Ivan alonso

AUTOR: IVÁN ALONSO

SOBREENTRENAMIENTO: MÉTODOS EMPLEADOS EN PSICOLOGÍA DEPORTIVA PARA DETECTARLO

En la primera parte de este artículo analizamos el síndrome del sobreentrenamiento (SSE) desde la perspectiva de la Psicología del deporte y vimos como el interés por analizar los cambios psicológicos asociados a este fenómeno está creciendo en las últimas décadas.

Sin embargo, cuando llevamos estos datos a la práctica el principal problema con el que nos encontrarnos es saber distinguir entre los síntomas de fatiga que son propios del entrenamiento y los que nos indican que nuestra capacidad de adaptación ha sido desbordada y que, consecuentemente, la fatiga tiende a hacerse crónica.

En esta segunda parte intentaremos aportar los métodos empleados en Psicología Deportiva para detectar la aparición de los primeros síntomas de sobreentrenamiento y, de este modo, poder planificar adecuadamente los entrenamientos y los períodos de descanso, consiguiendo así alcanzar el máximo rendimiento posible.

MARCADORES PSICOLÓGICOS DEL SOBREENTRENAMIENTO

Puesto que el SSE es considerado un trastorno de estrés, se ha propuesto que la evaluación psicológica durante los períodos de entrenamiento puede ser útil para su identificación y prevención [1-3].

En las últimas décadas, esta evaluación psicológica se ha centrado principalmente en tres áreas: aspectos perceptivos, repercusiones emocionales y signos de comportamiento. Los estudios en los que estos parámetros han sido estudiados nos han ofrecido datos de interés respecto a la alteración que se produce en unos y otros durante las fases iniciales (saturación) y avanzadas (agotamiento) del sobreentrenamiento.

sobreentrenamiento y fatiga
Primero, tendríamos las escalas de percepción del esfuerzo, cuyo uso se justifica en la hipótesis de que un organismo fatigado debería percibir los esfuerzos como más intensos o difíciles de soportar, dado que sus recursos han sido menguados.

En segundo lugar, se ha sugerido que existe una gran similitud entre el estado de agotamiento en deportistas y los trastornos depresivos [1,4], aunque la investigación se ha centrado en los estados de ánimo, al tratarse de un constructo más genérico que el de depresión, y sin sus connotaciones clínicas.

Por último, existen una serie de estudios (generalmente pertenecientes al campo de la fisiología del deporte) que incorporan en su metodología el uso de ciertas escalas o cuestionarios que indagan sobre aspectos de la conducta considerados síntomas del SSE [5-10]. Al tratarse de estudios que no están enmarcados en la psicología y cuyas escalas no cuentan con tanto respaldo en la literatura específica no serán tratados en este artículo; no obstante, aparecerán en la bibliografía para todos aquellos que tengáis interés (ver bibliografía recomendada).

ESCALAS ESFUERZO PERCIBIDO

Este tipo de escalas consisten en un constructo psicobiológico que refleja los aspectos subjetivos del esfuerzo. Para ello, lo que se hace es solicitar a los sujetos que evalúen el ejercicio que han realizado.sobreentrenamiento esfuerzo percibido

El instrumento que más se emplea para su valoración es la RPE (Rate of Perceived Exertion) [11], una escala cuya versión original consta de 15 ítems (de 6 a 20) y que frecuentemente van acompañados de anclajes verbales (desde “muy, muy ligero” a “muy, muy duro”). La prueba consiste en que los sujetos respondan a la pregunta “¿Cómo percibes/has percibido el esfuerzo que estás haciendo/acabas de hacer?”, para lo cual debe indicar un número (acompañado o no de un anclaje verbal). En este artículo profundizamos mucho más en su funcionamiento y os presentamos una versión más reciente de dicha escala con una numeración que va de 0 a 10, lo que permite incorporar las propiedades de una escala de razón [12].

