HOMEOPATÍA. LA VERDAD OBJETIVA

Maria CasasPor Creado: 7/08/2017 3 Comentarios Artículos relacionados : , , , ,

HOMEOPATÍA. LA VERDAD OBJETIVA

La homeopatía se define como el método curativo de algunas enfermedades, basado en la aplicación de pequeñas dosis de sustancia que se encontrará diluida en diferentes preparaciones, generalmente acuosas o hidroalcohólicas. Es un método terapéutico que fue desarrollado por Samuel Hahnemann y que, a día de hoy, sigue siendo utilizada en todo el mundo.

La homeopatía se basa en dos principios:

• El primero afirma que todos aquellos compuestos que produzcan signos y síntomas de una patología en concreto en individuos sanos, producirá la cura de esta misma enfermedad.

• Por otro lado, el segundo principio afirma que las fórmulas homeopáticas seguirán manteniendo la actividad a pesar de ser sometidas a repetidas diluciones, incluso si estas se diluyen más allá del número de Avogadro (número de partículas elementales, usualmente átomos o moléculas, en un mol de una sustancia cualquiera, equivalente 6,02 x 10 elevado a 23). Esto es respaldado gracias al efecto memoria del agua, siendo esta capaz de recordar (desde un punto de vista de la actividad) las sustancias que han estado en contacto con ella.

Así, aseguran una eficacia y una total seguridad del producto, ya que este no tendrá efectos secundarios.

Básicamente los preparados homeopáticos parten de una dosis “x” que será diluida en agua o alcohol sucesivamente (diluciones seriadas), manteniendo el mismo efecto que tenía inicialmente ya que el agua presenta efecto memoria. Posteriormente, esta preparación será sometida a dinamización, que es la agitación del producto para que este pueda ser activo biológicamente.

HOMEOPATÍA diluciones

A día de hoy, existen numerosos debates que cuestionan dichos principios, y es que la homeopatía sigue suponiendo una de las mayores controversias en el mundo de la terapéutica ya que sus principios parecen carecer de fundamento científico. Resulta lógico plantearse numerosas cuestiones al respecto, ya que por lo que hemos podido leer hasta entonces, no hemos visto en ningún momento el concepto mecanismo de acción, ya que este supone ser subyacente de los dos principios anteriormente nombrados.

EFECTO PLACEBO Y DOSIS EFECTIVA

Desde un punto de vista objetivo, químicamente hablando, ninguno de estos principios parece tener sentido alguno. Además, tampoco parecen haber sido demostrados como iremos viendo en las siguientes líneas.

Bien es cierto que ha habido muchos casos aislados en los que se han encontrado efectos terapéuticos, pero… ¿es como consecuencia de alguna acción farmacológica o más bien se trata de un resultado aislado al que podríamos respaldar como consecuencia de un efecto placebo?

Como muchos de vosotros bien sabéis, el efecto placebo es el efecto o acción terapéutica producida por sustancias inocuas en individuos enfermos, estando estos convencidos de que están tomando un medicamento realmente eficaz. Quiero resaltar las siguientes palabras:

Inocuo = libre de efectos adversos,

Libre de acción farmacológica = es seguro, pero no eficaz.

HOMEOPATÍA pastilla

Desde un punto de vista ético, el efecto placebo usado fuera de ensayos clínicos resulta un tema bastante peliagudo ya que no deja de ser un engaño terapéutico al paciente. Si se piensa bien, se vende un producto que no va a resultar eficaz afirmando que este sí lo es. Al margen de lo que pueda pensar cada uno de nosotros, al final es una mentira, un auténtico engaño al paciente que puede traer consigo una serie de repercusiones a nivel legal.

De hecho, os lo voy a explicar con una anécdota que me sucedió hace un par de días en la farmacia. Una tarde vino una mujer que nos solicitó la compra de cápsulas vacías para poder dárselas a su madre con el fin de que esta pudiese quedarse tranquila cada noche y pudiese dormir (debido a que ella era dependiente desde un punto de vista físico y psicológico de las benzodiacepinas). Como resulta evidente, nosotros (farmacéuticos) no podemos dispensar algo que realmente sabemos que no funciona, y menos, que va a realizarse para dicho fin.

Si la homeopatía se basa en el efecto placebo y se comercializa como una medida terapéutica eficaz… ¿no estaríamos haciendo lo mismo que esta mujer con su madre? No deja de ser un engaño.

