CALZADO DEPORTIVO

ana lopezosaPor Creado: 18/01/2017 4 Comentarios Artículos relacionados : , , , ,

CALZADO DEPORTIVO

Hoy en día compramos unas zapatillas de deporte y las elegimos por color, tendencias, marcas, etc. ¿Realmente nos planteamos cómo puede afectar el uso de una zapatilla en nuestro entrenamiento?

LA IMPORTANCIA DEL CALZADO DEPORTIVO

Antiguamente la función principal que tenía el calzado era proteger los pies del contacto directo con el suelo, evitando el frío, humedad y factores externos que pueden producirnos daño. Actualmente, el calzado es una prenda más de vestir, por lo que en lugar de centrarnos en su función prestamos más importancia a la estética y eso conduce a problemas en los pies.
¿Por qué el calzado es tan importante? Una modificación en el calzado puede suponer una alteración en el pie, pudiendo variar la carga en la zona plantar. Cuando se produce una lesión, los factores de riesgos pueden ser clasificados como intrínsecos (del propio individuo) o extrínsecos (externos al individuo). En este caso, las zapatillas es el factor extrínseco más importante [1].

deportivo calle

Las zapatillas son el equipamiento más importante del deportista ya que comunica el cuerpo con el suelo [2]. Entre las funciones que la bibliografía asocia al calzado deportivo se encuentran las siguientes [3] (a las que haremos alguna puntualización a continuación):

− La principal es proteger el pie de impactos, roces, frío, etc.

− Proporcionar estabilidad.

− Transpirar y favorecer la eliminación de sudor.

− Ayudar y favorecer el gesto deportivo.

− Aportar flexibilidad y ligereza.

Sin embargo, entendiendo el pie como la base del sistema que conforma nuestro cuerpo, debemos apuntar que realmente el calzado también podría ser entendido como una barrera a la eficiencia del movimiento, no como una fuente de estabilidad que favorezca el gesto deportivo.

Es cierto que “sujetan” el tobillo y dan sensación de confort, especialmente en gente con poca experiencia y/o que se inician en deporte de carrera, pero una zapatilla convencional también le aporta un obstáculo respecto al suelo implícito en la amortiguación, lo cual genera una peor respuesta de la musculatura intrínseca del pie ante las fuerzas de impacto y, por ende, menos estabilidad.

Una zapatilla convencional también le aporta un obstáculo respecto al suelo implícito en la amortiguación, lo cual genera una peor respuesta de la musculatura intrínseca del pie ante las fuerzas de impacto y, por ende, menos estabilidad.

PARTES DEL CALZADO

DEPORTIVO nombres

Collar y contrafuerte: Su función es asegurar la colocación del talón en la zapatilla y evitar un movimiento brusco de la articulación del tobillo proporcionando mayor comodidad. Además, reducen las fuerzas de cizallamiento y de tensión en la almohadilla grasa que tenemos en la parte plantar del talón.

Lengüeta: Viene almohadillada para evitar roces en la parte del empeine. A su vez protege de la tensión que proporcionan los cordones.

Cordones: Sirven de sujeción y ajusta el calzado al pie.

Cuerpo: Es la parte superior de la zapatilla, es decir, el tejido que sujeta el pie. Tienen que tener pocas costuras para evitar rozaduras. En esta parte podemos encontrar elementos de refuerzo.

Puntera: Existe la necesidad de que sea abierta en el antepié de cara a permitir la expansión de los dedos, necesaria en la dorsiflexión.

En el caso de encontrarnos con una puntera muy rígida o muy estrecha, puede ocasionar la aparición de uñas negras. Esto ocurre de igual forma que un hematoma en la piel: cuando hay un exceso de presión constante, la sangre se acumula. En el caso de la uña, la sangre no puede salir al exterior por la propia presencia de esta, por lo que se queda acumulada y da ese color tan característico. Para evitarlo, se recomienda no dejar más de 0,5 cm entre el dedo de mayor longitud y la puntera.

Plantilla: Es suave y estándar para ofrecer mayor comodidad.

Suela: Situada entre la mediasuela y el suelo. Presenta varias funciones, siempre teniendo en cuenta las puntualizaciones que hemos hecho anteriormente:

− Proporciona durabilidad y tracción.

− Da estabilidad y ayuda con el agarre. Esto es debido a los dibujos que podemos encontrar en ella.

DEPORTIVO suela

− Ayuda en la amortiguación de la mediasuela.

