CREATIN KINASA (CK) ALTA EN DEPORTES DE FUERZA

Mario MuñozPor Creado: 6/01/2017 7 Comentarios Artículos relacionados : , , , ,

CREATIN KINASA (CK) ALTA EN DEPORTES DE FUERZA

A raíz del artículo sobre por qué los médicos no se llevan bien con los suplementos de proteínas, hemos recibido gran cantidad de preguntas en torno a los marcadores bioquímicos que se observan en los análisis de sangre.

El objetivo principal de un control bioquímico del entrenamiento es ayudar a los entrenadores, y al equipo multidisciplinar con el que se trabaje (médico, dietista-nutricionista, fisioterapeuta, etc) a evaluar si la tendencia de la programación del entrenamiento está yendo por el camino correcto hacia el máximo rendimiento y para prevenir el sobre-entrenamiento o fatiga crónica [1-3].

Por este motivo, antes de entrar en materia, deberíamos dejar claro un aspecto importante en concordancia con el párrafo anterior. Los análisis de sangre deberían realizarse en las circunstancias de vida habituales de cada individuo.

creatin-aguja

Si eres una persona que quieres evaluar cómo te encuentras en un momento determinado de la temporada en el que entrenas duro siguiendo un déficit calórico, acudes al gimnasio 4-5 veces por semana, tienes un trabajo de jornada partida con moderada demanda de actividad física y duermes 7 horas diarias, no tienes que cambiar ningún hábito por miedo a que los marcadores salgan alterados.

Los marcadores bioquímicos saldrán como tengan que salir y, a partir de ellos, se hará una evaluación de todas las circunstancias que causan los resultados obtenidos, para bien o para mal. Si cometemos el error de “tomarnos un descanso para que salgan bien”, entonces ¿qué estamos evaluando?, ¿un momento fugaz no real de nuestra vida? No es lo que pretendemos si queremos actuar para mejorar. Si los resultados indicaran que hay que bajar la carga de entrenamiento, el estrés o mejorar el sueño, entonces se hace durante “x” tiempo y se repiten los análisis para ver si las alteraciones han sido corregidas. No antes, ni de manera puntual.

CREATIN KINASA (CK)

La carga de entrenamiento y las adaptaciones que a ella se producen como respuesta adaptativa, entre otras cosas, se ve reflejada en una serie de propiedades bioquímicas y hematológicas que muestran diferencias significativas entre deportistas y no deportistas en muestras de sangre recogidas en reposo [1-4].

La más destacada de estas propiedades es la respuesta de la Creatina Quinasa, Creatin Kinasa (CK) o Creatina Fosfoquinasa (CPK). Progresivamente iremos viendo detalles, pero por el momento es importante entender que la CK acelera la producción de fosfocreatina a través de la fosforilación de una molécula de creatina, consumiendo una molécula de ATP en el proceso. En otras palabras, interviene en la producción de energía, y cuando necesitamos producir mucha energía y muy rápidamente, interviene más (ej. entrenamiento de fuerza o de alto impacto).

creatin-formulas

Cuando se acumulan gran número de contracciones musculares repetidas e intensas, la CK se filtra al plasma y se observan concentraciones en suero mucho mayores que la concentración sérica de otras proteínas musculares [3,4]. Como resultado, es aceptada ampliamente como el principal marcador de destrucción muscular inducida por el ejercicio [1-4].

Se podría decir, por tanto, que la CK es el marcador del terror: el marcador del C-A-T-A-B-O-L-I-S-M-O. Ese que acecha a la salida de todo gimnasio o centro de entrenamiento, esperando con la guadaña, por si algún despistado no se ha tomado su correspondiente batido de proteínas.

creatin-catabolismo

Clasificación e isoformas de CK

Es importante comentar, como mencionan Urdampilleta y colaboradores [2], que en relación al ámbito deportivo existe la necesidad de conocer las tres isoenzimas de CK con el objetivo de tener información precisa sobre su origen.

a) CK de origen cerebral o 1 (CK-BB).

b) CK cardiaca o 2 (CK-MB).

c) CK músculo esquelética o 3 (CK-MM).

