LESIONES HABITUALES EN CORREDORES FRECUENTES

Por Creado: 29/01/2018 0 Comentarios Artículos relacionados : , , , ,

LESIONES HABITUALES EN CORREDORES FRECUENTES

El running es una de las actividades físicas más practicadas en la actualidad, por la facilidad que supone hacerlo, tanto a nivel económico como organizativo. Este ‘boom’ se ve reflejado, especialmente en la última década, en el crecimiento del número de corredores, y en el crecimiento exponencial de número de eventos y carreras celebradas.

Pero como cualquier actividad física, no está exenta de lesiones y hay que tener presente su conocimiento. Es por ello que se hace necesario el estudio de su incidencia, las regiones anatómicas más afectadas, así como los factores de riesgo de lesión más comunes (con mayor evidencia científica asociada), con el fin de desarrollar estrategias y planes de prevención de lesiones, capaces de disminuir tanto la incidencia como la severidad de las mismas en los corredores.

EPIDEMIOLOGÍA

Incidencia lesional

La incidencia de lesiones en corredores se estima entre 18.2%- 92.4%, lo que supone un ratio lesional de 6.8-59 lesiones/1000 horas de práctica (Taunton et al, 2012). Como veis, son rangos muy amplios, lo que hace extremadamente difícil establecer ratios más precisos, debido a la heterogeneidad en los estudios epidemiológicos (Taunton et al, 2012; Lopes et al, 2012).

Existe gran variabilidad en cuanto al tipo de practicante (condicionado, por ejemplo, por su experiencia, distancias recorridas, tipo de prueba, etc.), así como por la definición que cada estudio hace del término ‘lesión’.

Localización anatómica

Como es lógico, la mayor parte de las lesiones en el corredor se producen en la extremidad inferior.

En cuanto a la localización anatómica, la región más afectada es la rodilla (con un 42,1% de las lesiones), siendo los diagnósticos de lesiones más frecuentes el síndrome de dolor femoropatelar, el dolor o síndrome de la cintilla iliotibial (Taunton et al, 2002) y la tendinopatía rotuliana (Lopes et al, 2012).

lesiones rodilla

La segunda región por orden de importancia es la del tobillo/pie (con un 16,9% de las lesiones totales). En esta región, la lesión más prevalente es la fascitis (o fasciosis) plantar, seguida de la tendinopatía de los flexores dorsales del tobillo.

Otras lesiones frecuentes durante la práctica del running son la tendinopatía aquilea y la periostitis tibial.

TIPO DE LESIÓN ATENDIENDO A SU MECANISMO DE PRODUCCIÓN

A pesar de que también se describen lesiones agudas, como esguinces de tobillo y rodilla, teniendo en cuenta los datos descritos anteriormente, las alteraciones predominantes son las lesiones por sobreuso (se estima que por encima del 80% de las lesiones totales) (Lopes et al, 2012).

Las lesiones de sobreuso se producen por una incapacidad de adaptación del tejido a la carga a la que se ve sometido de manera repetitiva. Los ligamentos, tendones y cartílagos son tejidos con menor nivel de perfusión (vascularización), que otros tejidos como los músculos. Esto provoca que dichos tejidos se adapten de manera más lenta al incremento de la carga mecánica.

En muchos casos, las lesiones por sobreuso se producen sin sintomatología, puesto que el tejido se repara antes de la aparición de dolor o incapacidad. Sin embargo, si el proceso lesional continúa, y se sigue sometiendo al tejido a cargas por encima de su tolerancia, la sintomatología aparece (Bahr, 2009).

lesiones síntomas

Este hecho pone de manifiesto la importancia que la progresión de las cargas tiene en una planificación del entrenamiento. Existe una carga óptima o idónea (en volumen e intensidad) que debemos respetar con el objetivo de no lesionarnos (Bahr, 2009; van der Worp et al, 2015; Saragiotto et al, 2014).

