¿LOS ENTRENADORES PUEDEN HACER DIETAS?

Por Creado: 2/07/2021 0 Comentarios Artículos relacionados :

Este es un debate siempre candente: ¿Pueden los entrenadores personales, los entrenadores de salud y otros profesionales que no son dietistas-nutricionistas dar consejos sobre nutrición a sus clientes? Te sorprenderá (y aliviará) escuchar que sí, pero hasta cierto punto. 

En este artículo, vamos a explicar:

  • En primer lugar, por qué es importante hablar de nutrición en el ámbito del entrenamiento.
  • En segundo lugar, lo que los entrenadores personales, entrenadores de salud y otros profesionales del fitness que no son dietistas nutricionistas registrados no pueden hacer cuando se trata de nutrición.
  • Y, por último, lo que los entrenadores personales, entrenadores de salud y otros profesionales del fitness que no son dietistas nutricionistas registrados sí pueden hacer cuando se trata de nutrición.

EL BINOMIO ENTRENAMIENTO – NUTRICIÓN EN EL CONTEXTO GLOBAL DE SALUD

El fitness es una industria competitiva y, a veces, puede resultar incluso confusa. Lo cierto es que, como entrenadores, ofrecer resultados que cambien realmente la vida de nuestros clientes incluye abordar el movimiento, el estilo de vida y la nutrición, todo en conjunto. Actuar sobre la persona dentro de todo su contexto biológico, psicológico y social.

Sin una nutrición adecuada, los clientes tendrán dificultades en el progreso global, tanto con el peso, como con la composición corporal o el metabolismo energético, entre otros muchos de sus objetivos de salud.

Por tanto, es normal que una de las preguntas más habituales que pueden surgir es si en nuestra posición de entrenador personal tenemos potestad para hablar sobre nutrición con los clientes.

A algunos les han dicho que no están calificados para hablar sobre nutrición con sus clientes, que incluso podría ser ilegal. La realidad es de un tono no tan oscuro: Los entrenadores personales / entrenadores de salud PUEDEN hablar con los clientes sobre lo que comen. Y también se les permite hacer sugerencias generales sobre el tipo de comida que probablemente contribuirá a los objetivos de sus clientes. Entonces, evidentemente, si vamos a hablar de nutrición, realmente necesitamos saber de qué estamos hablando.

Independientemente de lo que hagamos para ganarnos la vida y en qué parte de nuestra carrera académica o profesional nos encontremos, es importante saber que las leyes que rigen los términos y servicios que un profesional de asesoría en nutrición puede reclamar dependen del tipo de educación / título y de los requisitos de licencia, y esto varía según el país, estado o provincia. Por eso, es importante conocer y preocuparse por las leyes locales o ponerse en contacto con un abogado de profesión para que nos ayude a determinar lo que estamos autorizados a decir y hacer.

Antes de avanzar, contaremos una breve historia que nos permitirá abrir la mente y no disociar tan drásticamente entre lo que se supone que está bien o mal. Puede que algunos de vosotros conozcáis a Gray Cook, quien creó la evaluación de la funcionalidad a través de una batería de tests denominada Pantalla de Movimiento Funcional y conocida mundialmente como FMS (Figura 1).

propuesta-evaluación-funcional-través-FMS

Figura 1. Propuesta de evaluación funcional a través del FMS.

Bien, pues hace años, Cook fue una de las primeras personas en llevar la detección de movimientos, el ejercicio correctivo y el trabajo de movilidad dinámica al fitness.

En ese momento, la detección de movimiento y ejercicios de movilidad dinámicos fueron considerados dentro del ámbito de la fisioterapia exclusivamente y, por lo tanto, fuera del ámbito de la práctica del entrenador personal.

Entonces, Cook comenzó a enseñar estas técnicas a los entrenadores personales y muchos gerentes de gimnasios y clínicas de fisioterapia especializada no se lo tomaron nada bien. Muchos entrenadores se pusieron nerviosos ante las amenazas de las organizaciones de fisioterapia, que enviaban cartas de cese de actividad y amenazas de demanda ante esta situación.

