powerexplosive_cano

AUTOR: ENRIQUE

SARCOPENIA, DINAPENIA Y ENTRENAMIENTO DE FUERZA

El estudio presente [1] nos habla sobre el entrenamiento de fuerza aplicada en personas de edad avanzada para paliar algunas de las consecuencias del proceso de envejecimiento a nivel muscular y funcional en la vida diaria.

Entre estas alteraciones, encontramos la sarcopenia (pérdida de masa) y la dinapenia (pérdida de fuerza y rendimiento físico por la edad) [2]. Estos cambios se relacionan con muchas otras patologías y trastornos como la osteoporosis, osteoartritis, dolor de espalda baja, aumento del riesgo de caída, y la discapacidad general en la actividad diaria.

La participación regular en programas de entrenamiento de resistencia puede minimizar muchas de las alteraciones músculo-esqueléticas que se producen durante el envejecimiento, y puede contribuir a la salud y el bienestar de la población de más edad [1], además de considerarse una potente arma preventiva:

Disminución de:

• Pérdida de la masa y fuerza muscular.

• La pérdida de densidad mineral ósea.

• La incidencia de osteoartritis.

• Dolor musculoesquelético.

Mejora de:

• El control de peso.

• Salud cardiometabólica.

• La capacidad de realizar las actividades diarias.

• La funcionalidad en enfermedades como:

o Osteoartritis

o Dolor de espalda baja

o Artritis reumatoide.

entrenamiento de fuerza dinapenia

En una población aún más específica, como puede ser las mujeres post-menopaúsicas encontramos el siguiente artículo [3] con una muestra de 150 mujeres con estas características. En el estudio se dividieron en 3 grupos:

1. Uno de entrenamiento de fuerza en el cual se realizaban ejercicios de fuerza, core y estabilización en una sesión de 45 minutos.

2. Otro grupo que sólo caminaba a un ritmo de 100 pasos/minuto durante 45 minutos.

3. El último de ellos, el grupo control, que no realizaba actividad física supervisada.

Los resultados se midieron respecto a dos marcadores de resorción del hueso: CTX y Esclerostina (proteína) y un marcador de formación ósea: Fosfatasa alcalina ósea.

Sólo hubo una disminución realmente significativa de la CTX en el grupo de fuerza, no habiendo más diferencias significativas en el resto de grupos ni variables.

Hay que tener en cuenta que sólo se realizó una sesión en este estudio y que aún así hay mejora de la resorción ósea, demostrando [1] que el entrenamiento de fuerza se postula como la opción mas apropiada para la mejora funcional de las personas de edad avanzada.

COMENTARIO

Es ya sabido y demostrado ampliamente en la literatura que hay que utilizar el entrenamiento de fuerza en nuestros mayores. Se hace necesario luchar contra la ideología actual que se tiene de que a partir de 70-80 años únicamente se puede caminar o hacer gimnasia acuática, y más aún si se padece de problemas óseos como osteoporosis, alejándose de cualquier actividad que exija un trabajo muscular y favoreciendo el sedentarismo.

Los ejercicios utilizados en ambas investigaciones son simples y asequibles como: elevación de talones, levantarse varias veces de una silla, plancha isométricas, puentes glúteos, farmer’s walk… muchos con posibilidad de realizarse incluso en casa.

Creo imprescindible inculcar este tipo de hábitos a nuestros mayores, ya sea en su casa o en un centro deportivo guiado por un profesional (sería lo ideal). Más, teniendo en cuenta que en la actualidad cada vez hay más población en este grupo demográfico, surgiendo la necesidad de una “re-educación” de sus hábitos para mejorar su funcionalidad y, en resumen, su calidad de vida.

BIBLIOGRAFÍA

1. Ciolac, E. G., & Rodrigues-da-Silva, J. M. (2016). Resistance Training as a Tool for Preventing and Treating Musculoskeletal Disorders. Sports Medicine, 1-10.

2. Clark BC, Manini TM. (2008) Sarcopenia ≠dynapenia. J Gerontol A Biol Sci Med Sci; 63:829-834.

3. Gombos, G. C., Bajsz, V., Pék, E., Schmidt, B., Sió, E., Molics, B., & Betlehem, J. (2016). Direct effects of physical training on markers of bone metabolism and serum sclerostin concentrations in older adults with low bone mass. BMC Musculoskeletal Disorders,17(1), 1.

  1. 4 agosto, 2016

    Buen artículo sobre el que sólo querría puntualizar una cosilla a nivel de los términos usados. Por lo general, en español no se usa osteoartritis (una traducción directa del inglés), sino artrosis (tanto en el ámbito médico como en la población general). De hecho, osteoartritis es un término que lleva a error por el sufijo -itis, ya que aunque se sabe que en la artrosis hay cierta inflamación, el mecanismo fundamental por el que parece ocurrir es degenerativo.

One Trackback

  1. […] se produce antes que la disminución de la masa ósea [4]. Ello nos puede hacer plantear que el entrenamiento de la fuerza a lo largo de nuestra vida y en etapas más avanzadas, no solo favorezca el conservar y fortalecer la masa muscular, sino que minimice en la medida de lo […]

Escribir un comentario

*

Your email address will not be published.

Leer entrada anterior
dieta
¿POR QUÉ SE FRACASA EN LA DIETA?

AUTOR: MARCOS GUTIÉRREZ ¿POR QUÉ SE FRACASA EN LA DIETA? Como abordó nuestro compañero José María en esta publicación, se...

Cerrar