Alvaro Casadesus

AUTOR: ALVARO CASADESUS

LESIONES MUSCULARES EN EL FÚTBOL

INTRODUCCIÓN Y EPIDEMIOLOGÍA

El fútbol es uno de los deportes más populares a nivel mundial, como se puede ver, por el incremento del número de participantes. En la actualidad lo practican unos 265 millones de personas, aproximadamente un 10% más que hace seis años (242 millones). Si a esto le sumamos el número total de árbitros tenemos un total de 270 millones de personas que están directamente implicadas en el mundo del fútbol. Lo que es un 4% de la población mundial, o lo que es lo mismo, 1 de cada 25 personas en el mundo.(1)

Según diversos estudios, en el fútbol hay una incidencia de lesiones que varía entre 6 y 9 por cada 100 horas de exposición (2).

Fuller et al (3) proponen una definición de lesión para poder llegar a un consenso, ya que no existe una definición generalmente aceptada por todos para los estudios epidemiológicos (4). La definición es la siguiente:

“Cualquier queja física por parte de un jugador que resulte de un partido de fútbol o de un entrenamiento de este deporte, independientemente de la necesidad de atención médica o pérdida de tiempo de las actividades futbolísticas. Una lesión que termina con el jugador recibiendo atención médica se conoce como; “una lesión de atención médica” (medical-attention injury) y una lesión que termina con el jugador siendo incapaz de participar plenamente en futuros partidos o entrenamientos de fútbol se conoce como, “lesión con pérdida de tiempo” (time-loss ilesion-inferiornjury).”

En cuanto a la localización de las lesiones, tenemos que entre el 72% y el 89% se encuentran en el miembro inferior (2,5), siendo la extremidad inferior donde más lesiones ocurren según diversos artículos. (4)
Si nos fijamos en la tipología de la lesión en el fútbol, podemos encontrar que las lesiones más comunes son las de tipo muscular, siendo más del 30% de todas las lesiones. (6)

Ekstrand et al (5) afirman que las lesiones musculares representan entre un 20% y un 37% de todas las lesiones que conllevan una ausencia de la actividad deportiva en un nivel profesional masculino.

Según Woods et al (7) las distensiones de isquiosurales representan el 12% de todas las lesiones. Estos resultados son comparables a otro estudio, el de Petersen et al (8) dice que las lesiones de isquiosurales son las más prevalentes en el fútbol, entre un 12% y un 16% del total de las lesiones.

En otro deporte de características similares, como es el fútbol Australiano, se ha observado una media de 6 lesiones de isquiosurales por club y temporada, lo que supone un 15% del total de lesiones. (9)

En el estudio de Woods et al (7) observaron que el músculo más lesionado era el bíceps femoral, con un 53%. Este hecho lo apoyan otros artículos, como se puede ver en el mismo estudio.

DIAGNÓSTICO

En cuanto al diagnóstico radiológico de las lesiones agudas de isquiosurales, encontramos que las radiografías no son de gran utilidad, a no ser que se sospeche de posibles fracturas por avulsión. Pero en cambio, podemos ver que tanto la ecografía como la resonancia magnética (RM) sí que son de gran utilidad, aunque la RM es considerada superior para la evaluación de lesiones situadas en porciones más profundas del músculo. (10)

¿CUÁNDO OCURRE LA LESIÓN?

La lesión muscular de isquiosurales ocurre mientras se corre o esprinta, en la fase final del balanceo cuando los isquiosurales están trabajando para frenar la extensión de rodilla, el músculo produce una tensión mientras se está estirando. Justo cuando el músculo tiene que pasar de hacer un trabajo excéntrico, para frenar la extensión de rodilla, a hacer un trabajo concéntrico para convertirse en extensor de cadera, es cuando este es más vulnerable a lesionarse. (8,11,12)

lesion-isquiosurales

FACTORES DE RIESGO

Respecto a los factores de riesgo tenemos que estos se pueden dividir tanto en intrínsecos (aquellos relacionados con la persona) como en extrínsecos (los que están relacionados con el ambiente que nos rodea) (13)

La edad, como factor intrínseco, es un factor de riesgo de lesión de isquiosurales (7,11,13,14,15,16,17,18). Freckleton et al (11) dicen que los jugadores de mayor edad sufren más lesiones de isquiosurales que jugadores de menor edad, a su vez el artículo de Woods et all (7) encontró que los jugadores de edad comprendida entre 17 y 22 años se lesionan menos que los de mayor edad.

