Ivan alonso

AUTOR: IVÁN ALONSO

LA MÚSICA EN EL RENDIMIENTO DEPORTIVO

La mayoría de nosotros relacionamos la actividad física con escuchar música. Es difícil imaginar un centro deportivo donde no se ponga música de fondo (aeróbic, spinning, bodypump…), eventos deportivos que no usen música para crear emoción y motivar a los participantes o simplemente una persona que salga a correr por la calle sin auriculares.

Por su parte, también son muchos los deportistas de élite que afirman sentirse “mejor preparados” a la hora de afrontar una competición cuando escuchan música para “estimularse”.

rendimiento-frase

¿Realmente hay alguna razón fundamentada para ello? ¿Puede la música producir un efecto ergogénico? ¿Puede ayudarme a mejorar en mi deporte?

Aunque mi compañero Mario ya escribió al respecto en este artículo (lectura muy recomendada antes de continuar), en esta ocasión realizaremos un análisis un poco más extenso con la intención de complementar dicha información y contestar de la forma más exhaustiva posible las preguntas planteadas.

INTRODUCCIÓN

Los primeros trabajos que relacionan el efecto de la música con el rendimiento deportivo se remontan al año 1902, cuando MacDougal (1902) postuló que el ritmo de la música ayudaba a la ejecución de los movimientos.

A pesar de que ya se hablaba de esta relación, en realidad el término “ergogénico” propiamente dicho y atribuido a la música no fue recogido por la literatura médica hasta el año 1972, en el artículo de revisión de Lucaccini & Kreit (1972).

Dicha acepción comienza a ser utilizada en base a las teorías de la “percepción selectiva” (Broadbent, 2013) y de la “atención focalizada” (Hernández‐Peón et al., 1961) según las cuales el sistema nervioso solo puede atender a un estímulo (Copeland & Franks, 1991; Nideffer, 1976; Pennebaker & Lightner, 1980). Esto hizo plantear la hipótesis de que mediante la estimulación musical del SNC la aparición de la fatiga podría retrasarse.

Este posible uso de la música con fines de regulación del afecto y la estimulación ha llevado a que en la última década se haya producido un fuerte incremento del número de estudios que examinan los posibles efectos ergogénicos de la música en el deporte.

Para poder estudiar estas cuestiones se han utilizado diferentes parámetros psico-fisiológicos, como la frecuencia cardíaca (HR), el Rango de Esfuerzo Percibido (RPE) de Borg, el lactato sanguíneo, la presión arterial (BP), la Encuesta de Actividad Física (PAQ) o la Escala de Sentimiento Bipolar, entre otros muchos.

ESTUDIOS SOBRE LA INFLUENCIA DE LA MÚSICA EN EL DEPORTE AERÓBICO

rendimiento-adaptacion

Aunque no todos, gran parte de los estudios existentes encuentran una relación significativa entre escuchar música y un mayor rendimiento en el ejercicio aeróbico.

Los resultados más consistentes al respecto (ejercicio aeróbico y tests de VO2) han sido arrojados cuando la selección musical la han realizado los propios participantes, tanto en los ejercicios de intensidad máxima como en los ejercicios de intensidad submáxima (LeBlanc et al., 1988).

Una de las posibles explicaciones propuestas para la mejora del rendimiento sería que la música puede proporcionar un efecto de distracción temporal sobre algunas de las señales interiores del cuerpo que se asocian con la fatiga. Sin embargo, en lo que respecta a la capacidad de trabajo máxima, la música no parece proporcionar un efecto ergogénico que supere las propias limitaciones fisiológicas del cuerpo.

rendimiento-carreraVarios estudios (Anshel, 1978; Bates & Horvath, 1971; Macdougall, 1902; Mikol & Denny, 1955) plantean la posible existencia de una predisposición innata e inconsciente en el ser humano a sincronizar rítmicamente sus movimientos corporales con el ritmo de la música. Muchos autores se basan en este hecho para explicar algunos de los hallazgos encontrados respecto al potencial ergogénico de la música en el ejercicio aeróbico.