Ahora bien, me remito a las bases de la farmacología para explicar el funcionamiento básico de un fármaco: un medicamento, con su principio activo y excipientes, entra en nuestro organismo y, según la vía de administración, accede al torrente circulatorio y/o al órgano diana donde mediante una serie de interacciones con receptores o estructuras implicadas en respuestas celulares, se genera un efecto terapéutico.

Para que esto se produzca es necesario que, primero, esté la sustancia en cuestión; y segundo, esta se encuentre en la cantidad suficiente para poder realizar un efecto fisiológicamente significativo. Hablamos del principio de dosis efectiva.

HOMEOPATÍA concentracion

En relación a este concepto de dosis efectiva, supone evidente abordar si una preparación homeopática puede alcanzarla teniendo en cuenta que, incluso más allá del número de Avogadro, partimos de una solución acuosa o alcohólica en la que tendremos una ínfima parte de principio activo. Eso suponiendo que realmente está, existe; porque no existe una legislación vigente que controle rigurosamente la veracidad de estos productos. De hecho, el Real Decreto 2208/1994 que regulaba los distintos aspectos de estos productos homeopáticos está actualmente derogado (BOE, 2017).

GASTOS SOCIALES

Por otro lado, la homeopatía puede suponer un riesgo de cara al tratamiento de determinadas patologías, aumentando los gastos invertidos en servicios de atención hospitalaria a pacientes no tratados adecuadamente, viéndose así un aumento del número de hospitalizaciones.

Otro aspecto a tener en consideración es que la homeopatía se está comercializando a precios desorbitados, en comparación con medicamentos cuya eficacia, seguridad y dosis efectiva han sido testados en ensayos clínicos, de acuerdo con el protocolo de comercialización y venta de nuevos fármacos. Veremos así que muchos medicamentos son financiados por la Seguridad Social, facilitando la accesibilidad terapéutica a muchas personas, mientras que la homeopatía, cuya efectividad no va más allá de un efecto placebo muchas veces, duplica y triplica estos precios.

HOMEOPATÍA gasto

METANÁLISIS DE EVIDENCIA

Muchos defensores de la homeopatía respaldan su postura en que quienes exponen que este tipo de terapias no sirven, verdaderamente lo hacen porque no saben explicar su funcionamiento, añadiendo que existen mecanismos por los cuales este tipo de terapia sí funciona, pero la cuestión es que se desconocen. En otras palabras, ¿funciona pero no se sabe por qué funciona?

Muchos son los autores como Ernst (1998, 2008, 2013), Vickers et al. (1999) e incluso el Gobierno Australiano (2015) que han realizado revisiones sistemáticas extensas de las investigaciones preclínicas de la homeopatía. Vickers et al., ya en 1999, realizó una revisión en base a 120 artículos donde los resultados obtenidos no eran replicables, había grandes fallos y defectos en la metodología utilizada, y encima, en ellos se obtenían resultados contradictorios que impedían obtener cualquier tipo de conclusión rigurosa. No sólo eso, es que estos estudios suelen estar enormemente sesgados a favor de los resultados de entidades e industrias que apoyan la homeopatía.

La revisión más actual corre de parte del Gobierno de Australia, que podéis visitar en este enlace.

Tras estas evidencias, se hace también necesario darle una segunda vuelta a los principios establecidos en la homeopatía.

Primer principio: todos aquellos compuestos que produzcan signos y síntomas de una patología en concreto en individuos sanos, producirá la cura de esta misma enfermedad.

Resulta totalmente incoherente que algo que produzca una enfermedad pueda curar la misma patología. ¿Acaso los analgésicos producen dolor, fiebre e inflamación a dosis terapéuticas en personas sanas?.

Respuesta posible: “pues los antibióticos producen diarreas por infección de clostridium perfringens” a lo que yo responderé con que; primero, se trata de un mecanismo conocido (disminución de la flora intestinal y de las defensas colónicas) y, segundo, un antibiótico utilizado para una patología en concreto (infección respiratoria) no producirá en individuos sanos infecciones respiratorias. Al margen de una lógica absurda, este principio no se ha demostrado y los estudios que lo apoyan no muestran una asociación causal entre la exposición-enfermedad.

Segundo principio: la fórmula seguirá manteniendo la actividad a pesar de diluirse sucesivamente, incluso si esta se diluye más allá del número de Avogadro.