Mediasuela: Es la parte más importante de la zapatilla. Su función es ayudar en la amortiguación de los impactos [4].

CLASIFICACIÓN

Se pueden hacer diversas clasificaciones de zapatillas según la modalidad deportiva, según el terreno, etc. Una de las más populares y, quizás, individualizada es según “el tipo de pisada”:

Zapatillas de control de movimiento

Estas zapatillas se comercializan para personas que tengan un exceso de pronación del pie o para personas que presentan sobrepeso, ya que el peso hace que descienda la bóveda plantar y haya tendencia a la hiperpronación (ver imagen siguiente para conocer los movimientos del pie).

DEPORTIVO movimientos

Está demostrado que un exceso de pronación del pie/pierna se asocia a un mayor riesgo de padecer lesiones, por lo que limitar ese exceso es un requisito fundamental. Estas zapatillas incorporan algunos elementos situados en la parte interna del calzado con un material más denso para intentar limitar esta tendencia a la hiperpronación. Además, se ha demostrado que el rango de pronación aumenta con la fatiga de las estructuras [5].

Pese a ello, puede ser un calzado transitorio, pero siempre aconsejamos la individualización propia de plantillas o zapatillas, independientemente de su clasificación, y más aún en este caso.

Recordemos que uno de los objetivos principales de cualquier programa de entrenamiento es el control del movimiento del propio cuerpo, por lo que teniendo en cuenta que cada persona tiene diferentes grados de eversión (incluso con diferencias entre los dos pies) que pueden influir en el desarrollo del ejercicio, abogamos por un mayor peso del trabajo correctivo (intrínseco) que por corregir por un factor extrínseco (zapatilla).

Zapatillas de estabilidad

Adecuada para personas que realizan largas distancias o personas que estén por encima de los 75 kg, para pisadas neutras o con pronación moderada. Estas zapatillas tienen un equilibrio entre amortiguación y estabilidad permitiendo al corredor mantener una pisada sin desviación durante el entrenamiento.

Zapatillas neutras

Para aquellas personas que tengan un peso de hasta 75 kg y presenten una biomecánica normal.

Zapatillas con amortiguación

Recomendadas para personas con exceso de supinación, cuyos problemas son la inestabilidad lateral e incapacidad de absorber la fuerza de impacto del suelo, por ser generalmente un pie más rígido. La función de estas zapatillas se basa en aumentar la amortiguación del talón y así aumentar la absorción del impacto y disminuir las sobrecargas.

La hipótesis es que las personas con exceso de supinación son incapaces de absorber la fuerza de impacto con el suelo y como consecuencia aparecen las lesiones. La absorción de fuerzas de impacto depende, entre otros factores, del posicionamiento de la articulación subtalar.

DEPORTIVO articulacion
La articulación carga energía en eversión, por lo que una sobreinversión genera una absorción mala de las fuerzas de impacto. Las zapatillas con amortiguación ayudan a reducir la sensación de impacto, pero realmente un pie sobresupinado tiende al bloqueo y probablemente su principal problema sea la falta de dorsiflexión (por eso se sienten mejor con un tacón), pese a lo cual esa elevación del talón tiende a generar inversión de por sí, así que…es complejo.

Por tanto, estas zapatillas intentan aportar esa amortiguación que falla en estas personas, aunque faltan estudios que avalen esta hipótesis [6].

CONDICIONES GENERALES PARA ELEGIR EL CALZADO

DEPORTIVO dibujo1. Elegir la talla correcta: Parece una obviedad, pero si elegimos una talla incorrecta el movimiento de flexión del pie se ve limitado y como consecuencia se entorpece el avance correcto del pie y favorece la inestabilidad.

2. El ajuste de la zapatilla: los cordones juegan un papel fundamental. El patrón de sujeción de los cordones puede modificar la biomecánica de la marcha. Un pie sobrepronado es inestable y tiende a tener un navicular caído en algunos casos, lo cual genera que la zapatilla quede más suelta y “baile”. Atar el cordón hasta arriba ayuda a mantener el pie más sujeto y reducir la velocidad de pronación.

Asimismo, debemos tener precaución con los cordones, ya que un agarre demasiado fuerte puede causar daño en los dedos, así como un agarre flojo puede provocar inestabilidad e incomodidad [7].

 

3. El peso del calzado: A la hora de elegir un calzado, el peso del mismo es una variable a tener en cuenta. En deportes donde la velocidad juega un papel fundamental la diferencia en gramos puede ser crucial,. Un estudio demostró que el incremento de 100 gramos en el calzado aumenta el consumo de oxígeno un 1% [8].

