QUE DEBES SABER SOBRE LAS MÁSCARAS DE HIPOXIA

Por Creado: 3/09/2018 3 Comentarios Artículos relacionados : , , , ,

TODO LO QUE DEBES SABER SOBRE LAS MÁSCARAS DE HIPOXIA

Muchos son los deportistas que han tratado de buscar una mejora de su rendimiento deportivo mediante la utilización de distintos métodos de entrenamiento. Algunos de ellos, basados en diferentes estudios científicos, muestran como una correcta estructuración de entrenamiento y el paso de determinados periodos de tiempo en altitud, pueden generar unos cambios fisiológicos en nuestro organismo, tales como el incremento de glóbulos rojos gracias a la estimulación de la eritropoyetina (EPO) (Heinicke et al., 2005), que por consiguiente mejorará nuestro trasporte de oxígeno al músculo, una mejor capilarización (Mathieu-Costello 2001), y una mejora en el metabolismo oxidativo (Chia et al., 2013), entre muchos otros cambios. Estos estarán en función del individuo, tiempo de exposición a la altura y las características del entrenamiento, entre otros factores, lo que producirá una mejora en nuestro rendimiento, tal y como muchos deportistas y entrenadores han buscado desde hace muchos años y que aún en la actualidad siguen utilizando.

máscara montaña
Estos cambios vendrán dados por una adaptación de nuestro propio organismo a la exposición a la altura, ya que a medida que aumenta la altitud de un lugar, se produce un descenso de la presión atmosférica, que produce a su vez un descenso de la presión parcial de oxigeno, haciendo que en cada inspiración entre en nuestro sistema respiratorio una menor cantidad de este, generándose lo que se denomina como hipoxia (deficiencia de oxígeno en sangre).

máscara presión
Comprobándose que el entrenamiento bajo estas características determinadas aumentaba el rendimiento deportivo, y viendo las dificultades de muchos deportistas para trasladarse y pasar grandes periodos de tiempo en sitios de mayor altitud, se crearon unas máscaras que reducía el aporte de oxigeno a nuestro organismo limitando el volumen inspiratorio. Ello suponía que en cada inspiración la cantidad de aire inspirado se reducía y, por consiguiente, la cantidad de oxigeno, intentando de esta forma crear unas características similares a las producidas en sitios de gran altitud.

máscara hipoxia
A continuación se muestran los cambios producidos tras un entrenamiento de 6 semanas de alta intensidad realizados en un cicloergómetro con 24 sujetos, llevado a cabo por Porcari et al. (2016), realizando la mitad de estos entrenamientos con máscara de hipoxia (mask) y el resto sin máscara (control).

Antes de analizar si estas máscaras son efectivas, los creadores de estas argumentaban que producirían beneficios como un aumento del VO2 Máx, mejora del umbral anaeróbico, mejora de la capacidad pulmonar y de la musculatura respiratoria, además de diferentes mejoras cardiovasculares. Ello atrajo la curiosidad de muchos deportistas y entrenadores que vieron con esta máscara la posibilidad de aumentar el rendimiento en los diferentes deportes, siendo principalmente utilizada en los deportes de lucha.

Sin embargo, a día de hoy, a pesar de que no son muchos los estudios científicos existentes, las publicaciones actuales que han tratado de averiguar si estas máscaras generan beneficios a nivel de rendimiento deportivo, no han encontrado diferencias significativas entre personas que entrenaban con este tipo de máscaras y el grupo control en apenas ninguna variable de las antes nombradas.

Analizando en profundidad su funcionamiento, estas máscaras no simulan la altitud, debido a que en altura el flujo respiratorio es similar al que se produce a nivel del mar, mientras que con el uso de la máscara este flujo se ve reducido, no haciendo de esta forma que la presión parcial de oxígeno se reduzca, sino reduciendo la cantidad de aire inspirado. Ello hace que la calidad del entrenamiento pueda verse reducida, la percepción del esfuerzo se vea incrementada y, por consiguiente, esto haga que el entrenamiento pueda ser de una menor calidad, no obteniéndose las principales ventajas que se presuponía de estas máscaras de hipoxia.

máscara VO2máscara tabla

Tras la obtención de estos datos, se puede observar que no se produjeron mejoras significativas en el VO2 máx. ni en las variables hematológicas, pero sí en algunos parámetros respiratorios. Los autores concluyeron que los beneficios que pueden mostrarse de una forma más clara son con respecto a la mejora de la musculatura respiratoria, ya que al limitar un correcto aporte de aire a nuestros pulmones, estos músculos trabajan de manera más intensa pudiendo producir adaptaciones positivas. Pero, de igual forma, debemos tener cuidado ya que esto puede generar situaciones perjudiciales debido a la adquisición de patrones respiratorios erróneos que pueden afectar a nuestra práctica deportiva.

