Ivan alonso

AUTOR: IVÁN ALONSO

LOCUS DE CONTROL: ¿CREES EN LA SUERTE O EN TU TRABAJO?

Es un hecho que la personalidad de un atleta va a determinar su carrera deportiva. Sin embargo, la posibilidad de trabajar sobre aquellos rasgos de personalidad que pueden estar influyendo negativamente en los resultados no siempre se tiene tan en cuenta.

locus-de-control-atletaSi queremos trabajar sobre la personalidad, primero debemos conocer cuáles son los rasgos que más van a influir en nuestro rendimiento deportivo. Por eso, en este artículo hablaremos acerca del llamado “Locus de control” y de cómo las atribuciones que hagamos acerca de nuestros éxitos y fracasos pueden ayudarnos o, por el contrario, dificultar nuestros objetivos.

EN PRIMER LUGAR, ¿QUÉ ES LOCUS DE CONTROL?

Para que podamos comprender a qué hace referencia el constructo “locus de control”, el primer paso es conocer su significado semántico. El vocablo “locus” proviene del latín y significa “sitio”, por lo que la traducción literal podría ser “sitio del control“.

Se trata de un constructo derivado de la teoría del aprendizaje social de Rotter (1954), que fue introducido por el autor a finales de los 50 y que ha recibido mucha atención por parte de las ciencias del comportamiento.

Concretamente, locus de control hace referencia a la predisposición que tiene un individuo a la hora de percibir las causas de los refuerzos.

• Por un lado, se puede estar predispuesto a atribuir un lugar interno, denominado internalidad, que resulta de la percepción de que los refuerzos se deben al propio comportamiento o a las capacidades y aptitudes personales.

• Por otra parte, la externalidad resultaría de la predisposición a adjudicar el origen de los refuerzos a factores externos tales como la suerte, la casualidad, el destino, o cuestiones más concretas, pero sobre las cuales no se tiene control. (Visdomine Lozano y Luciano, 2006).

Posteriormente, diferentes estudios acerca del constructo cuestionaron el valor predictivo de la escala de Rotter, surgiendo de este modo la necesidad de nuevas formulaciones. Es así como en el año 1981, Hanna Levenson postula la multidimensionalidad del constructo Locus de control a partir de la construcción de una escala conocida como la IPC (Internal, Powerful others and Chances) la cual se compone de tres dimensiones, una interna y dos externas.

locus-de-control-ipc

Aunque en un principio el constructo fue concebido como una característica estable y unidimensional (Rotter, 1966), investigaciones posteriores han cuestionado la realidad de este continuo, postulando que internalidad y externalidad son características independientes, y no simplemente dos polos alternativos (Oros, 2005; Wallston, 1997).

¿CÓMO AFECTA A MI RENDIMIENTO DEPORTIVO EL LOCUS DE CONTROL?

En el ámbito deportivo, las atribuciones realizadas tanto por los entrenadores como por los deportistas acerca de los éxitos y fracasos resultan sumamente importantes. Dichas atribuciones afectarán a la motivación del deportista, a la planificación de las actuaciones futuras tanto en entrenamientos como en competición, etc.

Bernard Weiner et al. (1986) elaboraron un modelo atribucional para el éxito y el fracaso. En dicho modelo el eje “Locus de control” parece determinar en mayor medida los sentimientos del deportista ante el resultado conseguido, mientras que el eje “Estabilidad” determinaría las expectativas del deportista en su actuación futura.

locus-de-control-rendimiento

SITUACIONES DE ÉXITO

En primer lugar, si el deportista atribuye su éxito a factores que dependen directamente de él, como el esfuerzo o su habilidad, lo más probable es que se sienta satisfecho y consiga una mayor confianza en sí mismo a la hora de afrontar nuevos retos (expectativas positivas de futuro).

Sin embargo, si el deportista atribuye el éxito a causas externas a él, por ejemplo, al haberse visto favorecido por los árbitros, la suerte o los fallos del contrario, lo más probable es que la confianza en sí mismo sea inferior y que no sienta la misma satisfacción que en el caso anterior.

locus-de-control-exito

Cantón y Checa (2012) encontraron que en las competiciones exitosas, en línea con lo que propone el modelo atribucional de Weiner, realizar una atribución externa, ya sea estable o inestable se relaciona con una menor experimentación de emociones positivas.

En cambio, si el éxito es atribuido a factores internos y estables, como la habilidad, el dominio técnico, etc. los deportistas se sentirán satisfechos y seguirán con expectativas positivas ante futuras actuaciones. Por su parte, si además de internos, se atribuye a factores inestables como son el esfuerzo, la concentración o el entrenamiento se alcanzarán niveles óptimos de expectativas futuras, emociones mucho más positivas y mayor motivación para afrontar nuevas situaciones.

SITUACIONES DE FRACASO

Como señalan Cantón y Checa (2012), ante el fracaso los deportistas experimentan emociones agradables más intensas cuando la atribución realizada es referida a factores externos y estables en el tiempo. Los deportistas sienten emociones más positivas cuando ante el fracaso perciben que “realmente era muy difícil” que cuando piensan “tuve mala suerte”.