En el resultado de una analítica general se obtiene un valor absoluto de todas, pero la CK-MM compone del 97 al 99% del total de la CK del organismo y, por ello, se acepta que esos valores obtenidos en las analíticas son “prácticamente” totales de CK-MM. Como parece lógico pensar, es la isoenzima que más aumentará con el ejercicio físico.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que en la actividad física también hay estrés cardíaco elevado, con lo que pueden encontrarse valores altos de la tipo 2 (CK-MB) [3], isoenzima que aumenta enormemente cuando se da un ataque cardíaco. Es por ello que para poder diferenciar entre lesión muscular esquelética y cardiaca durante ejercicio severo, surgen problemas a través de los análisis séricos básicos [2].

La actividad de la CK-MB alcanza el pico máximo a las 24 horas post esfuerzo (veremos en el siguiente apartado cuándo lo alcanza la CK-MM), pudiendo ser incluso superior a un infarto de miocardio [2,5]. Así, las elevaciones de esta isoforma en rangos indicativos de daño miocárdico, deben ser interpretados con precaución en deportistas de larga distancia; siempre, claro, que se tenga la posibilidad de evaluar.

CK en deportes de fuerza

Entre los muchos factores que afectan a los niveles de CK (edad, género, etnia…) la intensidad del ejercicio, la modalidad y el estado de entrenamiento de cada persona puede que sean los más determinantes.

El ejercicio de fuerza puede resultar en daño localizado al tejido muscular mediante el entrenamiento concreto de ciertos grupos musculares. Aunque todas las acciones musculares (concéntricas, excéntricas, isométricas) parecen ser capaces de dañar la integridad muscular, son las acciones musculares excéntricas las más frecuentemente implicadas en los aumentos de este marcador; además de que consistentemente producen una mayor percepción de dolor (agujetas) [4,6].

creatin-musculo

Tras un entrenamiento con mucha carga excéntrica o de muy alto impacto (otro ejemplo sería una sesión de carrera larga a alta velocidad), el incremento de la CK comienza pocas horas después del ejercicio y puede elevarse, desde los rangos de reposo normales de 60-400 U/L [3,7], alrededor de un 100% (el doble) a las 8 h después del mismo. La actividad de la CK continúa aumentando alcanzando niveles que oscilan entre 300-6500 U/L, con niveles máximos observados entre las 24 y 96 h después del ejercicio [4].

Altos y bajos respondedores a la CK

A pesar de que el comportamiento de la CK en lo que a entrenamiento de fuerza se refiere sigue el patrón anterior, como siempre, es imposible dar consejos individualizados en un artículo generalista. Por ello, vamos a intentar mostrar diferentes factores individuales que afectan a la respuesta de la CK.

En primer lugar, algunos individuos estudiados han sido clasificados según su respuesta a la luz de un aumento mucho mayor o menor en CK después del ejercicio de fuerza en comparación con un promedio que obtiene una respuesta normal. Desafortunadamente, no existe consenso en cuanto a la definición clínica de la actividad de CK para categorizar a un individuo como alto respondedor.

De entre toda la bibliografía revisada existe una vertiente que utiliza métodos de entrenamiento más usuales (podríamos considerarlo como un entrenamiento de diario), mientras que existe otra que utiliza entrenamientos más extremistas para ver la respuesta máxima capaz a la que se puede llegar tras una sesión de entrenamiento excéntrico.

Haciendo un compendio de las encontradas, bien resumidas por Koch et al. [8] podríamos decir que, a las 24 horas del entrenamiento y tomando como referencia los niveles basales medios antes de un entrenamiento intenso, pero usual, los respondedores se clasificarían como:

• Bajos respondedores a entrenamiento de diario: CK < 500 U/L.

• Respondedores normales a entrenamiento diario: CK = 500 – 2000 U/L.

• Altos respondedores a entrenamiento diario (en torno al 10% del total de sujetos analizados): CK > 2000 U/L.

Si abordamos el entrenamiento más extremista, para los mismos niveles basales medios antes de un entrenamiento que no podría repetirse al día siguiente:

• Bajos respondedores a entrenamiento excéntrico: CK < 500 U/L.