4. El drop: es un concepto que escuchamos habitualmente cuando vamos a comprar un calzado deportivo.

El drop es la diferencia entre el grosor de la suela del talón y el grosor que tiene la suela en la parte de los dedos.
Se pueden clasificar en cuatro tipos según dicho grosor:

De 8-12 mm: Utilizadas por los runners para entrenar o para correr largas distancias como por ejemplo una maratón. Presentan una gran amortiguación, pero suelen ser más pesadas.

De 4-6 mm: Usadas normalmente en la modalidad de trail. Es el drop intermedio.

De 0-4 mm: Se consideran de tipo minimalista o barefoot.

Nulo o de 0 mm: Al presentar nulo drop, el peso es mínimo.

Tenemos que tener precaución a la hora de cambiar el drop de una zapatilla. La transición al minimalista es un tema delicado que debe ir acompañado de un entrenamiento específico idealmente, a fin de tolerar las fuerzas de impacto. Es decir, si queremos reducir el drop no podemos hacer cambios bruscos y pasar de un drop alto de 11 mm a una zapatilla minimalista (y al contrario). Lo ideal sería ir reduciendo poco a poco el drop e ir adaptándonos al cambio.

5. Vida útil de las zapatillas: Se ha demostrado que la utilización de un calzado viejo favorece la aparición de lesiones, por ello se recomienda utilizar varios pares de zapatillas y cambiarlas cuando el desgaste sea excesivo.

En un estudio se concluyó que tras 220 km de uso ya empieza a verse cierta deformidad en la zapatilla y la pronación del pie aumenta un 21,5% [9]. La vida útil de la zapatilla varía según los autores, pero una investigación concluyó que después de 500 km los picos de presión plantar aumentan en un 100% y la plantilla interna del calzado sufre daños estructurales tras los 750 km [10, 11].

CONDICIONES ESPECÍFICAS PARA ELEGIR CALZADO

Como hemos comentado anteriormente, cada deporte presenta un conjunto de gestos deportivos específicos, por lo que cada tipo de calzado tiene unas características que favorecen los movimientos necesarios y mejoran el rendimiento. Una mala elección del calzado puede predisponer a sufrir una lesión, ya que hace de mal pavimento con respecto al suelo.

• La suela interna debe ser dura pero tiene que presentar acolchado.

• Dependiendo del tipo de pie, debe de tener más o menos flexibilidad al retorcerlo por los extremos y en la puntera para permitir el paso. Unos 45º aproximadamente podrían servir como referencia, pero un pie evertido probablemente responda mejor ante el calzado rígido y a la inversa.

• La suela externa debe proteger el pie del frío y del agua. Si vamos a usar el calzado en terrenos blandos como el césped, debe tener surcos/clavos porque permitirá un mejor agarre.

• La parte interna de la suela debe ser de un material más rígido porque debe sujetar el pie y tiene que sostener el arco plantar.

• El tacón del zapato dependerá del deporte que queramos realizar.

• El contrafuerte tiene que ser duro y extenderse por la zona del talón para mejorar la estabilidad del tobillo. Se recomienda que esté forrado para evitar las rozaduras.

• La lengüeta tiene que ser acolchada, ya que encima de ella van los cordones, que ejercen mucha presión en el empeine, y su función es proteger el pie de esta fuerza.

• La puntera tiene que ser lo suficientemente ancha para que los dedos puedan moverse sin notar excesiva presión.

• Tiene que ser transpirable.

Consejos para conservar el calzado

• Realizar cambios frecuentes tanto de calcetines como de calzado.

• No intercambiar zapatos con otras personas para evitar posibilidad de contagio de infecciones por hongos/virus. Además, cada persona tiene una biomecánica diferente y con el paso del tiempo el calzado cederá y se adaptará a los movimientos que esta persona realice, por lo que no se recomienda el intercambio de calzado [12].

Y si elegimos un calzado inadecuado, ¿qué puede pasar?

Si…

…El calzado es demasiado estrecho: Puede favorecer la aparición de Hallux valgus (conocido popularmente como juanete), dedos en garra, molestias en las uñas, etc.

…La suela presenta poca absorción del impacto: Puede provocar fracturas por estrés. Se trata de fracturas a nivel microscópico producidas por el traumatismo repetido en la misma zona. Las zonas más comunes para estas fracturas son en los metatarsianos y en el talón. Los síntomas son dolor y cojera.