Otro factor de riesgo es haber sufrido una lesión previa de isquiosurales (7,11,13,14,15,17,18,19). Esto puede ser debido a la formación de tejido cicatricial no funcional, que se asocia con una alteración en las características de extensibilidad del tejido muscular, reducida flexibilidad, reducciones persistentes en la fuerza excéntrica y una alteración de la biomecánica de la extremidad inferior. (19)

También podemos encontrar la fatiga como otro factor de riesgo de lesiones (16,18,19,20,21). Este hecho se puede ver respaldado por el dato de que la mayoría de las lesiones de isquiosurales ocurren en las fases finales de cada una de las partes del partido. (5,7,20)

Otros factores de riesgo en las lesiones de isquiosurales pueden ser los siguientes:

Déficit de extensibilidad (11,14,16,21).

Desequilibrios musculares (7,11,13,18,19).

Calentamiento insuficiente (7,16,21).

La raza (7,15) en especial los Aborígenes Australianos, y la raza negra tanto de África como del Caribe, puede ser un factor de riesgo de lesiones de isquiosurales, aunque hace falta más evidencia para poder saber el verdadero impacto. (19)

PREVENCIÓN

Se ha demostrado que el entrenamiento de la fuerza excéntrica de isquiosurales está garantizado para tratar de reducir la incidencia y recurrencia de las lesiones de estos.(20)

El fortalecimiento excéntrico ha demostrado su efectividad en la reducción de distensiones musculares en futbolistas profesionales (15), hecho que reafirma otro estudio que concluye que la incorporación de ejercicios excéntricos de isquiosurales ha probado que reduce la incidencia de distensiones musculares de los isquiosurales. (10)

Uno de los ejercicios de fuerza excéntrica cuya eficacia ha sido documentada en la prevención de las lesiones de isquiosurales es el Nordic Hamstring Exercise (NHE). (8,14,19,21)

Los equipos de fútbol de élite que incluyeron NHE como parte de su pre temporada y también durante la temporada, tuvieron una reducción de un 65% en lesiones de distensión de isquiosurales comparado con los equipos que no lo hicieron. (19)

NHE disminuyó el número de lesiones de isquiosurales tanto de las nuevas como las recurrentes. (8)

Por último, otro estudio determina que NHE aumenta la fuerza excéntrica más que los ejercicios de entrenamiento de resistencia tradicionales. (21)

Respecto al entrenamiento de la flexibilidad encontramos que aunque la falta de esta es un factor de riesgo (7,11,16,18,21) y que los estiramientos son comúnmente promovidos para la prevención de las lesiones de isquiosurales, no se ha podido demostrar que la utilización de un programa de estiramientos reduzca las lesiones de dicha musculatura. (10) Este hecho lo confirman otros artículos como el de Opar et al (19) que dice que el entrenamiento de flexibilidad no reduce el riesgo de lesiones de isquiosurales y concluye que hacen falta más estudios. Mientras que Arnason et al (14) afirman que no hubo efecto alguno sobre la reducción de dichas lesiones, utilizando un entrenamiento de la flexibilidad en jugadores de élite.

BIBLIOGRAFÍA

1.- Kunz M. Big Count. FIFA Magazine 2007 July; 10-15.

2.- Fuller C.W, Ekstrand J, Junge A, Andersen TE, Bahr R, Dvorak J, Hägghund M, McCrory T, Meeuwisse WH. Consensus statement on injury definitions and data collection procedures in studies of football (soccer) injuries. Scand J Med Sci Sport 2006; 16 : 83-92.

3.- Llana Beloch S, Perez Soriano P, Lledó Figueres E. La epidemiología en el fútbol: una revisión sistemática. RIMCAFD 2010 Enero; 10 (37): 22-44.

4.- Noya Salces J, Sillero Quintana M. Epidemiología de las lesiones en el fútbol profesional español en la temporada 2008-2009. Archivos de medicina del deporte 2012; XXIX (150): 750-766.