• Respondedores normales a entrenamiento excéntrico: CK = 500 – 10000 U/L.

• Altos respondedores a entrenamiento excéntrico (en torno al 10% del total de sujetos analizados): CK > 10000 U/L.

Aunque no de manera única, los altos respondedores a cualquiera de las dos vertientes de entrenamiento son más propensos a sufrir rabdomiolisis, síndrome caracterizado por la destrucción del músculo esquelético, liberándose mioglobina, electrolitos y enzimas musculares al torrente circulatorio.

Grado de entrenamiento individual

La capacidad de respuesta de la CK así como la respuesta sistémica a la alta elevación de la CK pueden verse modificadas también por el grado de entrenamiento del sujeto [1,4,8-11].

Los deportistas más entrenados en una determinada modalidad y que presentan mayor frecuencia de entrenamiento se sitúan en un rango más normalizado de respuesta pese a que son más altas (por ser más capaces de amortiguar o revertir ese incremento) que en respondedores normales menos entrenados [9-11]. Son más resistentes al aumento de CK

creatin-grafica

Figura 1: Comportamiento de la CK ante sesiones repetidas de ejercicio excéntrico diario durante 4 días consecutivos. De A a D: bajos a altos respondedores [11].

Se cree que las adaptaciones detrás de esta capacidad de respuesta mejorada asociada a la experiencia de entrenamiento incluyen mayor reclutamiento de unidades motoras de contracción lenta, la generación de nuevos sarcómeros en serie, reduciendo así la extensión del microtrauma, y una regulación negativa de la inflamación, que limitaría la extensión del daño celular en los días posteriores al ejercicio [10,11].

Composición corporal y sexo

Otros factores individuales que pueden influir en la respuesta de CK incluyen la composición corporal y el sexo.

En cuanto a la composición corporal, se ha encontrado que un mayor porcentaje de grasa corporal está relacionado con la mala resistencia al aumento de CK (es más probable que sean altos respondedores), mientras que el índice de masa corporal no lo es [8].

Un mayor índice de grasa corporal modifica el perfil genotípico y las adaptaciones musculares, lo que unido a bajos niveles de actividad física habitual, da lugar a músculos mal acondicionados y mayor susceptibilidad al daño muscular después del ejercicio.

El sexo también puede influir en la extensión del aumento sérico de la CK después del ejercicio. En estudios con animales, las hembras consistentemente parecen ser menos susceptibles al daño muscular que los machos. Parece que el estrógeno tiene fuertes propiedades antioxidantes que ayudan a mantener la permeabilidad de la membrana de las células musculares después del ejercicio, lo que resulta en un menor aumento de la CK sérica [12,13].

Sin embargo, los estudios disponibles en seres humanos han producido resultados marcadamente diferentes, en los que las mujeres no mostraron diferencias en la CK del suero después del ejercicio o mostraron mayor elevación de la CK en el suero que los hombres [14].

CARGA DE ENTRENAMIENTO Y AUMENTO DE CK

La cantidad de trabajo realizado durante una sesión de ejercicio de fuerza a menudo se expresa con la típica ecuación de carga = intensidad x series x repeticiones. Esto puede suponer un problema a la hora de valorar los efectos reales que tienen sesiones diferentes sobre las adaptaciones de fuerza y de la respuesta a CK ya que podríamos obtener la misma carga con intensidades menores, aumentando el volumen (series x repeticiones) que con intensidades mayores, reduciendo el volumen.

Si nos fijamos en la variable más importante en el entrenamiento de fuerza, la intensidad, observamos que dos entrenamientos igualados en carga pero con volúmenes diferentes reportan aumento en los niveles séricos de CK con ejercicio de mayor intensidad [15,16].

Concretamente, una sesión de ejercicio con el 80%1RM y un total de 170 repeticiones por sesión manifiesta un incremento mayor de la CK inmediatamente después y durante los 3-5 días siguientes que una sesión con los mismos ejercicios, pero realizada con el 30%1RM y un total de 545 repeticiones [15].

creatin-mancuerna

De igual manera, si a una misma intensidad reducimos el intervalo de descanso entre series, también obtendremos un aumento mayor de CK.

creatin-intensidad

Figura 2: Respuesta de CK ante una intensidad del 65% 1RM con intervalos de descanso diferentes (1 vs. 3 minutos) en grupos de altos respondedores a la CK vs. bajos respondedores a la CK.