Por su parte, si el deportista atribuye su fracaso a factores internos y estables, como la falta de habilidad o capacidad es probable que se sienta frustrado y enfadado generando falta de confianza en sí mismo. Sin embargo, si atribuye su fracaso a causas internas pero inestables, como la falta de esfuerzo o falta de entrenamiento sus expectativas futuras pueden mejorar, así como su nivel de confianza, siendo quizás esta la situación más deseable a pesar de no reportar emociones tan positivas como la externalidad.

Finalmente, es importante señalar que cuando el deportista no responde de forma adecuada ante los fracasos y atribuye los mismos a su falta de habilidad o a factores externos, las consecuencias de los mismos pueden ser muy graves. En estos casos el deportista genera una respuesta negativa y apática, creándose el modelo de “Indefensión aprendida” (Abranson, Seligman y Teasdale, 1979), en el cual se produce una inhibición prácticamente total de la conducta que puede desembocar en una depresión, cobrando especial relevancia en este tipo de situaciones contar con la ayuda de especialistas.

A MODO DE RESUMEN

locus-de-control-resumen

ALGUNOS ESTUDIOS

Dentro del ámbito del deporte, el locus de control y las atribuciones causales han sido variables ampliamente estudiadas (Casais y Dosil, 2006; Fonseca, 1996; 2001; Biddle y Hanrahan, 1998; Dosil, 2004, Morán, 2004). Algunos de los datos más interesantes son:

• Diversas investigaciones han demostrado que las personas con locus de control interno son, por lo general, mejores alumnos, menos dependientes, se manejan mejor frente a situaciones potencialmente estresantes y presentan menos ansiedad y un mejor ajuste social, que los que se caracterizan por su externalidad (Oros, 2005).

• Ntoumahis y Jones (1998) refieren que, los deportistas con un locus de control externo presentan niveles de ansiedad y estrés mayores que los deportistas que poseen un locus de control interno.

• Los deportistas con percepción de control interna están orientados motivacionalmente al aprendizaje y al dominio técnico y no sólo a la competitividad. Por tanto, sus pensamientos implican que el éxito se puede alcanzar, y que un fracaso pude enmendarse (Mojena y Ucha, 2002).

• La percepción de control interno influye positivamente en el rendimiento diario, tanto en el entrenamiento como durante la competición (Mosing et al., 2012).

• Los deportistas que presentan mayor locus de control externo muestran niveles más altos de agresividad, más conductas antideportivas, más ansiedad competitiva, y mayores problemas de atención/concentración (Arnaud, Codou y Palazzolo, 2012; Wallace, Barry, Zeigler-Hill y Green, 2012; Young, 1992).

En cuanto a la capacidad predictiva de este constructo respecto a las lesiones deportivas, es complicado encontrar trabajos con resultados estadísticos significativos que relacionen ambas variables (Andersen y Williams, 1988; Buceta, 1996; Hanson et al, 1992; Kerr y Minden, 1988; Labbe, Weish, Coldmith y Hickman, 1991). Sin embargo, tal y como señala Díaz (2001, pp.54):

“Parece lógico suponer que los deportistas que tienden a percibir sus estado de bienestar y salud como una consecuencia de su conducta tenderán a mostrar unas pautas de adherencia a medidas preventivas más adecuadas, que aquellos que tienden a percibir una falta de control sobre dichas variables”.

locus-de-control-deportista

Bibliografía

• Cantón Chirivella, E., & Checa Esquiva, I. (2012). Los estados emocionales y su relación con las atribuciones y las expectativas de autoeficacia en el deporte. Revista de psicología del deporte, 21(1), 0171-176.

• García, M. J. S. (1997). Personalidad y deporte. Ensayos: Revista de la Facultad de Educación de Albacete, (12), 273-284.

• González-García, H., Pelegrín, A., & Carballo, J. L. El locus de control y su relación con la agresividad en el tenis de mesa.

• López, C. (2014). Autoeficacia y Locus de Control en pacientes con sobrepeso u obesidad en tratamiento de reducción de peso.

• Mieres, H. G., González, N. G., & González, A. F. (2016). La medición de la superstición y su relación con el locus de control. Ridpsiclo, 1(2), 9.

• Mojena, G. M., & Ucha, F. E. G. (2002). Burnout, locus de control y deportistas de alto rendimiento. Cuadernos de psicología del deporte, 2(2).

• Montero, F. J. O., Zafra, A. O., de los Fayos, E. J. G., & Montesinos, M. D. H. (2008). Locus de control y vulnerabilidad a la lesión en fútbol semiprofesional y profesional. Cuadernos de psicología del deporte, 8(2), 101-112.

• Torres, S. F. (2007). Indefensión aprendida y rendimiento en ajedrez. Lecturas: Educación física y deportes, (105), 43.

• Visdómine-Lozano, J. C., & Luciano, C. (2006). Locus de control y autorregulación conductual: revisiones conceptual y experimental. International Journal of Clinical and Health Psychology, 6(3), 729-751.