Su hipótesis es que la menor percepción de esfuerzo estaría relacionada con una menor respuesta simpática al ejercicio gracias al efecto “relajante” de la música. Al haber una menor actividad simpática (menor concentración de catecolaminas circulantes) se produciría una vasoconstricción arteriolar menor, favoreciendo a su vez una mejor perfusión al músculo esquelético en actividad (menor producción de lactato y mejor aclaramiento) y con una respuesta cronotrópica y tensional menor.

Antes de pasar al ejercicio anaeróbico, otro aspecto especialmente relevante es la tendencia encontrada por Atkinson et al., (2004) a realizar los primeros km de las pruebas en las que se escucha música con velocidades iniciales mucho mayores que en la prueba sin música, lo cual, de no poder mantener el mismo esfuerzo hasta el final, podría conllevar un gasto inadecuado de energía en una competición real. En tal caso la música podría estar actuando más bien como un estimulante negativo.

ESTUDIOS SOBRE LA INFLUENCIA DE LA MÚSICA EN EL DEPORTE ANAERÓBICO

rendimiento-tabla

La cantidad de estudios que han investigado los efectos de la música sobre el rendimiento en series supramáximas es considerablemente menor que en el caso de ejercicios aeróbicos. Además, a pesar de que en los últimos años se han realizado más publicaciones al respecto, los tests anaeróbicos continúan mostrando resultados inconsistentes.

Un hecho a destacar es que la mayoría de estudios que miden las respuestas fisiológicas a la música en ejercicios máximos se han centrado en examinar el efecto de la música durante la propia realización de los mismos. Por norma general, esto no resulta representativo de situaciones reales, dado que en la mayoría de deportes no se puede escuchar música durante la competición. Por esta razón, parece que los momentos más interesantes para analizar la capacidad ergogénica de la música serían durante el calentamiento y/o durante la recuperación.

En este sentido, merecen una especial atención los estudios de Chtourou (2012) y Jarraya (2012), los cuales encontraron una potencia máxima significativamente mayor en el grupo que realizó el calentamiento con música. Estos resultados demuestran que la música durante el calentamiento puede aumentar fisiológicamente el rendimiento del ejercicio anaeróbico.

Resulta también especialmente interesante el estudio de Eliakin et al., (2007) por revelar que la música tiene un efecto significativo en el calentamiento y que, por tanto, podría tener un pasajero efecto beneficioso en el rendimiento anaeróbico.

Finalmente, en lo que respecta a la recuperación, algunos trabajos han constatado una disminución significativa de hormonas de estrés (betaendorfinas y cortisol) solo con escuchar música (Miller, 1984; Möckel et al., 1994).

rendimiento-pesas

OTRAS POSIBLES APLICACIONES DE LA MÚSICA EN EL DEPORTE

Lesiones deportivas

La posibilidad de reducir el dolor mediante intervenciones con música en el entorno clínico sanitario ha despertado mucha expectación en los últimos años. En este sentido, revisiones recientes han demostrado que este tipo de intervenciones musicales pueden tener efectos positivos en la reducción de la ansiedad y el dolor (Nilsson, 2008).

Población sedentaria

La falta de motivación por parte de la población a la hora de realizar actividad física está contribuyendo a que su peso corporal sea muchas veces poco saludable (van der Vlist, Bartneck & Mäueler, 2011).

Teniendo en cuenta que la menor sensación de esfuerzo percibido parece resultar más notaria en individuos sedentarios (Boutcher & Trenske, 1990; Copeland & Franks, 1991; Johnson & Siegel, 1987; Schwartz, Fernhall & Plowman, 1990), la música puede ayudar a motivar y retrasar la fatiga en estas personas, lo cual podría favorecer una mayor adherencia a la práctica deportiva. (Elliott, Carr & Orme, 2005; Gfeller, 1998; Karageorghis & Terry, 1997; Karageorghis, Terry & Lane, 1999; Ziv & Lidor, 2011).

Mejorar la ejecución del gesto deportivo

Dillon (1952) y Beisman (1967) encontraron ya hace tiempo que la música puede ayudar en el aprendizaje de nuevas habilidades motoras. Más recientemente, trabajos como el de Ferguson et al. (1994) han encontrado una relación significativa entre escuchar música y mejoras en la ejecución del gesto deportivo.

rendimiento-musica

REFLEXIÓN FINAL

La mayor parte de los hallazgos encontrados hasta el momento parecen apuntar a un posible efecto positivo de la música sobre el rendimiento físico, sobre todo, en el caso del ejercicio aeróbico. Sin embargo, no debemos obviar que los resultados encontrados son muchas veces contradictorios, por lo que resulta evidente la necesidad de seguir investigando al respecto antes de sacar conclusiones precipitadas.