Entrenamiento de Torso VS Pierna

Varios estudios recientes han comparado las sesiones de parte superior frente a parte inferior del cuerpo [18-21], encontrando consistentemente mayores elevaciones en el dolor y la CK sérica después del ejercicio en la parte superior.

Estos resultados deben tomarse con cautela, como vamos a ver a continuación. Jamurtas et al. [19] propusieron que es probable que por nuestra continua exposición a acciones excéntricas utilizando los músculos de las piernas en actividades diarias, los resultados ofrezcan una mayor respuesta de incremento de CK en el miembro superior. Chen et al. [18] observaron diferencias en los marcadores en el daño muscular no sólo entre los músculos de la parte superior del cuerpo y de la parte inferior del cuerpo, sino también en los grupos musculares agonistas-antagonistas alrededor de la misma articulación (por ejemplo, extensor de rodilla frente a flexor).

A partir de estas diferencias, concluyeron que diferentes características del daño muscular entre los músculos son muy específicas, y se sugirió que el grupo muscular ejercitado puede ser el factor más importante en la determinación de la respuesta CK.

He aquí algo que no parecen haber valorado los investigadores o, al menos, no mencionan de su importancia en las investigaciones. El lugar anatómico de la toma de las muestras de sangre.

creatin-analisis

Según los autores, las muestras de sangre se extraen en la inmensa mayoría de casos de la vena antecubital, con el antebrazo en supinación, a la altura del codo. Teniendo en cuenta que la respuesta de todo el organismo en el ejercicio de fuerza analítico comienza precisamente en el grupo muscular implicado prioritariamente en los movimientos realizados, parece obvio que si se toma una muestra sanguínea en el brazo tras haber realizado ejercicios excéntricos de flexores de codo (bíceps), la CK se dispare más que si se realizan ejercicios de los extensores de codo (por simple localización de la vena antecubital) y, por supuesto, que los ejercicios de las piernas.

RESUMEN, CONCLUSIONES Y APLICACIONES PRÁCTICAS

Cuando se acumulan gran número de contracciones musculares repetidas e intensas, la CK se filtra al plasma y se observan concentraciones en suero mucho mayores que la concentración sérica de otras proteínas musculares [3,4]. Como resultado, es aceptada ampliamente como el principal marcador de destrucción muscular inducida por el ejercicio [1-4].

En el resultado de una analítica general se obtiene un valor absoluto de todas las isoformas de CK, pero la CK-MM compone del 97 al 99% del total de la CK del organismo y, por ello, se acepta que esos valores obtenidos en las analíticas son “prácticamente” totales de CK-MM. Como parece lógico pensar, es la isoenzima que más aumentará con el ejercicio físico.

Aunque todas las acciones musculares (concéntricas, excéntricas, isométricas) parecen ser capaces de dañar la integridad muscular, son las acciones musculares excéntricas las más frecuentemente implicadas en los aumentos de este marcador.

Entre los muchos factores que afectan a la respuesta de CK, los más importantes son el tipo de contracción (excéntrica), la intensidad, el grado de entrenamiento del sujeto, el tiempo desde el último entrenamiento y la localización relativa de la muestra de sangre respecto al grupo muscular trabajado en la última sesión.

Por todo ello, cuando observamos unos valores anormales (se considera anormal CK>300 U/L), debemos hacer un análisis individual del resultado y valorar en qué condiciones se han realizado las pruebas.

