héctor
Autor: HECTOR

ELECTROMIOGRAFÍA DEL SWING CON KETTLEBELL: FACTORES CONDICIONANTES

El swing con kettlebell (KB swing en adelante) es un movimiento balístico dominante de cadera que ha ganado popularidad en los últimos años, empleándose en ocasiones como ejercicio de reeducación neuromuscular para la activación del glúteo y, en la mayoría de los casos, como recurso de entrenamiento de la potencia, fuerza y resistencia de la musculatura del complejo lumbopélvico y cadera.

Al igual que otros ejercicios básicos dominantes de cadera como el hip thrust o el dead lift, el KB swing es un movimiento integrado que requiere de una adecuada movilidad de cadera y disociación lumbopélvica (bisagra de cadera), con la complejidad añadida implícita en su naturaleza balística. De este modo, la masa de la KB se proyecta a altas velocidades y debe ser controlada para su retorno hacia el back swing siguiendo un movimiento pendular constante en el que resulta determinante contar con un feedback sensorial que permita una correcta ejecución, a fin de minimizar el riesgo de lesión y evitar compensaciones musculares.

swing kettlebell
Fases opuestas del kettlebell swing: A la izquierda, punto de Back swing en máxima flexión de cadera, manteniendo la pelvis en anteversión. A la derecha, fase final del swing en extensión total de cadera.

En 2012, McGill y Marshall observaron que la actividad electromiográfica (EMG) del glúteo mayor (Gmax) y el glúteo medio (Gmed) durante la realización del KB swing con dos manos en sujetos sanos alcanzaba unos valores medios del 76% y el 70% de la contracción isométrica máxima (MVIC), respectivamente. Siguiendo esta línea de investigación, una reciente publicación de Van Gelder et al (2015) trató de describir

la actividad EMG durante las fases del KB swing, la cinemática del movimiento en el plano sagital y analizar la relación entre el rango de movimiento (ROM) de cadera en extensión y la actividad EMG del glúteo durante el movimiento estudiado.

Para ello, 19 jóvenes de entre 18 y 30 años (9 varones y 10 mujeres) fueron instruidos para realizar una correcta técnica de swing a dos manos (2HKB swing) y con una mano (1HKB swing), eligiéndose pesos de 8, 12 o 16Kg en base al peso del sujeto, técnica y preferencia personal. El objetivo era emular la situación del ensayo con EMG, en el que se debía realizar el KB swing con una frecuencia de 45 repeticiones por minuto siguiendo un metrónomo, descansando 60 segundos entre cada serie de cada variante de kettlebell swing.

swing una mano
Kettlebell swing con una mano (1HKB swing).

De forma previa a la realización del ensayo con EMG, se tomaron datos EMG de la máxima contracción isométrica voluntaria (MVIC) del Gmax, Gmed y bíceps femoral (BF) contra una resistencia insuperable, a fin de contar con dicho valor de referencia a la hora de comparar los valores de actividad EMG obtenidos durante la ejecución del KB swing. De forma paralela, se midió la flexibilidad de los flexores de cadera mediante el Test de Thomas modificado, empleando un inclinómetro para cuantificar el ROM de la articulación.

swing tes de thomasswing inclinómetro

A la izquierda, Test de Thomas modificado para la observación de la elongación pasiva de flexores de cadera. En la imagen de la derecha, un inclinómetro similar al empleado en el ensayo.

La mediciones de actividad muscular se realizaron mediante EMG de superficie (sEMG), registrándose la actividad muscular de Gmax, Gmed y BF durante la ejecución de un minuto de 2HKB swing y 1HKB swing con cada mano. Los valores medios obtenidos durante 3 repeticiones de KB swing a máxima velocidad en cada modalidad se cuantificaron como porcentajes respecto al valor de MVIC obtenido previamente para cada músculo, que se consideró el valor equivalente al 100% de actividad muscular. De forma complementaria se realizó la medición del tiempo de pico de activación (TTP) o tiempo necesario para obtener el valor máximo de actividad muscular desde el inicio de la fase concéntrica en el back swing.

RESULTADOS

Valores medios de actividad sEMG y TTP registrados:

• Los valores sEMG registrados durante el 1HKB swing mostraron un 81.4% del MVIC para el Gmax, frente a un 69.4% durante la ejecución del 2HKB swing.

• El análisis del TTP reveló que el BF fue el primer músculo en alcanzar el pico de activación durante todas las variantes de swing, siendo más rápida su activación en las variantes de swing a una mano, con un sEMG promedio del 78.95% ± 53.29 del MVIC.

• Los valores de actividad sEMG media registrada en el Gmed fueron del 56% del MVIC en el 1HKB swing, frente al 53% registrado en el 2HKB swing.