Aunque a lo largo del artículo nos hemos centrado en los posibles efectos psicofisiológicos que produce la música, tal y como sugiere Gfeller (1988), muchas veces su papel “ergogénico” aparece solo si la canción escuchada está relacionada con algún hecho extramusical, por ejemplo la película de Rocky o un evento olímpico.

Incluso en alto nivel, varios estudios de cuestionario han informado que los atletas escuchan muchas veces música únicamente con la intención de regular estados afectivos tanto positivos como negativos (Bishop, Karageorghis & Loizou, 2007; Stevens y Lane, 2001; Terry, Dinsdale, Karageorghis y Lane, 2006).

Lo que pretendemos trasmitir es que, independientemente de que la mejora del rendimiento sea una característica de la música per se, si la vivencia personal y la interpretación que da el deportista a una determinada canción es positiva, es muy probable que se produzcan mejoras (Karageorghis & Terry, 1997).

Si consideras que escuchar tu música favorita te ayuda a correr distancias más largas, a levantar más kg o a realizar una mejor técnica, desde PowerExplosive te animamos a que no dejes de hacerlo y superarte cada día.

rendimiento-brazo

Bibliografia

• Brooks, K., & Brooks, K. (2010). Aumento del rendimiento deportivo a través del uso de la música. PubliCE Premium.

• Chtourou, H., Jarraya, M., Aloui, A., Hammouda, O., & Souissi, N. (2012). The effects of music during warm-up on anaerobic performances of young sprinters. Science & Sports, 27(6), e85-e88.

• Corona, J. A. A., & Vargas, L. F. A. (2013). Efecto de la intensidad de la música en el rendimiento durante la realización de ejercicio Ad Libitum en cicloergómetro. PENSAR EN MOVIMIENTO: Revista de Ciencias del Ejercicio y la Salud, 11(2), 3.

• Guillén, F., & Ruiz-Alfonso, Z. (2015). Influencia de la música en el rendimiento físico, esfuerzo percibido y motivación. Revista internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física del Deporte.

• Hagen, J., Foster, C., Rodríguez-Marroyo, J., De Koning, J. J., Mikat, R. P., Hendrix, C. R., & Porcari, J. P. (2013). The effect of music on 10-km cycle time-trial performance. Int J Sports Physiol Perform, 8, 104-106.

• Laukka, P., & Quick, L. (2013). Emotional and motivational uses of music in sports and exercise: a questionnaire study among athletes. Psychology of music, 41(2), 198-215.

• Leyes, J. Y. (2006). Influencia de la música en el rendimiento deportivo. Apunts. Medicina de l’Esport, 41(152), 155-165.

Referencias

• Anshel, M. H., & Marisi, D. Q. (1978). Effect of music and rhythm on physical performance. Research Quarterly. American Alliance for Health, Physical Education and Recreation, 49(2), 109-113.

• Atkinson, G., Wilson, D., & Eubank, M. (2004). Effects of music on work-rate distribution during a cycling time trial. International Journal of Sports Medicine, 25(08), 611-615.

• Bates, F. C., & Horvath, T. (1971). Discrimination learning with rhythmic and nonrhythmic background music. Perceptual and Motor Skills, 33(3 suppl), 1123-1126.

• Beisman, G. L. (1967). Effect of rhythmic accompaniment upon learning of fundamental motor skills. Research Quarterly. American Association for Health, Physical Education and Recreation, 38(2), 172-176.

• Bishop, D. T., Karageorghis, C. I., & Loizou, G. (2007). A grounded theory of young tennis players’ use of music to manipulate emotional state.

• Boutcher, S. H., & Trenske, M. (1990). The effects of sensory deprivation and music on perceived exertion and affect during exercise. Journal of sport and exercise psychology, 12(2), 167-176.

• Broadbent, D. E. (2013). Perception and communication. Elsevier.