5.- Ekstrand J, Hägglund M, Waldén M. Epidemiology of Muscle Injuries in Professional Football (soccer). AM J sports Med 2011 February; 39: 1226-1232.

6.- Rodas G, Pruna R, Til LL; Marti C. Guía de práctica clínica de las lesiones musculares. Epidemiología, diagnóstico, tratamiento y prevención. Apunts medicina de l’esport. 2009 Febrero; 44 (164): 179-203.

7.- Woods C, Hawkins RD, Maltby S, Hulse M, Thomas A, Hodson A. The football association medical research programme: an audit of injuries in professional football – analysis of hamstring injuries. Br J Sports Med 2004; 38: 36-41.

8.- Petersen J, Thorborg K, Nielsen MB, Budtz-Jorgensen E, Hölmich P. Preventive effect of Eccentric training on acute Hamstring injuries in Men’s soccer: A cluster-randomized Controlled trial, Am J Sports Med 2011; 39: 2296-2303.

9.- Orchard J, Seward H. Epidemiology of injuries in the Australian football league, season 1997-2000. Br J Sports Med 2002; 36: 39-45.

10.- Heiderscheit B, Sherry M, Silder A, Chumanov E, Thelen D. Hamstring strain injuries: Recommendations for Diagnosis, Rehabilitation and Injury Prevention. J Orthop Sports Phys Ther 2010; 40 (2): 67-81.

11.- Freckleton G, Pizzari T. Risk factors for hamstring muscle strain injury in sport: a systematic review and meta-analysis. Br J Sports Med 2013; 47: 351-358.

12.- Petersen J, Hölmich P. Evidence based prevention of hamstring injuries in sport. Br J Sports Med 2005; 39: 319-323.

13.- Dvorak J, Junge A. Football injuries and Physical Symptoms. A review of the literature. AM J Sports Med 2000; 28 (5): S3-S9.

14.- Arnason A, Andersen TE, Holme I, Engebresten L, Bahr R. Prevention of hamstring strains in elite soccer: an intervention study. Scand J Med Sci Sports 2008; 18: 40-48.

15.- Prior M, Guerin M, Grimmer K. An Evidence – Based Approach to Hamstring Strain injury: A Systematic Review of the literature. AOSSM 2009 mar-apr; 1 (2): 154-164.

16.- Van Beijsterveldt A, Van de Port I, Verejken A, Backxs F. Risk factors for Hamstring injuries in Male soccer players: A systematic review of prospective studies. Scand J Med Sci Sports 2013; 23: 253-262.

17.- Arnason A, Sigurdsson S, Gudmundsson A, Holme I Engebretsen L, Bahr R. Risk factors for injuries in football. AM J Sports Med 2004; 32 (1): 5S-16S.

18.- Hägglund M, Waldén M, Ekstrand J. Risk factors for lower Extremity Muscle injury in Professional Soccer: The UEFA injury study. AM J Sports Med 2013; 41: 327-335.

19.- Opar D, Williams M, Shield A. Hamstring Strains Injuries. Factors that lead to injury and re-injury. Sports Med 2012;42 (3): 209-226.

20.- Greig M, Siegler J. Soccer-Specific Fatigue and Eccentric Hamstring muscle strength. JAT 2009; 44 (2): 180-184.

21.- Clark R. Hamstring injuries: Risk Assessment and injury prevention. Ann Acad Med Singapore 2008; 37: 341-346.

  1. 25 enero, 2016

    Felicitaciones por el artículo! muy bien explicado y me parece excelente que incluya un ejercicio de prevención, todos los artículos sobre lesiones deberían hablar sobre los ejercicios de fuerza/movilidad/estabilidad para prevenirlas.

    Gracias.

Escribir un comentario

*

Your email address will not be published.

Leer entrada anterior
AiUHsWbhWd8.jpg
LAS PERSONAS MÁS FUERTES – #CAMPEONATOPOWEREXPLOSIVE

¿Quienes son las personas más fuertes del #campeonatopowerexplosive? Hace unas semanas, lancé el primer campeonato online de dominadas + press...

Cerrar