En el año 2003, se realizaron una serie de estudios con la intención de conocer la percepción de esfuerzo durante un test máximo realizado en cinta de correr, con una muestra inicial de 39 mujeres y posteriormente repetido en 34 varones. Los resultados obtenidos en ambos casos reflejaban que el grupo con SSE tenía una percepción de esfuerzo mayor en todas las diferentes intensidades de trabajo, a excepción de la máxima capacidad de esfuerzo, la cual no difería entre los dos grupos [13].

CUESTIONARIO DEL PERFIL DE LOS ESTADOS DE ÁNIMO (POMS)

Probablemente, el aspecto que más se ha tenido en cuenta a la hora de valorar el sobreentrenamiento en la Psicología deportiva sea la evaluación de los estados de ánimo. Para ello, la herramienta más empleada es el Cuestionario del Perfil de los Estados de Ánimo (POMS, Profile of Mood States).

Entre los estudios que avalan su uso, quizás uno de los más relevantes y clásicos es el llevado a cabo por Morgan y cols, en el cual se buscó la relación de los estados de ánimo con la saturación mental y el agotamiento de los deportistas mediante un seguimiento del estado de ánimo de 400 nadadores (200 hombres y 200 mujeres) entre 1975 y 1986. Se les administró el POMS en diferentes momentos dentro de las propias sesiones de entrenamiento a lo largo de la temporada, en intervalos de 2 a 4 semanas durante 10 años [14].

sobreentrenamiento nadadores
En los análisis que realizaron se reveló que a medida que las exigencias del entrenamiento iban aumentando se producía un incremento de los trastornos del estado de ánimo (cuanto más duros se volvían los entrenamientos, mayores eran los problemas producidos).

De igual modo, cuando los requerimientos del entrenamiento cesaban, el estado de ánimo se restablecía. Estudios más recientes [15,16]han demostrado que mediante la administración del POMS se pueden identificar sujetos con signos claros de Sobreentrenamiento y, a pesar de que muchos de los estudios se han centrado en nadadores, mediante la administración de la prueba a otros deportistas se ha comprobado que es posible extrapolar los resultados obtenidos a otras especialidades.

PERFILES DEL POMS

Se ha constatado que las personas físicamente activas obtienen puntuaciones que se encuentran por debajo de la media poblacional en los estados de ánimo negativos (tensión, depresión, ira y fatiga), mientras que en la subescala de vigor (único estado de ánimo positivo que refleja el cuestionario) se obtienen puntuaciones que se sitúan por encima de dicha media [17-20]. Cuando se obtienen estas puntuaciones, la gráfica que obtenemos se ha denominado “perfil de iceberg”, debido a la forma que adopta.

sobreentrenamiento poms
En oposición, cuando obtenemos las puntuaciones más altas en las escalas de tensión, depresión, ira y fatiga y, por el contrario, las puntuaciones bajas aparecen en la escala de vigor, la gráfica adopta la forma inversa a la anterior, que ha sido denominada “perfil de iceberg invertido” [1,23]y se ha observado en reiteradas ocasiones en atletas sometidos a períodos de sobreentrenamiento de diversas duraciones e intensidades [1,23,24].

sobrenetrenamiento vigor
Desde PowerExplosive os presentamos una adaptación castellana de dicho cuestionario con la que podréis conocer vuestras puntuaciones y vuestra gráfica en pocos minutos mediante el siguiente Excel. De este modo tendréis una herramienta sencilla con la que detectar un posible sobreentrenamiento lo antes posible, pudiendo así reajustar vuestros entrenamientos de forma más eficiente.

Para llevarlo a cabo únicamente tendréis que valorar cada ítem respondiendo a la pregunta ¿Cómo te has sentido durante la semana pasada, incluyendo el día de hoy?

HOJA EXCEL: POMS – SOBREENTRENAMIENTO

NUEVOS RETOS: REST-Q-SPORT

Un aspecto a tener en cuenta acerca tanto de la percepción de esfuerzo como de los estados de ánimo es que ambos se emplean para monitorizar la manifestación de los procesos de estrés y su influencia a nivel del rendimiento. Sin embargo, recientemente se está empezando a considerar que dichos niveles elevados de estrés de forma prolongada en el tiempo no necesariamente tienen por qué ir acompañados de un estado de sobreentrenamiento si se emplean estrategias adecuadas para la recuperación (recomiendo este artículo).