Pues bien, al final todo quedó en nada porque, fundamentalmente, esas prácticas que enseñaba Cook tenían, y siguen teniendo que ver con el movimiento, y el movimiento pertenece a instituciones como los gimnasios.

Se puede decir que la educación venció al miedo y al feudalismo; y hoy en día, los profesionales del acondicionamiento físico incluyen rutinariamente la detección del movimiento, el trabajo de movilidad y los ejercicios correctivos como parte de sus entrenamientos con  clientes en todo el mundo.

Es posible que estemos en un camino similar con entrenadores personales, entrenadores de fuerza y ​​hablar de apoyo nutricional.

En este sentido, gracias a Dios, al sentido común y a la ciencia, la industria del fitness ha empezado a tratar a los clientes como un todo, como “personas integrales”. No se pueden lograr los mejores resultados a menos que se entrene a la persona completa (Figura 2).

Modelo biopsicosocial del ser humano. Consejos sobre nutrición

Figura 2. Modelo biopsicosocial del ser humano.

A menos que lidiemos con el estrés que padece alguien, los problemas de sueño que pueda tener y las formas más frecuentes en que su alimentación actúa en su propia contra, sus programas de entrenamiento no serán tan efectivos y, sobre todo, no se podrá instaurar como un estilo de vida sostenible.

Además, los clientes también están comenzando a esperar consejos nutricionales, no necesariamente directrices, sobre nutrición como parte del entrenamiento. De modo que los mejores profesionales se adentran ahora en las aguas de la nutrición, y eso está bien siempre que se respeten estas pautas y sepamos lo que podemos y no podemos hacer bajo un marco legal y moral.

¿QUÉ NO PUEDEN HACER LOS ENTRENADORES?

Los Dietistas-Nutricionistas registrados lo son porque completan un programa de Grado Universitario de cuatro años y cumplen cientos de horas de estudio y práctica. En algunos países como España también existen otras maneras de conseguir la profesionalidad como nutricionista: grados superiores (Técnico Superior en Dietética) o especialidades de otras Licenciaturas o Grados Universitarios.

Sea como sea, quienes lo consiguen, han estudiado fisiología, anatomía, bioquímica, microbiología y muchas otras áreas de la ciencia como parte de sus cursos académicos y, por lo general, se capacitan en un área especial, como nutrición pediátrica o geriátrica.

Obtener el Título y aprobar un Grado o Licenciatura califica a los Dietistas-Nutricionistas para ofrecer terapia nutricional médica, que trata afecciones clínicas, como la diabetes, a través de una dieta personalizada y un control estricto. Por eso, a menudo, los dietistas-nutricionistas pasan parte de su carrera trabajando con pacientes en hospitales u otros entornos clínicos privados o públicos.

Cierto es que existen otras titulaciones oficiales, muchas de ellas sanitarias, que incluyen en su currículum formativo pequeñas pinceladas sobre cuestiones dietético-nutricionales. Las más evidentes son las de los Grados en Farmacia, en Enfermería y, llegado el caso que nos ocupa, el de Fisioterapia o el de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. En la mayor parte de los casos a partir de asignaturas aisladas, relativamente cortas y en ocasiones optativas – es decir, que no son obligatorias y unos alumnos las cursarán y otros no –. A diferencia de los dietistas-nutricionistas, este tipo de titulaciones no hace “especialistas” ni “expertos” en nutrición o dietética a quienes las poseen, al menos a priori y salvo especialización posterior.

Por lo tanto, si no eres un dietista-nutricionista registrado, NO PUEDES, legalmente:

  • Recetar dietas o suplementos para tratar condiciones médicas y clínicas.
  • Prescribir dietas para tratar síntomas de condiciones médicas y clínicas.
  • Ni diagnosticar condiciones médicas.