Además, también añadir que algunos estudios como el de Levine y Stray-Gundersen (1997) y el de Stray et al. (2001) demuestran que incluso para producir unas mayores mejoras en el rendimiento en altitud, sería más efectivo dormir y pasar el mayor tiempo posible en altura, pero entrenar a altitudes bajas (“Live High-Train Low”). De esta forma se llevaría a cabo un entrenamiento con una mayor calidad, obteniéndose los mayores beneficios de este, pues si se pasa gran parte del tiempo a una gran altitud el cuerpo producirá las adaptaciones a la hipoxia antes comentadas.

Por último, otro de los aspectos que debemos tener en cuenta respecto al entrenamiento cardiorespiratorio es que entrenar unas pocas horas con niveles más reducidos de oxígeno, no significa que vayamos a conseguir los efectos que hemos nombrado que se producen con la exposición a la altitud, ya que estos cambios vendrán determinados por la exposición constante a esta altura. Algunos estudios como el de Garvican et al. 2012 demuestran que se requiere de al menos 3 semanas de exposición a esta, por lo que no tendrá ningún sentido esperar cambios tras la realización de unos cuantos entrenos de algunas horas con estas máscaras.

Como podemos observar, prácticamente todos los estudios y toda la información que se dispone sobre este tipo de entrenamiento con máscara de hipoxia va dirigido a la mejora del rendimiento cardiorespiratorio, pero también podemos ver como estas son utilizadas en entrenamientos de fuerza. No existen tantos estudios para este tipo de entrenamientos pero recientemente se ha publicado un nuevo artículo que trató de ver si la utilización de estas máscaras conseguía algún beneficio en el entrenamiento de fuerza.

máscara entrenamiento
Este estudio publicado hace apenas unos meses por Andre et al. (2018) trató de comprobar los efectos de estas máscaras en la hemodinámica, el rendimiento muscular y el estrés percibido en la realización de dos entrenamientos en días separados en 10 sujetos. Realizaron un entrenamiento de tren inferior (sentadilla, prensa y extensión de rodilla) un día realizando el entrenamiento con máscara y otro día sin ella, pudiéndose comprobar que se produjo una reducción significativa en el número de repeticiones hasta el fallo en sentadilla y prensa de pierna, y una mayor percepción de esfuerzo cuando se utilizó la máscara. Sin embargo, no se vieron diferencias en la frecuencia cardiaca y se observó un descenso en la pulsioximetria (saturación de oxígeno de la hemoglobina en sangre) con la máscara de hipoxia.

De nuevo podemos ver cómo la utilización de este tipo de máscaras podrá reducir la calidad de nuestro entrenamiento, pero aun necesitamos más estudios para comprobar si estas pueden producir efectos positivos sobre la fuerza y la hipertrofia muscular en entrenamientos con cargas.

CONCLUSIÓN

En mi opinión, utilizar este tipo de máscaras para producir una mejora del rendimiento no estaría aconsejado, ya que tras comprobar diferentes estudios científicos, los beneficios que aportan no son significativos con respecto a un entrenamiento sin ellas. Sí se ha comprobado los posibles beneficios sobre la mejora de la musculatura respiratoria, pero bajo mi punto de vista no supondrán una gran ventaja si los comparamos con los inconvenientes que genera al entrenamiento, pues con la reducción de flujo respiratorio nuestro entrenamiento puede perder calidad. Solamente sería útil su utilización si nuestro objetivo principal fuese trabajar la musculatura respiratoria.

Por último, es importante destacar que se necesitan más estudios, utilizando una mayor muestra y analizando variables de las que apenas tenemos información, como puede ser la relación entre la utilización de estos métodos de entrenamiento y el aumento de la hipertrofia muscular en entrenamientos con cargas.

BIBLIOGRAFÍA

1. Levine, B. D., & Stray-Gundersen, J. (1997). “Living high-training low”: effect of moderate-altitude acclimatization with low-altitude training on performance. Journal of applied physiology, 83(1), 102-112.

2. Stray-Gundersen, J., Chapman, R. F., & Levine, B. D. (2001). “Living high-training low” altitude training improves sea level performance in male and female elite runners. Journal of applied physiology, 91(3), 1113-1120.

3. Heinicke, K., Heinicke, I., Schmidt, W., & Wolfarth, B. (2005). A three-week traditional altitude training increases hemoglobin mass and red cell volume in elite biathlon athletes. International journal of sports medicine, 26(05), 350-355.