Basándonos en los principios de la terapéutica acudimos al diagrama dosis-efecto, en el cual veremos que existe un umbral mínimo para alcanzar el efecto deseado al mismo tiempo que existe un umbral máximo a partir del cual se comienza la sobredosificación y, por tanto, los efectos adversos asociados a la toma del medicamento. A este intervalo entre ambos umbrales se le denomina margen terapéutico, es decir, la cantidad de dosis sanguínea necesaria para alcanzar un efecto deseado y evitar reacciones negativas en el organismo asociadas a la toma de la sustancia en cuestión.

CONCLUSIONES

Basándome en la información obtenida de diferentes revisiones sistemáticas y metanálisis (nivel evidencia A), la homeopatía no ha demostrado ser efectiva en el mundo de la terapéutica. Todos los artículos encontrados a favor de la homeopatía no presentan resultados concluyentes ni con el suficiente rigor científico, lo cual debería hacernos, cuanto menos, dudar. Tampoco se han encontrado diferencias que demuestran que su efecto es superior al placebo u otras intervenciones utilizadas a modo de control.

Podemos concluir que la homeopatía es una terapia que no presenta fuerza terapéutica más allá de la que puede proporcionar un placebo. La única pega reside en que existen muchas entidades con intereses económicos de por medio que apoyan la homeopatía, dando lugar a la comercialización de placebos a precio de oro, muchos de ellos con valor superior de gran cantidad de medicamentos cuya efectividad y seguridad han sido validadas en ensayos clínicos.

La homeopatía no debería ser vista como terapia efectiva basada en la evidencia hasta que no se encuentren resultados concluyentes en estudios verdaderamente convincentes.

Bibliografía y referencias

• Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS) (2017). CIMA.

• Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS) (2017). BOE.

• Ernst, E. (2013). Healing, Hype Or Harm?: A Critical Analysis of Complementary Or Alternative Medicine (Vol. 8). Andrews UK Limited.

• Ernst, E. (2008). The truth about homeopathy. British journal of clinical pharmacology, 65(2), 163-164.

• Ernst E. Homeopathy, past present future. Br J Clin Pharmacol. 1997; 44:435–437.

• Ernst E, Pittler MH. Efficacy of homeopathic arnica. A systematic review of placebo-controlled clinical trials. Arch Surg. 1998; 133:1187–1190.

• Goodman, L.S. y Gilman, A. “Las Bases Farmacológicas de la Terapéutica”, 12ª edición. Editorial McGraw-Hill Interamericana, Madrid, 2012.

• Jonas, W. B., Kaptchuk, T. J., & Linde, K. (2003). A critical overview of homeopathy. Annals of Internal Medicine, 138(5), 393-399.

• Linde K, Clausius N, Ramirez G, et al. Are the clinical effects of homoeopathy placebo effects? A meta-analysis of placebo-controlled trials. Lancet. 1997; 350:834–843.

• National Health and Medical Research Council. 2015. NHMRC Information Paper: Evidence on the effectiveness of homeopathy for treating health conditions. Canberra: National Health and Medical Research Council; 2015

• Overall, K. L., & Dunham, A. E. (2009). Homeopathy and the curse of the scientific method.

• Swayne J. International Dictionary of Homeopathy. Edinburgh: Churchill Livingstone; 2000.

• Taylor, M. A., Lancaster, T., Reilly, D., Llewellyn-Jones, R. H., McSharry, C., Aitchison, T. C., & Vickers, A. (2000). Randomised controlled trial of homoeopathy versus placebo in perennial allergic rhinitis with overview of four trial seriesCommentary: Larger trials are needed. Bmj, 321(7259), 471-476.

• Vickers, A. J. (1999). Independent replication of pre-clinical research in homoeopathy: a systematic review. Complementary Medicine Research, 6(6), 311-320.

  1. Álvaro Sorel

    Se agradecen artículos como este, riguroso, claro y didáctico. Enhorabuena a todo el equipo de Powerexplosive por el gran trabajo de divulgación que estáis realizando y a María Casas en particular por este artículo.

  2. Francisco

    La homeopatía es pseudociencia y no hay ninguna evidencia científica de su funcionamiento. Los estudios mencionados han sido ampliamente desacreditados. Que en una página que se considera seria aparezcan este tipo de artículos me generan desconfianza. Fui enviado aquí por su fama para entrenamientos pero viendo este artículo me hace dudar si el resto de la página se basará en el mismo tipo de información.

  3. Álvaro Sorel

    Francisco, no deberías comentar artículos que no has leído antes porque das muy mala impresión 😀

Dejar una respuesta