EL AUTOCONCEPTO Y SU RELACIÓN CON LA ACTIVIDAD FÍSICA

Alberto De LedesmaPor Creado: 13/04/2018 2 Comentarios Artículos relacionados : , , , ,

EL AUTOCONCEPTO Y SU RELACIÓN CON LA ACTIVIDAD FÍSICA

Los estudios de investigación en psicología han arrojado resultados positivos acerca de cómo la actividad física influye en variables psicológicas, las cuales afectan y modulan nuestro comportamiento. Uno de los temas recurrentes ha sido el ligado a la relación del constructo psicológico autoconcepto con la práctica de actividad física, quedando muy ligado a variables psicológicas como son la autoestima y la percepción sobre nuestra imagen corporal.

En este artículo hablaré sobre la manera en la que la práctica de actividad física influye positivamente en nuestro autoconcepto físico y de qué manera nos puede beneficiar en todos los aspectos de nuestra vida mantener un buen autoconcepto.

autoconcepto foto

¿QUÉ ES EL AUTOCONCEPTO?

El autoconcepto lo podemos entender como una descripción propia de nosotros mismos formada mediante la interacción con el entorno y las experiencias tanto positivas como negativas, que internalizamos en las diferentes dimensiones que lo componen (académica, personal, social y física), quedando todas ellas ligadas y viéndose afectadas por los cambios propios de cada dimensión (Shavelson, Hubner y Stanton, 1976).

El autoconcepto se forma a partir de un buen número de variables, viéndose influenciado en gran parte por nuestras interacciones con las personas importantes en nuestra vida y por las actividades que llevamos a cabo como puede ser entre otras, la práctica de actividad físico-deportiva.

El conjunto de características (estéticas, físicas, afectivas, etc.) que conforman el autoconcepto sirven para definir la imagen del “yo”, idea ya tratada en algún artículo de la web y que comprende las características que concibe nuestro ser: nuestra personalidad, nuestra forma de ver la vida y nuestras características personales.

autoconcepto yo

Una vez que hemos establecido nuestro “yo” resulta importante revisar cómo somos en realidad, de tal forma que todos nuestros pensamientos, sentimientos y conductas tiendan a corroborar este criterio formado, y nos proporcione cierta resistencia a la información que lo contradice de forma externa proporcionada por otras personas.

¿DE QUÉ MANERA INFLUYE EL AUTOCONCEPTO EN NUESTRA CONDUCTA?

No es únicamente lo que nos dicen, sino los sentimientos que nos transmiten sobre nuestras capacidades y forma de ser lo que nos ayuda a ir formando un criterio de cómo creemos que somos, y ello marcará la forma en la que nos comportemos y nos enfrentemos a las metas que nos hemos propuesto.

El autoconcepto queda muy ligado con la adopción de conductas, concediéndole desde la Psicología una atención privilegiada como componente central del comportamiento humano.

Otro factor sobre el que influye el autoconcepto es la competencia percibida, es decir, nuestra percepción acerca de si somos capaces o no para llevar a cabo una determinada tarea. Un autoconcepto alto nos hará percibirnos como competentes, por lo tanto nos permitirá pasar a la acción y llevar a cabo aquello que nos propongamos.

autoconcepto conducta

Nuestro autoconcepto guarda una estrecha relación con el bienestar psicológico y va a determinar en gran parte nuestros hábitos, por ejemplo el mantenimiento u optimización de un hábito de vida saludable o la erradicación de aquellos hábitos que resultan perjudiciales.

Tres son los factores que explican el bienestar psicológico (Bradburn, 1969; Diener, 1994 y Huebner & Dew, 1996):

• La satisfacción con la vida, entendida como la evaluación positiva de la vida en su conjunto.

• La frecuencia individual de emociones positivas o afecto positivo.

• La frecuencia individual de emociones negativas a la que se denomina afecto negativo.

AUTOCONCEPTO FÍSICO

Como hemos mencionado, el autoconcepto se compone de diferentes dominios o dimensiones. El autoconcepto físico destaca como una de las dimensiones que conforman la concepción que las personas tenemos de nosotras mismas en relación a habilidades, destrezas y apariencia física.

En la actualidad, un modelo ampliamente aceptado que enfatiza el autoconcepto físico es el propuesto por Fox y Corbin (1989), quienes proponen un modelo jerárquico formado por cuatro subdominios…

autoconcepto físico

…y tres niveles. El nivel inferior estaría compuesto por los cuatro subdominios; el nivel intermedio, contendría el dominio autoconcepto físico, actuando este como mediador entre el nivel inferior; y el nivel superior correspondería con la dimensión evaluativa del autoconcepto, situando en él la autoestima.

autoconcepto gráfica

A través de la práctica de actividad física podríamos mejorar la percepción sobre los subdominios, posteriormente incidiendo en el autoconcepto general y en los siguientes niveles que componen la jerarquía.

De esta manera si nos consideramos competentes en los diferentes subdominios que componen el autoconcepto físico, poseeremos un alto autoconcepto, pero si no nos sentimos competentes, nuestro autoconcepto será bajo (Harter, 1985).