FACTORES DE RIESGO LESIONAL

Con el objetivo de desarrollar mejores estrategias de prevención de lesiones, es importante identificar qué factores predisponen o hacen susceptible de lesión al corredor. No obstante, la lesión es un proceso multifactorial en el que las causas son diversas y pueden interactuar unas con otras (van der Worp et al, 2015).

Los factores de riesgo pueden ordenarse en tres dominios:

1) Factores personales (edad, sexo, peso, genética, etc.).

2) Factores relacionados con el entrenamiento (experiencia, número de sesiones semanales, distancia, superficie de entrenamiento, tipo de calzado, etc.).

3) Factores relacionados con el estilo de vida y la salud (lesiones previas, hábitos, etc.).

De todos ellos, analizando la literatura científica existente, los factores asociados con mayor riesgo de lesión son la existencia de lesión previa, así como el uso de plantillas, mostrando ambas una calidad de evidencia buena-moderada.

La historia previa de lesión se ha asociado de manera consistente con la producción de lesiones en el corredor, especialmente si es hombre.

No se conoce de manera exacta si dicha recidiva (o repetición de la lesión) está provocada por un proceso incompleto de curación del tejido, por factores biomecánicos, disfunciones mantenidas en el tiempo, o por otras causas.

Por otro lado, el uso de plantillas u ortesis, utilizados en principio para evitar o prevenir lesiones, parecen relacionarse con mayor riesgo lesional, pareciendo no ser útiles para compensar déficits biomecánicos.

Datos como este último, hace necesario incluir la educación, proporcionando información veraz, contrastada y de calidad dentro de los programas de prevención de lesiones, con el objetivo de desterrar creencias erróneas (Saragiotto et al, 2014).

RESUMEN Y CONCLUSIONES

Conocer estos datos se plantea relevante con el objetivo de desarrollar mejores planes y estrategias de prevención de lesiones:

– El running es uno de los deportes más practicados en la actualidad debido a su fácil práctica y acceso, siendo su incidencia lesional entre el 18.2%- 92.4%, lo que supone un ratio lesional de 6.8-59 lesiones/1000 horas de práctica.

– La región anatómica más afectada es la rodilla (con un 42,1% de las lesiones totales), seguido de la región tobillo-pie (16,9%). Otras regiones habituales de lesión son la parte baja de la pierna (12,8%) o el tendón de Aquiles (6,4%).

– La mayor parte de las lesiones son por sobreuso (85,4%).

– Los principales factores de riesgo asociados con dichas lesiones es la incorrecta planificación y optimización de las cargas.

– Otros factores de riesgo asociados a la producción lesional son la presencia previa de lesión y el uso de plantillas.

Referencias

• Bahr, R. (2009). No injuries, but plenty of pain? On the methodology for recording overuse symptoms in sports. British journal of sports medicine, 43(13), 966-972.

• Lopes, A. D., Hespanhol, L. C., Yeung, S. S., & Costa, L. O. P. (2012). What are the main running-related musculoskeletal injuries?. Sports medicine, 42(10), 891-905.

• Saragiotto, B. T., Yamato, T. P., & Lopes, A. D. (2014). What do recreational runners think about risk factors for running injuries? A descriptive study of their beliefs and opinions. journal of orthopaedic & sports physical therapy, 44(10), 733-738.

• Taunton, J. E., Ryan, M. B., Clement, D. B., McKenzie, D. C., Lloyd-Smith, D. R., & Zumbo, B. D. (2002). A retrospective case-control analysis of 2002 running injuries. British journal of sports medicine, 36(2), 95-101.

• van der Worp, M. P., Ten Haaf, D. S., van Cingel, R., de Wijer, A., Nijhuis-van der Sanden, M. W., & Staal, J. B. (2015). Injuries in runners; a systematic review on risk factors and sex differences. PLoS One, 10(2), e0114937.

Dejar una respuesta