RUTINAS PSICOLÓGICAS PARA COMPETIR

Por Creado: 9/05/2018 2 Comentarios Artículos relacionados : , , , ,

RUTINAS PSICOLÓGICAS PARA COMPETIR

¿Qué diferencia a un campeón? Pues entre otras muchas cosas, su rutina, su modo de afrontar cada prueba o marca. El entorno competitivo de los diferentes deportes es de una diversidad enorme, incluso dentro de la misma disciplina deportiva el entorno no siempre es el mismo y no siempre es el más beneficioso para nuestro rendimiento, llegando a poder afectar a nuestra atención y concentración. Además, en determinadas disciplinas deportivas los momentos competitivos y pre-competitivos se llegan a alternar, como en el caso de la natación o atletismo, en los que el deportista nada varias pruebas a lo largo de toda la competición con pruebas clasificatorias entre ellas. Por eso, el deportista debe gestionar y aprovechar el tiempo entre las mismas de la mejor manera posible, ya que puede tender a centrarse en el pasado o en el futuro, cuando debería estar focalizado en la tarea y ejecución presente, y llegar con un nivel de activación adecuado. rutina concentración

El empleo de rutinas se ha revelado como una práctica útil a la hora de establecer pautas de comportamientos óptimos para cada deportista, tanto durante la pre-competición como durante la concentración en las competiciones, entendida esta como evitar distracciones (Balagué, 1997).

¿QUÉ SON LAS RUTINAS EN PSICOLOGÍA DEL DEPORTE?

Podemos entenderlas como acciones que lleva a cabo el deportista que le son útiles para focalizar la atención en determinados aspectos técnicos y tácticos relacionados con el gesto que tenga que realizar. El objetivo de todas las rutinas consiste en reducir el número de los pensamientos limitantes que propicien que la atención del deportista se disperse y anticipen una mala ejecución de este. Dan sensación de seguridad, ya que potencian nuestra autoconfianza gracias a la sensación de control que aportan al deportista. Según Orlick (1986a), con el calentamiento psicológico y la focalización de la atención antes de la competición, el deportista conseguirá fortalecer sus sentimientos, reforzar la confianza en la preparación, evitar la intrusión de pensamientos amenazantes que eleven el nivel de estrés y preocupación, encontrar un estado emocional positivo, obtener un nivel óptimo de activación y realizar el mejor desempeño posible de la tarea. Las rutinas las podríamos dividir en dos bloques: aquellas usadas en los momentos previos a la competición y las utilizadas en la propia competición. rutina tabla

Características del establecimiento de rutinas

• Es importante que provengan del propio deportista.

• Determinar qué cosas hace el propio deportista antes y durante la competición.

• Proponer junto al deportista acciones en momento concretos.

• Probar en entrenamientos y competición e ir ajustando.

Establecimiento de rutinas

En el caso de rutinas pre-competitivas, el deportista deberá probar qué acciones le preparan para la competición como por ejemplo, escuchar música (a través de la cual el deportista puede ir aumentando progresivamente su nivel de activación) o apoyarse en ejercicios de autodiálogo recordando la ejecución que debe realizar. La rutina puede surgir espontáneamente por parte del deportista, o también puede adoptarse con un objetivo específico, basado en parte en lograr una mayor eficiencia o mejor desempeño deportivo. Con el apoyo del psicólogo deportivo, la construcción de la rutina consistirá en que el deportista vaya probando con qué acciones se siente más cómodo y logra mejores resultados a la hora de conseguir su nivel óptimo de activación, mejora su concentración o elimina pensamientos intrusivos. Por ejemplo, un levantador de Halterofilia cuyo foco atencional debe ser el levantamiento (y nada más), si no consigue llegar a su nivel óptimo de activación debido a que por su cabeza rondan pensamientos intrusivos que desvían el foco atencional deberá establecer una rutina competitiva con el objetivo de focalizarse en la tarea que debe realizar. Para ello, deberá ir probando acciones propuestas por él mismo y el psicólogo, ensayadas en entrenamientos y competición, y observar cuál repercute de manera efectiva y adecuarla.