• Chtourou, H., Jarraya, M., Aloui, A., Hammouda, O., & Souissi, N. (2012). The effects of music during warm-up on anaerobic performances of young sprinters. Science & Sports, 27(6), e85-e88.

• Copeland, B. L., & Franks, B. D. (1991). Effects of types and intensities of background music on treadmill endurance. The Journal of sports medicine and physical fitness, 31(1), 100-103.

• Corona, J. A. A., & Vargas, L. F. A. (2013). Efecto de la intensidad de la música en el rendimiento durante la realización de ejercicio Ad Libitum en cicloergómetro. PENSAR EN MOVIMIENTO: Revista de Ciencias del Ejercicio y la Salud, 11(2), 3.

• Crust, L. (2004). Effects of familiar and unfamiliar asynchronous music on treadmill walking endurance. Perceptual and motor skills, 99(1), 361-368.

• Dillon, E. K. (1952). A study of the use of music as an aid in teaching swimming. Research Quarterly. American Association for Health, Physical Education and Recreation, 23(1), 1-8.

• Eliakim, M., Meckel, Y., Nemet, D., & Eliakim, A. (2007). The effect of music during warm-up on consecutive anaerobic performance in elite adolescent volleyball players. International journal of sports medicine, 28(04), 321-325.

• Elliott, D., Carr, S., & Orme, D. (2005). The effect of motivational music on sub-maximal exercise. European Journal of Sport Science, 5(2), 97-106.

• Ferguson, A. R., Carbonneau, M. R., & Chambliss, C. (1994). Effects of positive and negative music on performance of a karate drill. Perceptual and motor skills, 78(3 suppl), 1217-1218.

• Gfeller, K. (1988). Musical components and styles preferred by young adults for aerobic fitness activities. Journal of Music Therapy, 25(1), 28-43.

• Guillén, F., & Ruiz-Alfonso, Z. (2015). Influencia de la música en el rendimiento físico, esfuerzo percibido y motivación. Revista internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física del Deporte.

• Hagen, J., Foster, C., Rodríguez-Marroyo, J., De Koning, J. J., Mikat, R. P., Hendrix, C. R., & Porcari, J. P. (2013). The effect of music on 10-km cycle time-trial performance. Int J Sports Physiol Perform, 8, 104-106.

• Hernández‐Peón, R., Brust‐Carmona, H., Peñaloza‐Rojas, J., & Bach‐y‐Rita, G. (1961). The efferent control of afferent signals entering the central nervous system. Annals of the New York Academy of Sciences, 89(5), 866-882.

• Jarraya, M., Chtourou, H., Aloui, A., Hammouda, O., Chamari, K., Chaouachi, A., & Souissi, N. (2012). The effects of music on high-intensity short-term exercise in well trained athletes. Asian journal of sports medicine, 3(4), 233.

• Johnson, J. A. M. E. S., & Siegel, D. O. N. A. L. D. (1987). Active vs. passive attentional manipulation and multidimensional perceptions of exercise intensity. Canadian journal of sport sciences= Journal canadien des sciences du sport, 12(1), 41-45.

• Karageorghis, C. I., & Terry, P. C. (1997). The psychophysical effects of music in sport and exercise: A review. Journal of Sport Behavior, 20(1), 54.

• Karageorghis, C. I., Drew, K. M., & Terry, P. C. (1996). Effects of pretest stimulative and sedative music on grip strength. Perceptual and motor skills, 83(3 suppl), 1347-1352.

• Karageorghis, C. I., Terry, P. C., & Lane, A. M. (1999). Development and initial validation of an instrument to assess the motivational qualities of music in exercise and sport: The Brunel Music Rating Inventory. Journal of sports sciences, 17(9), 713-724.

• LeBlanc, A., Colman, J., McCrary, J., Sherrill, C., & Malin, S. (1988). Tempo preferences of different age music listeners. Journal of research in music education, 36(3), 156-168.

• Lister, S. (2005). Why music makes you exercise 20% harder. The Times, 21.

• Lucaccini, L. F. and Kreit, L. H. (1972). Music. In Morgan, W. P. (ed.) Ergogenic Aids and Muscular Performance, 235–62. New York: Academic Press.

• Macdougall, R. (1902). The relation of auditory rhythm to nervous discharge. Psychological Review, 9(5), 460.