Por supuesto, un valor de CK demasiado alto, incluso para los atletas (se considera demasiado alto CK>650 U/L a las 24h post-ejercicio), debe ser indicativo de la necesidad de disminuir la carga de entrenamiento (sobre todo, excéntrica y en intensidad) para prevenir lesiones musculares graves o el desarrollo de fatiga crónica que conduzca al sobreentrenamiento.

creatin-individualizacion

ÚLTIMAS CONSIDERACIONES NUTRICIONALES EN RELACIÓN A LA CK

Por su actividad catalítica sobre la creatina, se podría esperar que a mayor concentración de creatina, mayores niveles de CK se registrarían en sangre ya que la resíntesis y uso de ATP se verían favorecidos; sin embargo, a pesar de muchos efectos de la suplementación de creatina, los resultados experimentales son contradictorios.

Por un lado, Machado y colaboradores [22] no encontraron incrementos significativos sobre la CK asociados a la suplementación aguda con creatina (0.6 g/kg peso) durante 5 días. En el lado opuesto, por ejemplo, encontramos estudios como los de Cancela et al. [23], en los que sí se puede asociar la suplementación con creatina (con periodo de carga y mantenimiento durante 8 semanas) con un aumento en la actividad de CK, mejorando la eficiencia para la resíntesis de ATP, un fenómeno confirmado indirectamente por la tendencia decreciente en la concentración de ácido úrico.

En general, aunque varios estudios han investigado el uso de suplementos dietéticos como medio para compensar el daño muscular inducido por el ejercicio, medido por la actividad de CK, se estima como “poco claro” que alguno de ellos pueda tener efectos positivos sobre la reducción en sangre, pero de ser así, los BCAA’s y HMB se posicionan como los candidatos más firmes [8].

Referencias

1. Fallon KE. The clinical utility of screening of biochemical parameters in elite athletes: analysis of 100 cases. Br J Sports Med .2008; 42(5): 334-7.

2. Urdampilleta A, Martínez-Sanz J, Lopez-Grueso R. Valoración bioquímica del entrenamiento: herramienta para el dietista-nutricionista deportivo. Revista Española de Nutrición Humana y Dietética. 2013;17(2):73.

3. Viru A, Viru M. Análisis y control del rendimiento deportivo. 1 ed. Badalona (Barcelona): Paidotribo; 2003.

4. Brancaccio P, Maffulli N, Limongelli F. Creatine kinase monitoring in sport medicine. British Medical Bulletin. 2007;81-82(1):209-230.

5. Apple, F, Sherman, W. Comparison of serum creatine kinase and creatine kinase MB activities post marathon race versus post myocardical infarction. Clin Chim Acta. 1984; 138(1): 111-8.

6. Clarkson PM, Byrnes WC, McCormick KM, Turcotte LP, White JS. Muscle soreness and serum creatine kinase activity following isometric, eccentric, and concentric exercise. Int J Sports Med 1986;7:152-155.

7. Schlattner U, Tokarska-Schlattner M, Wallimann T. Mitochondrial creatine kinase in human health and disease. Biochim Biophys Acta 2006;1762:164-180.

8. Koch, A. J., Pereira, R., & Machado, M. The creatine kinase response to resistance exercise. J Musculoskelet Neuronal Interact, 2014; 14(1): 68-77.

9. Nosaka K, Aoki MS. Repeated bout effect: research update and future perspective. Braz J Biomotricity 2011;5:5-15.

10. McHugh MP. Recent advances in the understanding of the repeated bout effect: the protective effect against muscle damage from a single bout of eccentric exercise. Scand J Med Sci Sports 2003;13:88-97

11. Chen TC. Variability in muscle damage after eccentric exercise and the repeated bout effect. Res Q Exerc Sport 2006;77:362-371.

12. Tiidus PM. Influence of estrogen on muscle plasticity. Braz J Biomotricity 2011;4:143-155.

13. Tiidus PM. Estrogen and gender effects on muscle damage, inflammation, and oxidative stress. Can J Appl Physiol 2000;25:274-287.

14. Clarkson PM, Hubal MJ. Are women less susceptible to exercise-induced muscle damage? Curr Opin Clin Nutr Metab Care 2001;4:527-531.

15. Tiidus PM. Effects of intensity and duration of muscular exercise on delayed soreness and serum enzyme activities. Medicine & Science in Sports & Exercise. 1983;15(6):461-465.