Así que, si eres entrenador personal, fisioterapeuta, entrenador deportivo… y ​​un cliente viene preguntando qué dieta debe seguir para tratar su diabetes, eso está fuera de tu alcance de práctica. Es terapia clínica de nutrición y, por lo tanto, es ilegal que lo hagas.

Pongamos otro escenario: digamos que eres un profesional del fitness y tienes un cliente con obesidad. Tampoco se te permite «prescribir una dieta» para «tratar» su obesidad. Esto está reservado para dietistas o profesionales médicos con licencia. 

A menos que seas Dietista-Nutricionista, Técnico Superior en Dietética o Médico con Especialidad en Endocrinología y Nutrición es mejor evitar «tratar», «recetar» y «diagnosticar» mediante la nutrición.

¿QUÉ SÍ PUEDEN HACER LOS ENTRENADORES?

Cada país, estado o provincia puede tener diferentes reglas y regulaciones con respecto a cómo puede llamarse un entrenador a sí mismo, qué tipo de consejos sobre nutrición puede dar, etc. Sin embargo, en general, como entrenador personal o similar, si tienes conocimientos sobre nutrición, puedes hablar con clientes sobre quémaneras serían saludables para comer, moverse y vivir mejor. Por tanto, sí, puedes hablar sobre qué alimentos comer.

Como entrenador personal puedes:

  • Animar a los clientes a comer proteínas magras y verduras ricas en nutrientes.
  • Educar a los clientes sobre los beneficios de las proteínas, las grasas saludables y otros macronutrientes.
  • Ofrecer recetas de cocina a los clientes o técnicas de preparación de alimentos.
  • Informar a los clientes sobre los suplementos nutricionales basados en la evidencia que podrían mejorar su estilo de vida saludable.
  • Educarlos sobre los principios de una buena nutrición y brindarles orientación basada en el comportamiento para mejorar sus hábitos alimenticios.
  • Ayudarlos a elegir los alimentos adecuados para comer antes y después de los entrenamientos;
  • Sugerir que beban agua para mantenerse hidratados.
  • Compartir recursos de organizaciones de nutrición reconocidas y formas de ampliar su conocimiento basado en evidencia con búsqueda básica de artículos científicos sobre el tema.
  • Presentar información nutricional de una manera accesible y realista que tenga sentido para los clientes, que los atraiga, en lugar de hacer que sus ojos se pongan llorosos pensando que su futuro es comer únicamente arroz, pollo y brócoli (Figura 3).
Comida saludable. Consejos sobre nutrición.

Figura 3. Hay vida más allá del arroz, pollo y brócoli para comer saludable y equilibradamente, de manera que una persona pueda instaurar nuevos hábitos y recetas en su día a día.

Como vemos, un entrenador que realiza alguna de estas cosas, o incluso todas ellas, no está diagnosticando problemas de salud ni prescribiendo intervenciones nutricionales para tratar enfermedades o sus síntomas. En otras palabras, cómo te comunicas con tus clientes sobre nutrición es importante. Comparemos algunos ejemplos:

  • NO PUEDES “prescribir una dieta” a “una persona con obesidad”. Pero PUEDES “compartir algunas ideas de nutrición” para “apoyar su estilo de vida saludable”.
  • NO PUEDES “diagnosticar diabetes” y hacer una dieta para “controlar el azúcar en sangre”. En su lugar, SÍ PUEDES “compartir recetas” de comida sabrosa, con alto contenido en fibra y de digestión lenta.
  • NO PUEDES “recomendar aceite de pescado” para “tratar el dolor de artrosis en la rodilla”. SÍ PUEDES “ofrecer información con evidencia” de que “el aceite de pescado es compatible con un movimiento saludable”.

¿Vemos la diferencia? En la mayoría de contextos, como entrenador, se te permite hablar de nutrición para respaldar objetivos generales de rendimiento, salud y bienestar. Las regulaciones legales dependen en gran medida de las palabras que elijas para comunicarte, así que asegúrate de elegirlas bien.