• Mikol, B., & Denny, M. (1955). The effect of music and rhythm on rotary pursuit performance. Perceptual and motor skills, 5(1), 3-6.

• Miller, E. C. (1984). The Effects of Portable Stero Headphones on Beta-endorphin-like Immunoreactivity, Heart Rate, Lactate Concentration and Perceived Exertion During Submaximal Exercise. Ohio State University.

• Möckel, M., Röcker, L., Störk, T., Vollert, J., Danne, O., Eichstädt, H., … & Hochrein, H. (1994). Immediate physiological responses of healthy volunteers to different types of music: cardiovascular, hormonal and mental changes. European journal of applied physiology and occupational physiology, 68(6), 451-459.

• More questions with Michael Phelps. (2007, April 19). Time. Retrieved September 5, 2011, from http://www.time.com/time/arts/article/0,8599,1612765,00.html

• Nideffer, R. M. (1976). Test of attentional and interpersonal style. Journal of personality and social psychology, 34(3), 394.

• Nilsson, U. (2008). The anxiety-and pain-reducing effects of music interventions: a systematic review. AORN journal, 87(4), 780-807.

• Pennebaker, J. W., & Lightner, J. M. (1980). Competition of internal and external information in an exercise setting. Journal of personality and social psychology, 39(1), 165.

• Pujol, T. J., & Langenfeld, M. E. (1999). Influence of music on Wingate Anaerobic Test performance. Perceptual and motor skills, 88(1), 292-296.

• Schwartz, S. E., Fernhall, B., & Plowman, S. A. (1990). Effects of Music on Exercise Performance. Journal of Cardiopulmonary Rehabilitation and Prevention, 10(9), 312-316.

• Stevens, M. J., & Lane, A. M. (2001). Mood-regulating strategies used by athletes. Athletic Insight, 3(3), 1-12.

• Szabo, A., Small, A., & Leigh, M. (1999). The effects of slow-and fast-rhythm classical music on progressive cycling to voluntary physical exhaustion. Journal of Sports Medicine and Physical Fitness, 39(3), 220.

• Szmedra, L., & Bacharach, D. W. (1998). Effect of music on perceived exertion, plasma lactate, norepinephrine and cardiovascular hemodynamics during treadmill running. International journal of sports medicine, 19(01), 32-37.

• Terry, P. C., Dinsdale, S. L., Karageorghis, C. I., & Lane, A. M. (2006). Use and perceived effectiveness of pre-competition mood regulation strategies among athletes.

• Van der Vlist, B., Bartneck, C., & Mäueler, S. (2011). moBeat: Using interactive music to guide and motivate users during aerobic exercising. Applied psychophysiology and biofeedback, 36(2), 135-145.

• Yamamoto, T., Ohkuwa, T., Itoh, H., Kitoh, M., Terasawa, J., Tsuda, T., … & Sato, Y. (2003). Effects of pre-exercise listening to slow and fast rhythm music on supramaximal cycle performance and selected metabolic variables. Archives of physiology and biochemistry, 111(3), 211-214.

• Yamashita, S., Iwai, K., Akimoto, T., Sugawara, J., & Kono, I. (2006). Effects of music during exercise on RPE, heart rate and the autonomic nervous system. Journal of Sports Medicine and Physical Fitness, 46(3), 425.

• Ziv, G., & Lidor, R. (2011). Music, exercise performance, and adherence in clinical populations and in the elderly: A review. Journal of Clinical Sport Psychology, 5(1), 1.

  1. 3 diciembre, 2016

    Puedo dar fe de ello, sobre todo en ejercicios en donde la carga es elevado como el peso muerto o la sentadilla.
    Mis máximos, tanto 1RM como XRM, los he sacado siempre con ese pequeño impulso que te pega la música.

    ¡Buen artículo!

One Trackback

  1. […] Vía POWEREXPLOSIVE […]

Escribir un comentario

*

Your email address will not be published.

Leer entrada anterior
embarazo
HÁBITOS SALUDABLES PARA EL EMBARAZO

AUTOR: MARÍA CASAS NUTRICIÓN Y ENTRENAMIENTO DURANTE LAS PRIMERAS ETAPAS DEL EMBARAZO El embarazo o gestación es un proceso que...

Cerrar