powerexplosive_hector
Autor: HECTOR

INFLUENCIA DEL ENTRENAMIENTO OCLUSIVO SOBRE LA EXCITABILIDAD CEREBRAL

El entrenamiento oclusivo, también conocido como “Kaatsu”, se basa en el trabajo de fuerza con cargas de baja intensidad (normalmente inferiores al 40% del 1RM) en condiciones de restricción del flujo sanguíneo sobre un grupo muscular. De este modo, se induce un ambiente hipóxico en el tejido muscular que favorece las adaptaciones fisiológicas asociadas al entrenamiento de la fuerza con cargas superiores, afectando estos cambios al sistema cardiovascular, sistema nervioso central (SNC) y la musculatura esquelética. Para más información al respecto, recomiendo consultar este artículo de Enrique Castaño.

entrenamiento oclusivoentrenamiento kaatsu

 

 

 

 

 

 

En lo que respecta a adaptaciones a nivel neuromuscular, algunos ensayos realizados con electromiografía de superficie (sEMG) e intramuscular (iEMG) han evidenciado que el entrenamiento con cargas ligeras en condiciones de restricción del flujo sanguíneo (entrenamiento BFR en adelante) tiende a asociarse con un incremento de la actividad muscular registrada respecto al entrenamiento de cargas ligeras en condiciones normales (Moritani et al., 1992; Yasuda et al., 2006).

Dicho incremento de los niveles de actividad EMG podría estar relacionado con el acúmulo de sangre y metabolitos causado por la restricción del flujo sanguíneo en la región, existiendo autores que afirman que el ambiente hipóxico generado por el entrenamiento BFR podría causar una alteración del feedback sensorial aferente y generar la modificación de la activación muscular, pudiendo verse alterado el reclutamiento de unidades motoras, produciéndose una mayor solicitación de fibras rápidas pese a un estímulo externo de baja intensidad (Yasuda et al., 2006).

Basándose en estos resultados, algunos autores llegaron a la hipótesis de que el entrenamiento BFR puede generar ciertas formas de modulación del reclutamiento de fibras musculares a través de modificaciones en el córtex motor primario (CM1). De este modo, una serie de trabajo de fuerza con entrenamiento BFR sobre el bíceps braquial podría generar modificaciones agudas a nivel cerebral gracias a la plasticidad del tejido nervioso, reflejándose dicho fenómeno en cambios a nivel de la excitabilidad corticomotora y la inhibición intracortical de intervalo corto (SICI).

Cabe destacar que, el córtex motor primario constituye una región cerebral implicada en la ejecución de la contracción muscular voluntaria y el movimiento a través de la generación de impulsos neuronales que se transfieren hacia la médula espinal y unidades motoras. Es por ello que tiene un papel importante en la generación y control del movimiento voluntario, gracias a su interacción con estructuras subcorticales, tales como el cerebelo.

entrenamiento cerebro

Para probar la hipótesis de que el entrenamiento BFR podría generar modificaciones a nivel cerebral, se diseñó un ensayo en el que se trató de medir los cambios en la excitabilidad del córtex motor y SICI en condiciones de entrenamiento de fuerza con alta y baja intensidad, así como de entrenamiento BFR de baja intensidad en protocolos de restricción de flujo continua e intermitente (Brandner, C. R., Warmington, S. A., & Kidgell, D. J. ,2015).

Se sometió a 10 sujetos sanos entre 20-24 años al protocolo, que comenzó con una sesión previa de familiarización en la que se tomaron medidas antropométricas y se realizó la medición de la máxima contracción voluntaria en un ejercicio de flexión de brazo (1RM).

Posteriormente, los sujetos acudieron una vez por semana a realizar los test de fuerza con diferentes cargas, respetando siempre una cadencia de ejecución de 2 segundos de fase excéntrica y 2 segundos de fase concéntrica, siguiendo el tempo con un metrónomo.