PRÁCTICA DE ACTIVIDAD FÍSICA SOBRE EL AUTOCONCEPTO FÍSICO

De los diversos estudios que han abordado la relación entre la práctica de actividad física y el autoconcepto físico se han extraído las siguientes conclusiones:

➢ Aquellos jóvenes que practican algún tipo de actividad física tienen un mejor autoconcepto que los jóvenes sedentarios (Guillén y Sánchez, 2003).

➢ Sería muy positivo que se valorase la práctica de la actividad físico-deportiva como un factor para la salud en el ámbito físico y el psicológico, pues, tal como se refleja en este estudio, podría potenciar efectos positivos sobre numerosos valores, entre ellos el autoconcepto físico (Moreno y Cervelló, 2007).

➢ Si atendemos a la realización o no de algún tipo de práctica deportiva nos encontramos con que la misma parece influir positivamente en la conformación del autoconcepto físico (Dieppa, Marchago, Luján y Guillén, 2008).

➢ Los índices de autoconcepto general de quienes dicen no practican ninguna actividad fisico-deportiva son significativamente inferiores, especialmente a partir de los 50 años, al de quienes se consideran personas activas (Infante, Goñi y Villaroel, 2011).

La practica físico-deportiva tiene una influencia positiva en el autoconcepto físico, de tal manera que se sustenta la importancia que tiene el ejercicio físico en la vida de los universitarios. Sin embargo, también es importante la regularidad de esta actividad, puesto que la regularidad del ejercicio físico es igual un factor que ayuda a mantener un nivel de autoconcepto físico elevado, de manera que cuando se disminuye o elimina esa actividad, es probable que disminuya las percepciones físicas de uno mismo en un período de tiempo (Álvarez, Cuevas, Lara y González, 2015).

autoconcepto 6

➢ En todas las dimensiones del autoconcepto físico (habilidad física, condición física, apariencia física, fuerza, autoconcepto físico general y autoconcepto general), las puntuaciones son mayores en los estudiantes que realizan actividad físico-deportiva extracurricular. Por tanto, la realización de actividades físico-deportivas se asocian con un mejor autoconcepto físico (Navas y Soriano, 2016).

CONCLUSIONES Y RESUMEN

Cuidar y mantener a punto nuestro cuerpo a través de la práctica de actividad física moderada y de forma regular en el tiempo repercutirá de manera positiva sobre la imagen, no sólo física sino mental (la que tenemos de nosotros mismos). Ello dirigirá en parte nuestra conducta gracias a hacernos sentir más competentes y capaces de lograr las metas que vayamos estableciendo en todos los ámbitos de nuestra vida.

autoconcepto frase

Bibliografía y referencias

• Álvarez Rivera, L., Cuevas Ferrera, R., Lara Pot, A., & González Hernández, J. (2015). Diferencias del autoconcepto físico en practicantes y no practicantes de actividad física en estudiantes universitarios. Cuadernos de Psicología del deporte, 15(2), 27-34.

• Bradburn, N. M. (1969). The structure of psychological well-being. Chicago: Aldine.

• Diener, E. (1994). El bienestar subjetivo. Intervención Psicosocial, 3(8), 67-113.

• Dieppa León, M., Machargo Salvador, J., Luján Henríquez, I., & Guillén García, F. (2008). Autoconcepto general y físico en jóvenes españoles y brasileños que practican actividad física vs. no practicantes. Revista de Psicología del Deporte, 17(2).

• Fox, K. R. y Corbin, C. B. (1989). The Physical Self-Perception Profile: Development and preliminary validation. Journal of Sports and Exercise Psychology, 11, 408-430.

• Guillén García, F., & Sánchez Luján, R. (2003). Autoconcepto en jóvenes sedentarios y practicantes deportivos.

• Harter, S. (1985): Manual for the Self-Perception Profile for Children. (Revision of the perceived competence scale for children). Denver, CO: University of Denver.

• Huebner, E. S., y Dew, T. (1996). Interrelationships of positive affect, negative affect and life satisfaction in an adolescent sample. Social Indicators Research, 38, 129-137.

• Infante, G., Goñi, A., & Villarroel, J. D. (2011). Actividad física y autoconcepto, físico y general, a lo largo de la edad adulta. Revista de Psicologia del deporte, 20(2).

• Moreno-Murcia, J. A., Moreno, R., & Cervelló, E. (2007). El autoconcepto físico como predictor de la intención de ser físicamente activo [The physical self-concept as predictor of the intention of being physically active]. Psicología y Salud, 17, 261-267.

• Navas, L., & Soriano, J. A. (2016). Análisis de los motivos para practicar o no actividades físicas extracurriculares y su relación con el autoconcepto físico en estudiantes chilenos. Revista Iberoamericana de Psicología del Ejercicio y el Deporte, 11(1).

  1. Carlos

    Muy buena informacion, mas motivos para ir al gimnasio.

  2. Arturo Adan

    Me gustan mucho los articulos de psicologia, muy bueno!

Dejar una respuesta