Desde esta perspectiva, algunos autores sostienen que una de las grandes preocupaciones en la aplicación de la psicología deportiva al sobreentrenamiento debería ser abordar dicho estado no sólo desde la dimensión de estrés (como se está haciendo hasta ahora), sino también complementariamente desde la dimensión de la recuperación [23,24].

A partir de esta teoría sobre el estrés y la recuperación en relación al sobreentrenamiento,) Kellmann y sobreentrenamiento manualKallus (2000, 2001) elaboraron el “Cuestionario de Estrés Recuperación para deportistas” conocido como Rest-Q-Sport, el cual está compuesto por un total de 76 ítems distribuidos en 19 escalas de estrés y recuperación relacionadas con aspectos específicos y no específicos al deporte. El cuestionario pretende revelar de forma aproximada la magnitud con que alguien está física o psíquicamente estresado y, de igual modo, la capacidad individual para emplear estrategias de recuperación (así como cual o cuales está utilizando).

Al comparar la versión española del cuestionario Rest-Q-Sport con el POMS se ha demostrado que siguen una misma tendencia [23-28]. Las puntuaciones más elevadas en los factores y escalas de recuperación del cuestionario Rest-Q-Sport correlacionan positivamente con la escala de Vigor en el POMS. Por su parte, los registros más bajos correspondieron a los factores y escalas negativas de ambos instrumentos (factores de estrés específicos y no específicos del deporte en el Rest-Q-Sport y Tensión, Depresión, Cólera, Fatiga y Confusión en el POMS), y se detectaron correlaciones similares en las versiones del Rest-Q-Sport en otros idiomas.

CONCLUSIÓN

Como apuntaba Foster, el volumen y/o intensidades de trabajo altos incidirán en el sujeto negativamente, en mayor medida si de forma paralela se acompañan de estresores relacionados con la vida cotidiana del deportista (trabajo, descanso alterado, viajes…), hasta el punto de que la incidencia del SSE aumenta tanto en los períodos de sobreentrenamiento como en las temporadas de competición, no necesariamente por un mayor esfuerzo físico sino por asumir una mayor presión o estrés psicológico.

Las herramientas que os presentamos en el artículo han demostrado ser sensibles al sobreentrenamiento y reunir importantes ventajas, tales como su accesibilidad, su carácter no invasivo y la rápida disponibilidad de los resultados que proporcionan.

Por su parte, algunos de los inconvenientes atribuidos a estos instrumentos psicológicos, como son su sensibilidad a estresores externos al entrenamiento, pueden convertirse en ventajas si tenemos en cuenta que al desbordamiento de la capacidad de adaptación (base del SSE) también contribuyen estresores psicológicos ajenos al entrenamiento.

¡Esperamos que os sirvan de ayuda y que podáis sacarles el máximo partido!

Referencias

1. Morgan, W. P., Brown, D. R., Raglin, J. S., O’connor, P. J., & Ellickson, K. A. (1987). Psychological monitoring of overtraining and staleness. British journal of sports medicine, 21(3), 107-114.

2. Verde, T., Thomas, S., & Shephard, R. J. (1992). Potential markers of heavy training in highly trained distance runners. British Journal of Sports Medicine, 26(3), 167-175.

3. Fry, R. W., Grove, J. R., Morton, A. R., Zeroni, P. M., Gaudieri, S., & Keast, D. (1994). Psychological and immunological correlates of acute overtraining.British Journal of Sports Medicine, 28(4), 241-246.

4. Ray, C. (1991). Chronic fatigue syndrome and depression: conceptual and methodological ambiguities. Psychological Medicine, 21(01), 1-9.