…Hay demasiada compresión o fricción durante la práctica deportiva: Pueden aparecer ampollas, hematomas debajo de la uña, etc. La causa de esto podría ser utilizar un calzado por primera vez, el uso excesivo del mismo o un calzado demasiado rígido o estrecho.DEPORTIVO gemelo

…Entrenamos en superficies duras y la zapatilla tiene una amortiguación deficiente: Puede ocasionar una talalgia, es decir, dolor al apoyar el talón.

…La suela es excesivamente alta o el calzado tiene exceso de amortiguación: Ocasiona tendinitis aquilea, ya que al aumentar el tacón en el calzado se está favoreciendo el acortamiento del tendón de Aquiles, y con ello el pie pierde la capacidad de amortiguar en el momento del impacto con el suelo.

…Usamos de calzado alto (como las botas del baloncesto): Al sujetar la parte del tobillo puede producir a la larga un debilitamiento de los ligamentos de tobillo [13].

 

PUNTOS CLAVE Y CONCLUSIONES

− El calzado deportivo es el complemento más importante del deportista, y una mala elección del mismo puede predisponer a sufrir lesiones.

− Debemos elegir el calzado según nuestras necesidades, el deporte que vayamos a practicar, la superficie, las horas de entrenamiento, biomecánica, etc.

− El calzado se compone de diferentes elementos que pueden contribuir a modificar el patrón de marcha/carrera.

− Si sufrimos de alguna molestia al realizar ejercicio, tenemos dudas a la hora de elegir el calzado, notamos un desgaste anormal en el mismo, es aconsejable acudir a un profesional que nos pueda orientar y ayudar a solucionar nuestro problema.

Referencias

1. Paluska SA. An overview of hip injuries in running. Sports Med. 2005; 35:991-1014.

2. García I, Zambudio R. Ortesis, calzado y prótesis. Tratado de pie diabético. Madrid: Jarpyo. 2002; XI: 139-154.

3. Wakeling JM, Pascual SA, Nigg BM. Altering muscle activity in the lower extremities by running with different shoes. Med Sci Sports Exerc. 2002; 34(9):1529-1532.

4. Meseguer-Liza C. Flores-Martín JA. Potencial wander upset in relation to sport footwear uncorrect use. AMD. 2000; 77: 263-267.

5. Hilgers MP. Mayer B, Walther M. Current trends in atheltic shoe design. Injury prevention & performance enhancement. 2009: 14(6): 4-8.

6. Carreño F, Carguro G. Corredores: bases científicas para la elección de calzado y prevención de lesiones. Rev med clin condes. 2012; 23(3) 332-336.

7. Hagen M, Hennig EM. Effects of different shoe-lacing patterns on the biomechanics of running shoes. J Sports Sci. 2009; 27(3): 267–275.

8. Franz JR, Wierzbinski CM, Kram R. Metabolic cost of running barefoot versus shod: is lighter better? Med Sci Sports Exerc. 2012; 44(8):1519-25.

9. Taunton JE and col. A prospective study of running injuries: The Vancouver sun run “in training” clinics. Br J Sports Med. 2003; 37: 239-244.

10. Verdejo R and Mills NJ. Heel-shoe interactions and the durability of EVA foam running-shoe midsoles. J Biomech. 2004; 37 (9): 1379-1386.

11. Kong PW, Candelaria NG, Smith DR. Running in new and worn shoes: a comparison of three types of cushioning footwear. Br J Sports Med. 2009; 43(10):745-9.

12. Pifarré F, Escoda J, Marugan de los Bueis M, Oller A, Prats T. Prevención de lesiones en el deportista (aspectos generales y aspectos podológicos). El Peu. 2009;29(2):76-91

13. Guillén Álvarez, M.L., Mugüerza Pecker, P.A. Podología deportiva. Ed. Mc Graw Hill Interamericana, Madrid. 1991.

  1. […] Vía POWEREXPLOSIVE […]

  2. Jaume

    Por curiosidad, ¿qué tipo de calzado recomiendas para una course navette? Normalmente corro con una zapatillas de drop de 8 mm y no sé si atreverme con algo con menor drop y, sobretodo, menos tacos. Las zapatillas de atletismo no suelen estar pensadas para cambios bruscos de dirección…

    Un saludo

  3. Isaac

    Me esperaba algo sobre zapatillas minimalistas

  4. DSJ

    Estaria bueno un 2do post explicando los tipos de zapatillas para otras actividades y no solo running, como powerlifting, weightlifting, crossfit, calistenia, etc.

Dejar una respuesta