¿HAY RELACIÓN ENTRE FLEXIONAR LA ESPALDA LEVANTANDO CARGAS Y EL DOLOR LUMBAR?

Por Creado: 26/03/2020 0 Comentarios Artículos relacionados : , , , ,

¿HAY RELACIÓN ENTRE FLEXIONAR LA ESPALDA LEVANTANDO CARGAS Y EL DOLOR LUMBAR?

¿Flexionar la espalda o no flexionarla? He ahí la cuestión.

Como muchos sabréis, el dolor lumbar es una de las mayores causas de discapacidad a nivel mundial. Y, normalmente. el levantamiento de cargas es considerado un factor de riesgo y empeoramiento del dolor lumbar.

Hay fuertes creencias sobre la asociación entre el levantamiento de cargas con la columna lumbar flexionada como causa del dolor lumbar, debido al resultado de mayores fuerzas compresivas y de cizalla en la columna lumbar. Como resultado de esto, existe un bombardeo continuo de consejos ergonómicos sobre los peligros de levantar cargas con la espalda flexionada y la importancia de la ergonomía postural.

Levantar cargas con la columna neutra se ha convertido en un dogma a nivel cultural como método preventivo de dolor lumbar.

Sin embargo, la implementación de este tipo de consejos y estrategias ergonómicas en los puestos de trabajo no ha reducido la prevalencia de dolor lumbar en los trabajadores (31).

¿QUÉ DICE LA EVIDENCIA?

Los consejos sobre ergonomía de levantamiento han sido extrapolados de estudios en cadáveres (normalmente columnas de modelos porcinos), en los que se indica que la columna lumbar tiene riesgo de dañarse frente al movimiento de flexión repetida, y que es más débil frente a un movimiento de flexión y compresión combinado (2, 19, 29, 36).

El problema que esto conlleva es tratar de extrapolar los sucesos que ocurren en la columna de un cadáver porcino expuesto a más de 8000 ciclos de repetición del movimiento de flexión en un corto periodo de tiempo, a lo que ocurre en la columna de un humano protegida por la musculatura y con la posibilidad de adaptarse y volverse más fuerte frente a los estímulos de carga a los que se la somete.

Mientras que existe evidencia de estudios epidemiológicos en los que se relaciona la exposición a levantamiento de altas cargas como un factor de riesgo para padecer dolor lumbar, en estos estudios no se evalúa si las cargas se levantan con la columna flexionada o no (12, 13, 22).

En una reciente revisión sistemática con meta-análisis se ha visto que, la angulación de la columna lumbar durante el levantamiento de cargas no difiere entre la población con dolor lumbar frente a la población sana. Además, se observa cómo la calidad de la evidencia científica respecto a esta temática es de baja calidad como para extrapolarla a la población general y ofrecer consejos de ergonomía.

Es decir, no existe evidencia a favor de la creencia de que levantar cargas con la columna flexionada esté asociado al desarrollo de dolor lumbar, pero sí existe evidencia de baja calidad a favor de una falta de asociación entre ambos factores.

¿CÓMO DEBEMOS APLICAR ESTOS HALLAZGOS?

El hecho de que no exista evidencia a favor de la relación, pero que exista evidencia de baja calidad en contra de la relación técnica de levantamiento y dolor, no quiere decir que no debamos tener en cuenta el factor de la técnica en el riesgo de lesión, sino que probablemente tenga una importancia menor de la que creíamos.

En un estudio que se realizó in vivo mediante una prótesis de disco que permitía medir las cargas compresivas sobre ese nivel lumbar (L1 y L3 en este caso) sólo se observó un aumento de un 4% de la carga compresiva a nivel lumbar levantando con un patrón de bisagra de cadera y la carga alejada del cuerpo (generándose mayor demanda sobre la columna lumbar) que con un patrón de sentadilla (mayor demanda derivada a las articulaciones del tren inferior). Sin embargo, debemos considerar que en este estudio la carga levantada fue de 10kg, y que la diferencia que supone ese 4% a nivel de cargas mayores (como las levantadas en powerlifting) pueda ser más relevante sobre la cinética de la columna.

Lumbar gráfica

Si consideramos el riesgo de lesión desde un punto de vista puramente biomecánico (algo muy reduccionista y alejado de la realidad), podemos emplear el modelo de fatiga material como punto de partida.

Lo que tenéis representado arriba es una gráfica de fatiga material de un tejido. En el eje horizontal tenemos los ciclos de repetición (volumen de entrenamiento) a los que se expone el tejido (supongamos que en este caso es el disco intervertebral) y en el eje vertical tenemos la magnitud de carga (intensidad de entrenamiento) que sufre el tejido en cada ciclo de repetición. La curva representa el límite a partir del cual el tejido se fatigaría y deformaría. Es decir, una carga de entrenamiento que supusiera un producto de ciclos de repetición y magnitud de carga superior al área por debajo de dicha curva, resultaría en lesión del tejido.