5. Jeukendrup, A. E., Hesselink, M. K., Snyder, A. C., Kuipers, H., & Keizer, H. A. (1992). Physiological changes in male competitive cyclists after two weeks of intensified training. International journal of sports medicine, 13(7), 534-541.

6. Snyder, A. C., Jeukendrup, A. E., Hesselink, M. K., Kuipers, H., & Foster, C. (1993). A physiological/psychological indicator of over-reaching during intensive training. International Journal of Sports Medicine, 14(1), 29-32.

7. Hooper, S. L., Mackinnon, L. T., Howard, A., Gordon, R. D., & Bachmann, A. W. (1995). Markers for monitoring overtraining and recovery. Medicine & Science in Sports & Exercise.

8. Brun, J. F., Bouix, O., Fédou, C., El Kamar, M., & Orsetti, A. (1993). Analyse des signes subjectifs du surentraînement sportif chez six adeptes du Tae Kwon Do. Science & sports, 8(1), 17-20.

9. Maslach, C., Jackson, S. E., & Leiter, M. P. (1997). Maslach burnout inventory.Evaluating stress: A book of resources, 3, 191-218.

10. Garcés de Los Fayos Ruiz, E. J., & Canton Chirivella, E. (1995). El cese de la motivación: el síndrome del burnout en deportistas. Revista de Psicología del deporte, 4(2), 0151-160.

11. Borg, G. (1970). Perceived exertion as an indicator of somatic stress. Scand j rehabil med, 2, 92-98.

12. Borg, G. A. (1982). Psychophysical bases of perceived exertion. Med sci sports exerc, 14(5), 377-381.

13. Cook, D. B., Nagelkirk, P. R., Peckerman, A. R. N. O. L. D., Poluri, A. S. H. O. K., LaManca, J. J., & Natelson, B. H. (2003). Perceived exertion in fatiguing illness: civilians with chronic fatigue syndrome. Medicine and science in sports and exercise, 35(4), 563-568.

14. Morgan, W. P., Costill, D. L., Flynn, M. G., Raglin, J. S., & O’Connor, P. J. (1988). Mood disturbance following increased training in swimmers. Medicine & Science in Sports & Exercise.

15. Raglin, J. S., & Morgan, W. P. (1994). Development of a scale for use in monitoring training-induced distress in athletes. International journal of sports medicine, 15(2), 84-88.

16. Filaire, E., Bernain, X., Sagnol, M., & Lac, G. (2001). Preliminary results on mood state, salivary testosterone: cortisol ratio and team performance in a professional soccer team. European journal of applied physiology, 86(2), 179-184.

17. McNair, D. M., Lorr, M., & Droppleman, L. F. (1971). How to use the Profile of Mood States (POMS) in clinical evaluations. Educational and Industrial Testing Service, San Diego.

18. Morgan, W. P. (1985). Selected psychological factors limiting performance: A mental health model. Limits of human performance, 70-80.

19. Morgan, W. P. (1991). Monitoring and prevention of the staleness syndrome. In Proceedings from Second IOC World Congress on Sports Sciences, Barcelona (pp. 19-23).

20. O’Connor, P. J., Morgan, W. P., Koltyn, K. F., Raglin, J. S., Turner, J. G., & Kalin, N. H. (1991). Air travel across four time zones in college swimmers.Journal of Applied Physiology, 70(2), 756-763.

21. Dishman, R. K. (1992). Physiological and psychological effects of overtraining. Eating, Body weight, and performance in athletes. Disorders of Modern Society, 248-272.

22. Wittig, A. F., Houmard, J. A., & Costill, D. L. (1989). Psychological effects during reduced training in distance runners. International journal of sports medicine, 10(2), 97-100.

23. Kellman, M. U., & Underrecovery, M. (2002). Overtraining. Different Con cepts-Similar Impact?. Kellman. K.(eds) Enhancing Recovery. Preventing Underperformance in Athletes, 1, 1-3.