Una sesión de de trabajo con altas cargas: 4 series de 6-8 repeticiones de curl de bíceps con el 80% 1RM con 150 segundos de descanso entre series.

Una sesión de trabajo con cargas ligeras: Una serie de 30 repeticiones con una carga del 20% 1RM, seguida de 3 series de 15 repeticiones con la misma carga, descansando 30 segundos entre series.

Una sesión de trabajo con cargas ligeras con BRF continuo: Se realizó el mismo protocolo que con cargas ligeras, añadiendo la oclusión del riego sanguíneo en la región proximal del brazo a una tensión equivalente al 80% de la presión sistólica en reposo (aproximadamente 94 mmHg), manteniendo la restricción durante el descanso.

Una sesión de trabajo con cargas ligeras con BRF intermitente. Se repitió el protocolo de cargas al 20% 1RM anterior, aplicando una oclusión del 130% de la presión sistólica (aproximadamente 150 mmHg) durante la fase de trabajo y retirándose durante los 30 segundos de descanso.
De forma previa y posterior a los protocolos de fuerza se empleó la estimulación magnética transcraneal para determinar las variaciones en la excitabilidad del córtex motor y SICI.

RESULTADOS

Los resultados mostraron un incremento de la excitabilidad corticomotora superior tras las series deentrenamiento oclusivo que se mantuvo más de 60 minutos. El nivel de excitabilidad registrado fue mayor cuando se aplicó un protocolo de restricción continuo respecto al intermitente, así como al estímulo de trabajo convencional con cargas (Gráfica 1).

entrenamiento resultados
Gráfica 1. Amplitud de la señal registrada como potencial motor evocado a nivel del córtex motor (MEP) expresado como porcentaje de la máxima actividad registrada por sEMG (Mmax) en el bíceps braquial. Podemos observar que la relación entre ambos parámetros se ve incrementada de forma significativa tras el trabajo de fuerza con oclusión continua

CONCLUSIÓN

Parece probable que el incremento en la excitabilidad corticomotora registrado tras las series de entrenamiento BFR esté mediado por una alteración del feedback sensorial a través de vías aferentes corticales y/o subcorticales, pudiendo contribuir este fenómeno a generar adaptaciones similares a nivel cortical a medio-largo plazo que suelen observarse en el entrenamiento convencional con cargas pesadas.

Si bien no se ha esclarecido el impacto de dichas adaptaciones a nivel central sobre la fuerza muscular y la función neuromuscular global, los resultados parecen indicar que el entrenamiento de fuerza en condiciones de oclusión puede constituir una opción interesante en un contexto de readaptación funcional de lesiones, donde el control motor sobre el tejido muscular dañado se ve alterado, así como en sujetos con limitaciones para el trabajo con intensidades relativas superiores.

REFERENCIAS

Brandner, C. R., Warmington, S. A., & Kidgell, D. J. (2015). Corticomotor Excitability is Increased Following an Acute Bout of Blood Flow Restriction Resistance Exercise. Frontiers in human neuroscience, 9.

Moritani, T., Sherman, W. M., Shibata, M., Matsumoto, T., & Shinohara, M.Oxygen availability and motor unit activity in humans. European journal of applied physiology and occupational physiology, 64(6), 552-556. 1992.

Yasuda, T., Fujita, T., Miyagi, Y., Kubota, Y., Sato, Y., Nakajima, T., … & Abe, T. (2006). Electromyographic responses of arm and chest muscle during bench press exercise with and without KAATSU. International Journal of KAATSU Training Research, 2(1), 15-18.

  1. 18 agosto, 2016

    y que hay para la hipertrofia con oclusion?

Escribir un comentario

*

Your email address will not be published.

Leer entrada anterior
calorías
LA PARTICIÓN DE CALORÍAS

AUTOR: MARCOS GUTIÉRREZ LA PARTICIÓN DE CALORÍAS En el artículo de hoy vamos a hablar del problema al que se...

Cerrar