Por la conformación de la curva, es más probable lesionar el tejido mediante cargas de gran magnitud, ya que se requieren menos ciclos de repetición, que mediante cargas de menor magnitud. Aún así, eso no exime a las cargas de menor magnitud de probabilidad de ocasionar lesión sobre el tejido a altos ciclos de repetición.

Lumbar frecuencia

Lo que teóricamente ocurre al flexionar la columna es lo representado en la gráfica superior. Realmente lo que ocurriría es que la carga sobre los tejidos aumentaría ante un mismo volumen y una misma intensidad de entrenamiento, pero por facilitar la comprensión diremos que la curva desciende, generando una situación en la que la columna tiene menos margen de tolerancia antes de lesionarse.

Lo que nos lleva a que, aunque teóricamente la probabilidad de lesión aumente al tener la columna un menor margen de tolerancia por aumentar las cargas internas sobre ella debido a la posición de flexión, la carga de entrenamiento programada no dejará de jugar un papel más determinante. Ya que, si yo programo una carga de entrenamiento por debajo del área de esa curva, mi columna tendrá tolerancia suficiente para soportarla (y quizás adaptarse si le permito el tiempo de recuperación suficiente).

Con esto quiero que comprendáis que no es tan sencillo como dividir entre blanco y negro la técnica de levantamiento y el riesgo de lesión. Existe una gran cantidad de factores que van a influir sobre la carga a la que serán sometidos los tejidos y su capacidad de adaptación. Y aquí os lo he tratado de explicar desde un modelo reduccionista que solo considera unos pocos factores biomecánicos.

En resumen

• La creencia sobre los riesgos de levantar con la columna flexionada y el desarrollo de dolor lumbar está muy arraigada.

• No existe evidencia científica que apoye la asociación entre levantar con la columna flexionada y el desarrollo de dolor lumbar.

• Existe evidencia de baja calidad sobre la inexistencia de asociación entre levantar con la columna flexionada y el desarrollo de dolor lumbar.

• Aunque levantar cargas con la columna flexionada aumente la carga sobre los tejidos de la columna, se deben considerar más factores que pueden influir en el riesgo, y la capacidad de adaptación de los tejidos.

• La gran mayoría de estudios realizados sobre el riesgo de las cargas compresivas en flexión de columna se han hecho en columnas de cadáveres de cerdos expuestas a cargas altas y repetitivas en un corto periodo de tiempo. Lo cual los hacen difícilmente extrapolables a la realidad.

Bibliografía

1. Saraceni N, Kent P, Ng L, Campbell A, Straker L, O’Sullivan P. To flex or not to flex? Is there a relationship between lumbar spine flexion during lifting and low back pain? A systematic review with meta-analysis. Journal of Orthopaedic & Sports Physical Therapy. DOI: 10.2519/jospt.2020.9218.

2. Martimo KP, Verbeek J, Karppinen J, et al. Effect of training and lifting equipment for preventing back pain in lifting and handling: systematic review. BMJ. 2008;336(7641):429-431. doi: 10.1136/bmj.39463.418380.BE.

3. Adams MA, Dolan P. Time-dependent changes in the lumbar spine’s resistance to bending. Clin Biomech (Bristol, Avon). 1996;11(4):194-200. doi: 10.1016/0268-0033(96)00002-2.

4. Gallagher S, Marras WS. Tolerance of the lumbar spine to shear: a review and recommended exposure limits. Clin Biomech (Bristol, Avon). 2012;27(10):973-978. doi: 10.1016/j.clinbiomech.2012.08.009.

5. Marras WS, Davis KG, Ferguson SA, Lucas BR, Gupta P. Spine loading characteristics of patients with low back pain compared with asymptomatic individuals. Spine (Phila Pa 1976). 2001;26(23):2566-2574.

6. Nachemson A. The influence of spinal movements on the lumbar intradiscal pressure and on the tensile stresses in the annulus fibrosus. Acta Orthop Scand. 1963;33:183-207. doi: 10.3109/17453676308999846.

7. Coenen P, Gouttebarge V, van der Burght AS, et al. The effect of lifting during work on low back pain: a health impact assessment based on a meta- analysis. Occup Environ Med. 2014;71(12):871-877. doi: 10.1136/oemed- 2014-102346.

8. Coenen P, Kingma I, Boot CR, Twisk JW, Bongers PM, van Dieën JH. Cumulative Low Back Load at Work as a Risk Factor of Low Back Pain: A Prospective Cohort Study. J Occup Rehabil. 2013;23(1):11-18. doi: 10.1007/s10926-012-9375-z

9. Heneweer H, Staes F, Aufdemkampe G, van Rijn M, Vanhees L. Physical activity and low back pain: a systematic review of recent literature. Eur Spine J. 2011;20(6):826-845. DOI: 10.1007/s00586-010-1680-7

10. Dreischarf M, Rohlmann A, Graichen F, Bergmann G, Schmidt H. In vivo loads on a vertebral body replacement during different lifting techniques. Journal of Biomechanics.2016; 49(6): 890-895. DOI: 10.1016/j.biomech.2015.09.034