4. Garvican, L., Martin, D., Quod, M., Stephens, B., Sassi, A., & Gore, C. (2012). Time course of the hemoglobin mass response to natural altitude training in elite endurance cyclists. Scandinavian journal of medicine & science in sports, 22(1), 95-103.

5. Mathieu-Costello, O. (2001). Muscle adaptation to altitude: tissue capillarity and capacity for aerobic metabolism. High Altitude Medicine & Biology, 2(3), 413-425.

6. Chia, M., Liao, C. A., Huang, C. Y., Lee, W. C., Hou, C. W., Yu, S. H., … & Kuo, C. H. (2013). Reducing body fat with altitude hypoxia training in swimmers: role of blood perfusion to skeletal muscles. Chin J Physiol, 56(1), 18-25.

7. Porcari, J. P., Probst, L., Forrester, K., Doberstein, S., Foster, C., Cress, M. L., & Schmidt, K. (2016). Effect of wearing the elevation training mask on aerobic capacity, lung function, and hematological variables. Journal of sports science & medicine,15(2), 379.

8. Sellers, J. H., Monaghan, T. P., Schnaiter, J. A., Jacobson, B. H., & Pope, Z. K. (2016). Efficacy of a ventilatory training mask to improve anaerobic and aerobic capacity in reserve officers’ training corps cadets. The Journal of Strength & Conditioning Research, 30(4), 1155-1160.

9. Illi, S. K., Held, U., Frank, I., & Spengler, C. M. (2012). Effect of respiratory muscle training on exercise performance in healthy individuals. Sports medicine, 42(8), 707-724.

10. Andre, T. L., Gann, J. J., Hwang, P. S., Ziperman, E., Magnussen, M. J., & Willoughby, D. S. (2018). Restrictive Breathing Mask Reduces Repetitions to Failure During a Session of Lower-Body Resistance Exercise. Journal of strength and conditioning research.

  1. Evindetemente que el entrenamiento con este tipo de máscara no sirve, lo que voy a decir no lo dice un estudio ni dos, sino muchos.
    Para generar al cuerpo un estimulo que simule las mismas condiciones que entrenar en altura, OBVIAMENTE no se logra con mascaras entrenando.
    Se logra estando 24 horas al día con la máscara (o las máximas horas posibles) no entrenando, pero vamos…Eso es algo que ya es sabido no de ahora, sino de hace muchos años, es más esta es una practica común y corriente en los ciclistas profesionales, no usar máscara, tienen dinero. Usan capsulas, cuarto especiales, hasta tiendas de campaña especiales para dormir simulando estar en altura.
    Saludos,
    https://www.beastlyevolution.es/

  2. Marcos Celada Gómez

    Muy buenas compañero, antes de nada agradecer tu comentario!
    Como indicas, en cuanto a su efectividad y uso, estamos prácticamente de acuerdo en las conclusiones, las cuales se encuentran referenciadas y basadas en los diferentes estudios que muestro.
    En cuanto a llevar la mascara puesta muchas horas o incluso el día completo, no creo que sea una solución factible, ya que como bien indicas esto solo se lo podría plantear un deportista de élite que quiera sacar su potencial al máximo, existiendo como bien indicas otras opciones mas óptimas como serian las cámaras de hipoxia, que nada tienen que ver con las mascaras de hipoxia, ya que estas cámaras modificaran la presión parcial de oxigeno simulando situaciones de altitud mas reales, en comparación con las mascaras que lo que harán sera reducir el oxigeno, mediante la privación de aire, cosa que en estas cámaras no sucede!
    Un saludo y de nuevo, gracias por tu comentario!

  3. Marcos Celada Gómez

    Muy buenas compañero, antes de nada agradecerte tu comentario!
    Como bien indicas, y viendo mis conclusiones referenciadas con los diferentes artículos que muestro, estamos prácticamente de acuerdo en los diferentes aspectos que indicas.
    En cuanto a la utilización de la mascara durante largos periodos de tiempo o incluso durante todo el día, considero que no es algo muy lógico a no ser que estuviera científicamente comprobado y quisieras sacar el máximo potencial, ya que como indicas en la actualidad existen opciones mas validas como puede ser el caso de la cámara de hipoxia, la cual reducirá la presión parcial de oxigeno, simulando situaciones de altitud, en comparación con la mascara, que lo que generará como indico en el artículo es reducir el aporte de oxigeno, mediante la privación correcta de flujo respiratorio.
    Un saludo y muchas gracias de nuevo por el comentario!

Dejar una respuesta