Además, y esto es importante, primero ten claras y verifica las pautas nacionales, estatales o provinciales para estar seguro. Y si tienes dudas, como hemos mencionado anteriormente, busca asesoría legal para obtener respuestas claras sobre las reglas y regulaciones del lugar donde vives y trabajas.

TIENES QUE SABER SOBRE NUTRICIÓN PARA HABLAR DE NUTRICIÓN

No le dirías a nadie cómo arreglar su coche si no sabes nada sobre cómo arreglar coches, ¿verdad? Lo mismo ocurre con la nutrición. Si bien técnicamente como entrenador se te permite hablar sobre alimentación saludable con los clientes, no deberías hacerlo a menos que sepas de lo que estás hablando.

Los profesionales más completos y exitosos en todos los sectores necesitan recibir la formación y la educación adecuadas antes de hablar sobre cualquier tema con sus clientes, incluyendo nutrición, claro.

De hecho, un buen profesional, sabio y con ética de trabajo, tiene una idea realista y precisa de cuánto sabe o no sabe. Puede probar sus conocimientos contra estándares objetivos, rigurosos y basados ​​en evidencia, en lugar de asumir que tienen todas las respuestas.

Sin habilidades específicas de nutrición en el ámbito deportivo, los entrenadores pueden luchar (y a veces fracasan) por ayudar a los clientes a alcanzar sus metas, pero es habitual que los clientes se frustren y renuncien pese a que el entrenamiento no va nada desencaminado. Para los entrenadores también es “un palo”, pues pueden pierden pasión, e incluso infravalorarse.

Por otro lado, con habilidadesespecíficas de nutrición en el ámbito deportivo, los profesionales se sienten seguros y competentes:

  • Pueden responder a las preguntas de los clientes de forma clara y eficaz. Pueden demostrar experiencia y un dominio autorizado del campo.
  • Pueden guiar a sus clientes hacia un cambio real, notable y duradero, en lugar de hacer malabares con «soluciones rápidas».
  • Pueden inspirar a sus clientes a cambiar, en lugar de presionar, intentar convencer o agotarse tratando de motivar a la gente.

¿No estarían mejor los clientes si recibieran consejos sobre movimientos, alimentos y estilo de vida, consejos que consideren el contexto más amplio de sus vidas, de una fuente confiable y con conocimientos? Incluir la nutrición en el contexto puede hacer que el proceso sea unas cinco veces más efectivo.

Eso significa:

  • 10 kilos de grasa perdidos, en lugar de 2.
  • 20 puntos de reducción en la puntuación de la presión arterial, en lugar de 4.
  • 15 cm de cintura en lugar de 5.

Cada cliente es diferente, con sus propias necesidades únicas, pero con la educación y las habilidades transversales (comunicación, inteligencia emocional, economía…) y de entrenamiento adecuadas, puedes sentirte seguro al hablar con ellos sobre todo lo que engloba su vida y, por supuesto, de nutrición.

Habilidades transversales. Consejos sobre nutrición

Figura 4. Un profesional exitoso y con gran capacidad de adaptación tiene que trabajar las habilidades transversales para englobar todos los aspectos posibles que caben en su profesión.

Al final, la pregunta de si los entrenadores pueden hacer dietas, o no, es solo parte de una pregunta mucho más grande e importante para todos: ¿Comenzaremos a ver a los clientes como personas integrales cuya salud y bienestar dependen del movimiento, una nutrición adecuada, manejo del estrés, un mejor sueño y una conexión más profunda con su entorno? o, por el contrario, ¿continuaremos llevando a los clientes a través de los entrenamientos mientras ignoramos todas las otras cosas que pueden hacerlos felices, saludables y completos?

Cada vez más, parece que el fitness apunta hacia lo primero. Y este es el contexto en el que los consejos sobre nutrición son más significativos y eficaces.

