CONDROMALACIA ROTULIANA. PREVENCIÓN Y EJERCICIOS DE REHABILITACIÓN

Mario MuñozPor Creado: 2/06/2020 0 Comentarios Artículos relacionados : , , , ,

CONDROMALACIA ROTULIANA. PREVENCIÓN Y EJERCICIOS DE REHABILITACIÓN

En el miembro inferior, la articulación de la rodilla tiene un porcentaje ligeramente superior de lesiones (24%), respecto al tobillo (22-23%) y al muslo (12%); en gran medida debido a que, en los deportes más practicados en España como fútbol, baloncesto o atletismo, la rodilla suele ser la segunda articulación con más lesiones. En otros como voleibol, el porcentaje puede ascender al 58 % en algunos casos [1].

En gran parte se debe a que la rodilla es la articulación sinovial más grande del cuerpo humano y, a su vez, se puede dividir en dos articulaciones que actúan de manera conjunta y coordinada: (a) articulación femorotibial y (b) articulación femoropatelar (Figura 1) [2].

rodilla anatomía

Figura 1: Anatomía de la rodilla.

Cuando la mayoría de las personas desarrollan dolor de rodilla durante el entrenamiento de fuerza, es bastante común recibir el diagnóstico vago del médico del «síndrome de dolor patelofemoral«. Desafortunadamente, este es un término que cubre varias posibilidades. Usar un término tan ambiguo solo conduce a la confusión.

Ya en 1998, cuatro líderes en el campo de la medicina deportiva y la rehabilitación (Kevin Wilk, George Davies, Bob Mangine y Terry Malone) se unieron para desarrollar la clasificación más detallada para el síndrome patelofemoral o el dolor generalizado de rodilla [3].

Al separar las diferentes causas del dolor de rodilla en categorías especiales, permite una mejor comprensión de cómo solucionar el problema:

• Síndrome de compresión patelofemoral (condromalacia rotuliana).

• Tendinopatía rotuliana y/o del tendón del cuádriceps.

• Síndrome de la cintilla iliotibial (conjunto muslo – rodilla).

Existen otras causas de dolor de rodilla, por supuesto, pero la gran mayoría de los problemas en el entrenamiento de fuerza se remontan a estos cuatro diagnósticos, que son los que abordamos con detalle. Roturas de ligamentos, esguinces, desgastes meniscales u otras patologías no se explican de manera directa.

SÍNDROME DE COMPRESIÓN PATELOFEMORAL. CONDROMALACIA ROTULIANA

Si generalmente se tiene dolor alrededor de la rótula (rótula) o directamente debajo de él, es probable que esté lidiando con uno de dos problemas: un problema de compresión de la rótula o una disfunción biomecánica. Este dolor, generalmente, aumenta en intensidad cuanto más peso se levante en una sentadilla [4]. Por ejemplo, hacer una sentadilla con 50 kg puede ocasionar un dolor de 1 sobre 10, mientras que realizarla con 100 kg puede aumentar el dolor a 5 sobre 10.

A medida que se mueve la rodilla, la rótula se desplaza dentro de un pequeño hueco en el fémur llamada surco rotuliano o intercondíleo. A medida que la rodilla se dobla y tensa los tejidos (contracción de los músculos y endurecimiento de la fascia) que rodean la articulación, la rótula se mantiene en una posición estable. Si la rótula no puede seguir y moverse correctamente dentro de este surco, pueden ocurrir lesiones (Figura 2).

rodilla rótula

Figura 2: Situación de la rótula en relación al fémur.

Por ejemplo, cuando los tejidos que rodean las rodillas están rígidos o se usan muy frecuentemente, la rótula se rozará contra el surco del fémur. Este tipo de compresión puede hacer que la rótula se desplace e incline hacia un lado (creando una presión desigual en la parte inferior del hueso). Cuando esto ocurre, puede crear dolor debajo de la rótula donde existe una presión excesiva entre los dos huesos (fémur y rótula) o en el lado interno o medial donde se estiran los tejidos (Figura 3).

rodilla desgaste

Figura 3: Desgaste de las superficies de la rótula y el fémur en la condromalacia o síndrome de compresión patelofemoral.

PROPUESTA DE EJERCICIOS PARA CONDROMALACIA ROTULIANA

Se pueden llegar a realizar todos los días en sesiones de 20-30 minutos eligiendo 3-4 ejercicios; 2-3 series por ejercicio, manteniendo los estiramientos unos 6-10 segundos en caso de que los hubiera y, si no, realizando 10-20 repeticiones por ejercicio sin sensación de fatiga alta [5-7].

rodilla ejercicios
Bibliografía y referencias

1. Bahr, R., & Engebretsen, L. (Eds.). (2009). Sports injury prevention. Wiley-Blackwell.

2. Kapandji, I. A. (2012). Fisiología Articular. Tomo 2. Miembro inferior (Nueva Presentación). Madrid. Ed. Médica-Panamericana.

3. Wilk, K. E., Davies, G. J., Mangine, R. E., & Malone, T. R. (1998). Patellofemoral disorders: a classification system and clinical guidelines for nonoperative rehabilitation. Journal of Orthopaedic & Sports Physical Therapy, 28(5), 307-322.

4. Horschig, A., Sonthana, K., & Neff, T. (2016). The Squat Bible: The Ultimate Guide to Mastering the Squat and Finding Your True Strength. Squat University LLC.

5. Crossley, K. M., van Middelkoop, M., Callaghan, M. J., Collins, N. J., Rathleff, M. S., & Barton, C. J. (2016). 2016 Patellofemoral pain consensus statement from the 4th International Patellofemoral Pain Research Retreat, Manchester. Part 2: recommended physical interventions (exercise, taping, bracing, foot orthoses and combined interventions). Br J Sports Med, 50(14), 844-852.

6. Heintjes, E. M., Berger, M., Bierma‐Zeinstra, S. M., Bernsen, R. M., Verhaar, J. A., & Koes, B. W. (2003). Exercise therapy for patellofemoral pain syndrome. Cochrane Database of Systematic Reviews, (4).

7. Witvrouw, E., Lysens, R., Bellemans, J., Peers, K., & Vanderstraeten, G. (2000). Open versus closed kinetic chain exercises for patellofemoral pain. The American journal of sports medicine, 28(5), 687-694.