Tras la construcción, el deportista debe adoptar la rutina, conllevando sucesivas repeticiones para lograr automatizarla. Esta deberá ser ensayada en primer lugar en los entrenamientos, ya que no sufre la presión propia del entorno competitivo, hasta llevarla a una situación competitiva. El deportista debe ser paciente al adoptar la rutina psicológica, dando por hecho que no asegura resultados, pero sí mejora las condiciones de ejecución y, por ende, aumenta la probabilidad de éxito. Si se considera necesario, la rutina puede sufrir ajustes, pero cuando se logre una completa automatización, el deportista dejará de pensar en lo que tiene que hacer para simplemente hacerlo sin pensar y estar focalizado en el desempeño óptimo de la tarea que debe realizar durante la competición. En este momento es cuando la rutina se afianza y cuando el deportista tendrá mejor control de sus habilidades psicológicas, incluso en momentos de mayor presión.

VARIABLES PSICOLÓGICAS LIGADAS A LA RUTINA

Las rutinas que adecua un deportista para mejorar su desempeño deportivo repercuten en diferentes variables psicológicas como son:

Autoconfianza, pilar básico del rendimiento deportivo por el hecho de tener la convicción de poseer habilidades para ejecutar una conducta requerida por la disciplina deportiva en la que se compite.

Manejo del estrés, gracias a establecer una rutina podemos lidiar con el elevado nivel de estrés que produce una situación competitiva, disminuyendo el mismo mediante el control de nuestra respiración y pensamientos.

Atención y concentración, a través del control de nuestro pensamiento mediante el uso de una rutina podemos focalizarnos en lo que realmente resulta relevante en el momento de la competición.

Control emocional, jugando este un papel fundamental en la toma de decisiones.

Ejemplo de ello, a partir del minuto 3:28, la rutina seguida por David en su Récord Guinness de la dominada más pesada del mundo:

RESUMEN Y CONCLUSIONES

El establecimiento de un plan pre-competición, en el que debemos especificar con claridad las señales clave a las que el deportista debe atender en cada momento competitivo a través del establecimiento de rutinas, facilitará la predisposición del deportista hacia la tarea que ha de desempeñar. También se conseguirá optimizar el rendimiento, ya que repercutirá en variables psicológicas esenciales como son la motivación y autoconfianza. Si quieres comentar qué tipo de rutina sigues tú antes de cada prueba importante o de cada levantamiento, puedes hacerlo en los comentarios.

Bibliografía y referencias

• Alonso, J. L. N., & Lucas, J. M. A. (2017). Psicología de la competición. Wanceulen Editorial. • Dosil, J. (2004). Psicología de la actividad física y del deporte. Madrid: McGraw-Hill. • Orlick, T. (1986). Psyching for sport: Mental training for athletes(Vol. 1). Champaign, Ill.: Leisure Press. • Rodríguez, J. D., & San Juan, G. R. (2005). Intervención psicológica mediante rutinas de atención y concentración en un equipo de voleibol para mejorar la efectividad colectiva del saque. Cuadernos de Psicología del deporte, 5.

  1. Yo soy atleta de pruebas de medio fondo y fondo (1500ml, 800ml y 3000ml). Mi rutina de concentración consiste en visualizar el principio de la carrera y la última vuelta. El principio es muy importante para situarte en la posición y conseguir tu ritmo de carrera y la última vuelta sabes que no queda nada y que hay que sufrir y apretar hasta el final. Para todo ello tengo que estar motivada y sentirme con ganas, me digo “sí puedo” “esto no es nada comparado a lo que entrenamos” y así sentirme positiva. Espero que os sirva. Un saludo!!

  2. Buen artículo! Quería hacer una consulta: Los cursos de “master en psicologia deportiva” son útiles? o es un sacacuartos?
    Aprovecho para dejar un enlace de mi blog: http://www.beastlyevolution.es/

Dejar una respuesta