24. Mäestu, J., & Jürimäe, T. (2005). Monitoring of performance and training in rowing. Sports Medicine, 35(7), 597-617.

25. Kallus, K. W., & Kellmann, M. (2000). Burnout in athletes and coaches.Emotions in sport, 209-230.

26. Balaguer, I., Fuentes, I., Meliá, J. L., García-Mérita, M., & Pons, D. (1994). Adaptación del Perfil de Estados de Ánimo (POMS) a una muestra de estudiantes valencianos. In Trabajo presentado al IV Congreso de Evaluación Psicológica. Santiago de Compostela.

27. Andrade Fernández, E. M., Arce Fernández, C., & Seaone Pesqueira, G. (2002). Adaptación al español del cuestionario Perfil de los Estados de Animo en una muestra de deportistas. Psicothema, 14(4), 708-713.

28. González-Boto, R., Salguero, A., Tuero, C., & Márquez, S. (2009). Validez concurrente de la versión española del Cuestionario de Recuperación-Estrés para Deportistas (Rest-Q-Sport). Revista de psicología del deporte, 18(1).

Bibliografía recomendada

• González-Boto, R., Tuero, C., & Márquez, S. (2006). El sobreentrenamiento en el deporte de competición: implicaciones psicológicas del desequilibrio entre estrés y recuperación. Ansiedad y estrés, 12(1).

• González-Boto, R., Molinero, O., Martínez-García, R., Bastos, A. D. A., & Marquéz, S. (2006). La adaptación en el deporte y su relación con el sobreentrenamiento.

• Suay, F., Ricarte, J., & Salvador, A. (2007). Indicadores psicológicos de sobreentrenamiento y agotamiento. Revista de psicología del Deporte, 7(2).

  1. 5 junio, 2016

    Interesante y practicos dos artículos! Pero personalmente más dificil que detectar si me estoy acercando a un SSE o no, es actuar sobre los factores adecuados para reestablecer ese equilibrio entre fatiga y recuperación dentro del entrenamiento, no crees?
    Por cierto, el enlace que has puesto sobre el excel del cuestionario a mi no me sale, dice que hay enlace roto.
    Eso sí, gran trabajo!

  2. 7 junio, 2016

    Muy buen articulo. Pero el link de la tabla excel no me funciona 🙁
    Un saludo y enhorabeuna por vuestro trabajo.

  3. 12 junio, 2016

    Hola Mario Santos,

    Quizá lo más interesante que pretendo que quede claro con el artículo es que la causa del SSE no es únicamente la fatiga propia de los entrenamientos, sino también el estrés que nos acompaña en nuestra vida diaria.

    De este modo, contar con una herramienta que nos indique que el nivel de estrés al que estamos siendo sometidos (tanto en entrenamientos como a nivel extra deportivo) es tan alto que puede sobrepasar nuestra capacidad de recuperación puede ser interesante para ayudarnos a decidir bajar la intensidad de nuestros entrenamientos en un período concreto y disminuir así el total de estrés (puesto que el estrés de nuestra vida diaria muchas veces es más difícil de reducir, por ejemplo si tienes más trabajo de lo normal, estás de exámenes, etc.). De este modo podremos ir ajustando ese equilibrio del que hablas.

    En cuanto al enlace de descarga ya debería funcionaros. Gracias por vuestros comentario, espero que os sirva!

    Un saludo.

2 Trackbacks

  1. […] la primera parte de este artículo analizamos el síndrome del sobreentrenamiento (SSE) desde la perspectiva de la […]

  2. […] evaluación de dichos procesos emocionales y su relación con la lesión deportiva; el cuestionario Profile of Mood States (POMS) es el instrumento más empleado y citado en la literatura científica en el ámbito deportivo […]

Escribir un comentario

*

Your email address will not be published.

Leer entrada anterior
aspartamo
ASPARTAMO: EL EDULCORANTE MÁS POLÉMICO

AUTOR: JOSÉ MARÍA ASPARTAMO: EL EDULCORANTE MÁS POLÉMICO Ya hablamos sobre la seguridad de la sacarina y el acesulfamo-K en...

Cerrar