Referencias

• Abramson, L. Y., Seligman, M. E., & Teasdale, J. D. (1978). Learned helplessness in humans: critique and reformulation. Journal of abnormal psychology, 87(1), 49.

• Andersen, M. B., & Williams, J. M. (1988). A model of stress and athletic injury: Prediction and prevention. Journal of Sport and Exercise Psychology,10(3), 294-306.

• Arnaud, J., Codou, O., & Palazzolo, J. (2012, November). Link between locus of control and competitive anxiety: Study of 150 high-level tennis players. InAnnales Médico-Psychologiques (Vol. 170, No. 9, pp. 642-647). 21 STREET CAMILLE DESMOULINS, ISSY, 92789 MOULINEAUX CEDEX 9, FRANCE: MASSON EDITEUR.

• Biddle, S. hanrahan, S.(1998). Attributions and attributional stile. Advances in sport and exercise psychology, 7-31.

• Buceta, J. M. (1996). Psicología y lesiones deportivas: prevención y recuperación. Librería-Editorial Dykinson.

• Casáis, L., & Dosil, J. (2006). La atribución causal en el ámbito del deporte.Psicología y Deporte. Murcia: Diego Marín.

• Díaz, P. (2001). Estrés y prevención de lesiones. Universidad Nacional de Educación a Distancia.

• Dosil, J. (2004). Psicología de la actividad física y del deporte. McGraw-Hill, Interamericana.

• Fonseca, A. M. (1996). As atribuições causais em contextos desportivos.Manual de psicología do desporto, 333-359.

• Guallar, A., & Balaguer, I. (1994). Percepción e interpretación del éxito y del fracaso. Entrenamiento Psicológico en el deporte. Principios y aplicaciones. Valencia. Albatros Educación.

• Hanson, S. J., McCullagh, P., & Tonymon, P. (1992). The relationship of personality characteristics, life stress, and coping resources to athletic injury.Journal of sport and exercise psychology, 14(3), 262-272.

• Kerr, G., & Minden, H. (1988). Psychological factors related to the occurrence of athletic injuries. Journal of Sport and Exercise Psychology, 10(2), 167-173.

• Labbé, E. E., Welsh, M. C., Coldsmith, B., & Hickman, H. (1991). High school cross country runners: Running commitment, health locus of control and performance. Journal of Sport Behavior.

• Moran, A. (2004). Sport and exercise psychology: A critical introduction. Routledge.

• Mosing, M. A., Pedersen, N. L., Cesarini, D., Johannesson, M., Magnusson, P. K., Nakamura, J., … & Ullén, F. (2012). Genetic and environmental influences on the relationship between flow proneness, locus of control and behavioral inhibition. Plos one, 7(11), e47958.

• Ntoumanis, N., & Jones, G. (1998). Interpretation of competitive trait anxiety symptoms as a function of locus of control beliefs. International Journal of Sport Psychology, 29, 99-114.

• Oros, L. (2005). Locus de control: Evolución de su concepto y operacionalización. Revista de psicología, 14(1), Pág-89.

• Rotter, J. B. (1954). Social learning and clinical psychology.

• Rotter, J. B. (1966). Generalized expectancies for internal versus external control of reinforcement. Psychological monographs: General and applied,80(1), 1.

• Wallace, M. T., Barry, C. T., Zeigler‐Hill, V., & Green, B. A. (2012). Locus of control as a contributing factor in the relation between self‐perception and adolescent aggression. Aggressive Behavior, 38(3), 213-221.

• Wallston, K. A. (1997). Perceived control and health behaviour. Cambridge handbook of psychology, health and medicine, 1.

• Weiner, B. (1986). An attributional theory of achievement motivation and emotion. In An attributional theory of motivation and emotion (pp. 159-190). Springer US.

• Young, T. J. (1992). Locus of control and perceptions of human aggression.Perceptual and motor skills, 74(3 suppl), 1016-1018.

  1. 14 octubre, 2016

    Por otra parte, antes de cualquier actividad física o competición, tú ya haces las atribuciones, que son las que determinan tu motivación, es decir, si tú ya vas pensando que es muy difícil lograr el éxito por la dificultad de esa competición, porque la gente con quien te mides es mejor que tú, tu motivación se ve afectada y es cuando durante la competición actúa tu habilidad y tu esfuerzo, bien pues si se finaliza esa competición con éxito, tu atoconfianza aumentará ya que tus expectativas iniciales eran de fracaso debido a la dificultad. Por lo tanto, no siempre resulta negativo ver algo como muy difícil, pues el trabajo está hecho y aunque surjan las dudas en el último momento, conseguir los resultados que querías será un plus para tu motivación intrínseca.

Escribir un comentario

*

Your email address will not be published.

Leer entrada anterior
ultrasonido
ULTRASONIDOS: EFICACIA E INFORMACIÓN BÁSICA

AUTOR: CARLOS GUSTILLO ULTRASONIDOS: EFICACIA E INFORMACIÓN BÁSICA Los ultrasonidos (US) son utilizados para tratar disfunciones musculoesqueléticas. Muchos tenemos algún...

Cerrar