16. Paschalis V, Koutedakis Y, Jamurtas A, Mougios V, Baltzopoulos V. Equal Volumes of High and Low Intensity of Eccentric Exercise in Relation to Muscle Damage and Performance. The Journal of Strength and Conditioning Research. 2005;19(1):184.

17. Machado M & Willardson JM. Short Recovery Augments Magnitude of Muscle Damage in High Responders. Med Sci Sports Exerc, 2010; 42:1370-1374.

18. Chen TC, Lin KY , Chen HL, Lin MJ, Nosaka K. Comparison in eccentric exercise-induced muscle damage among four limb muscles. Eur J Appl Physiol 2011; 111:211-223.

19. Jamurtas AZ, Theocharis V , Tofas T, Tsiokanos A, Yfanti C, Paschalis V , Koutedakis Y , Nosaka K. Comparison between leg and arm eccentric exercises of the same relative intensity on indices of muscle damage. Eur J Appl Physiol 2005;95:179-185.

20. Saka T, Bedrettin A, Yazici Z, Sekir U, Gur H, Ozarda Y . Differences in the magnitude of muscle damage between elbow flexors and knee extensors eccentric exercises. J Sports Sci Med 2009;8:107-115. 65.

21. Machado M, Brown LE, Augusto-Silva P, Pereira R. Is exercise-induced muscle damage susceptibility body segment dependent? Evidence for whole body susceptibility. J Musculoskelet Neuronal Interact 2013;13:105-110.

22. Machado, M., Pereira, R., Sampaio-Jorge, F., Knifis, F., & Hackney, A.. Creatine supplementation: effects on blood creatine kinase activity responses to resistance exercise and creatine kinase activity measurement. Brazilian Journal of Pharmaceutical Sciences, 2009; 45(4): 751-757.

23. Cancela, P., Ohanian, C., Cuitino, E., & Hackney, A. C. Creatine supplementation does not affect clinical health markers in football players. British journal of sports medicine, 2008; 42(9): 731-735.

  1. Pedro Rodríguez

    Excelente artículo. Muy completo y además muy bien explicado. Seguro que sacas de dudas a gran cantidad de personas.

  2. Carlos

    Hola soy Carlos, antes de nada dar la enhorabuena por la gran información que dais y la ayuda que esto genera para la gente que entrena habitualmente, lo que no me ha quedado del todo claro son las posibles consecuencias de tener la CK alta (190 la normal según analisis y yo 430), me suelo suplementar con un cacito de creatina al dia antes de entrenar los dias que entreno (5 por semana) a parte de la dieta proteica y dos cazos de proteina al dia , como nuevo en mi dieta puse bcaas cuando entreno, ¿puede ser que tenga los valores de ck alterados debido a que consumo mucha proteina al dia?

    Gracias de antemano y saludos

  3. Mario Muñoz

    Hola Carlos,

    Verdaderamente no son números exagerados, aunque sí notablemente altos. Sin conocer la cantidad exacta de proteínas por kg de peso y día es difícil hacer valoración, al igual que sin saber la experiencia de entrenamiento y la carga total del mismo. Yo sí te recomendaría recortar las proteínas diarias durante una temporada y ver cómo evoluciona este marcador siguiendo con el resto de variables (creatina, días de entrenamiento, intensidad y volumen del mismo) iguales.

    Cuando tengas datos nuevos, nos comentas.
    ¡Saludos!

  4. Mario Muñoz

    Hola Pedro,

    Muchas gracias por tu comentario…¡eso intentamos!

    Un saludo.

  5. Tony

    Hola buenísimo aporte. A mi me salió muy muy elevada 10886 . Entreno 6 veces a la semana y me suplementaba con creatina y bcaa los días de entreno y dos cazos de proteína al día. Me salió en un análisis que me mandaron para la alimentación y lo único que me dijeron es que dejará de entrenar un tiempo….

  6. Aitor villar

    Hola buenas tardes:Yo no practico ningun deporte y me marca 467,por quelo crees que puede ser eso??muchas gracias

  7. Mario Muñoz

    Hola Aitor, esa consulta debe ser para tu médico no para un blog de entrenamiento.
    Un saludo 🙂

Dejar una respuesta