¿QUÉ HACER COMO ENTRENADOR PARA PODER HABLAR DE NUTRICIÓN?

Si estás listo para aprender de nutrición y quieres conocer las estrategias para llevar tu carrera al siguiente nivel, sigue estos pasos.

1. Comprende lo que legalmente puedes y no puedes decir

Recuerda: solo los Dietistas-Nutricionistas, Técnicos Superiores en Dietética y Médicos con especialización en Endocrinología y Nutrición pueden brindar terapia nutricional médica o recetar intervenciones nutricionales para tratar enfermedades.

Por lo tanto, a menos que tengas alguna de estas credenciales, no intentes utilizar los consejos de nutrición para diagnosticar o curar un problema de salud, aliviar los síntomas de una enfermedad o responder las preguntas de los clientes sobre cualquiera de los anteriores.

Además, las leyes que rigen los términos y servicios de las competencias de un asesor nutricional dependen del tipo de educación / título y los requisitos de licencia, y varían según el país, estado o provincia. Consulta las leyes locales o ponte en contacto con un profesional de la abogacía para que te ayude a determinar lo que estás autorizado a decir y hacer.

2. Decide qué quieres decir y por qué

Hay muchos caminos posibles en la educación nutricional.

  • Los programas Universitarios de Gradopermiten convertirse en Dietista-Nutricionista, maestro o conferencista registrado.
  • Los cursos de calidad sobre nutrición son para profesionales de la salud que desean poder hablar con los clientes sobre los conceptos básicos de nutrición.
  • Las certificaciones de nutrición deportiva son para entrenadores personales y entrenadores deportivos que desean ofrecer consejos sobre nutrición para mejorar los resultados de los clientes.

3. Elige cómo estudiarás

Algunas preguntas que debes hacerte cuando estás eligiendo cursos o programas son:

  • ¿Realizo el curso en casa o en una institución?
  • ¿Hay momentos específicos en los que tendré que estudiar?
  • ¿Hay una fecha límite o puedo completar el curso a mi propio ritmo?
  • ¿Puedo practicar escenarios de clientes de la vida real?

4. Trabajar el coaching y la psicología

Tener un control sobre la psicología del cambio es crucial para ayudar a los clientes con la nutrición. Lo que comen está profundamente arraigado a experiencias, creencias y hábitos, y cambiar lo que comen puede ser un proceso lento y difícil … a menos que comprendas qué es lo que les motiva y afecta.

5. Acorta los pasos buscando un mentor

Si deseas seguir creciendo y desarrollando una carrera sostenible como entrenador, un negocio a largo plazo, y un modo de vida, seguramente necesites encontrar el mentor adecuado, una persona que haya dado los pasos y te brinde perspectivas que aún no tienes para mantenerte con confianza e inspirado, incluso cuando las cosas se pongan difíciles.

Entrenamiento personal - Busca un mentor.

Bibliografía y recursos recomendados

  1. Real Decreto 433/1998 por el que se establece el título universitario oficial de Diplomado en Nutrición y Dietética.
  2. Ley 44/2003 de ordenación de las profesiones sanitarias
  3. Real Decreto 1393/2007 que establece la ordenación de las enseñanzas universitarias oficiales de acuerdo al EEES, a la que el Grado en Nutrición Humana y Dietética debe ajustarse
  4. Resolución Febrero 2009 que establece las condiciones a las que deberán adecuarse los planes de estudio que conducen a la obtención de títulos que habiliten para el ejercicio de la profesión regulada de dietista-nutricionista.
  5. Orden CIN/730/2009 que establece los requisitos para la verificación de los títulos universitarios oficiales que habiliten el ejercicio de la profesión de Dietista-Nutricionista.
  6. Resolución Febrero 2016 que determina el nivel de correspondencia del Título Universitario Oficial de Diplomado en Nutrición Humana y Dietética con el nivel del Marco Español de Cualificaciones para la Educación Superior.