Diferencias en los valores de actividad sEMG en base al ROM de cadera y el sexo:

• En la realización del 2HKB swing se observó una correlación positiva del 0.417 entre los valores sEMG pico del Gmax y el ROM pasivo de extensión de cadera observada en el Test de Thomas. Igualmente, se observó una débil correlación positiva entre el ROM activo de extensión de cadera observado durante el análisis cinemático del swing en plano sagital y la actividad sEMG pico registrada en el Gmax durante el swing a dos manos.

• Los datos anteriores se relacionan con que las mujeres presentaran un mayor nivel de actividad del Gmed durante la ejecución del 2HKB swing, debido a la mayor carga relativa de la KB en relación a su peso, así como su mayor ROM de extensión de cadera.

• Del mismo modo, se observó una correlación negativa entre el sexo y el nivel de actividad EMG registrada en el Gmax durante la ejecución de los swing. De este modo, las mujeres mostraron un mayor porcentaje de actividad en relación al MVIC, probablemente debido a una mayor laxitud en los flexores de cadera.

swing cinemática

ANÁLISIS CRÍTICO DE LOS RESULTADOS

Los resultados obtenidos por Van Gelder et al (2015) confirmarían los hallazgos de McGill, S. M., & Marshall, L. W. (2012) en relación a la actividad muscular EMG que puede generarse durante la ejecución de las variantes de KB swing a una y dos manos. Ambas publicaciones registraron valores de actividad en relación al MVIC superiores al 50% para el bíceps femoral, glúteo medio y glúteo mayor durante todas las variantes de swing en ambos sexos, lo cual constituye un estímulo adecuado para inducir ganancias de fuerza, al situarse entre el 50-60% del MVIC, según autores como Distefano L.J. et al (2009).

Cabe destacar que McGill, S. M., & Marshall, L. W. (2012) desarrollaron su investigación sobre sujetos con amplia experiencia en el manejo de las KB y registraron valores de actividad sEMG del 70.1% MVIC para el Gmed en hombres, lo cual pone en evidencia la importancia de la experiencia en el entrenamiento para desarrollar una técnica eficiente que permita progresar en el rendimiento y la solicitación de la musculatura adecuada sin presencia de compensaciones.

Si se comparan los valores obtenidos en esta publicación, se observa que los niveles medios de actividad sEMG registrados durante las variantes de kettlebell swing en el G.med resultan mayores respecto a los registrados por autores como Distefano L.J. et al (2009) durante la ejecución de ejercicios empleados comúnmente para la potenciación del mismo, tales como la ostra (Clam Shell exercise), las zancadas hacia adelante (forward lunge), las sentadillas a una pierna (pistol squat) o la zancada lateral (side lunge).

swing ejercicio
Valores medios de actividad sEMG registrados durante la ejecución de ejercicios de activación analítica del glúteo medio según Distefano L.J. et al (2009) en relación con el %MVIC registrado por McGill, S. M., & Marshall, L. W. (2012) durante la ejecución de diferentes variantes de KB swing.

La publicación de Van Gelder et al (2015) da un paso más allá y reporta una correlación positiva entre la laxitud de los flexores de cadera con la activación del G.max y G.med durante el KB swing a dos manos, lo cual puede estar relacionado con la leve superioridad en la actividad sEMG en Gmax y Gmed registrada en mujeres frente a los hombres en dicho ejercicio.

Pese a ello, no deben obviarse algunas limitaciones de este estudio, como la limitada población de muestra y la inexperiencia de dichos sujetos en el manejo de las KB de forma previa a la preparación del ensayo. Esto podría explicar los valores de actividad sEMG menores observados en el G.med respecto a la publicación de McGill, S. M., & Marshall, L. W. (2012).

CONCLUSIÓN PERSONAL

El kettlebell swing ha demostrado constituir un trabajo integrado que puede otorgar grandes beneficios en deportistas profesionales y amateur, dada la implicación de los extensores de cadera en gestos deportivos tales como el sprint o el salto.

En base a las publicaciones de Van Gelder et al (2015) y McGill, S. M., & Marshall, L. W. (2012), parece que la actividad muscular generada a nivel de G.max, Gmed y BF al realizar el KB swing a una o dos manos es suficiente para inducir a adaptaciones fisiológicas propias del entrenamiento de fuerza y potencia.

De forma complementaria, los autores reportan la correlación positiva entre la elongación de los flexores de cadera y la capacidad de activación del G.max durante la ejecución del swing, lo cual podría estar relacionado con una mayor activación del glúteo en mujeres durante su ejecución y poner en evidencia la importancia de contar con un óptimo ROM activo y pasivo de cadera para la óptima solicitación del glúteo en la extensión de cadera.

Los datos obtenidos por McGill, S. M., & Marshall, L. W. (2012) y Distefano L.J. et al (2009) reflejan que el KB swing puede constituir una herramienta de gran valor cuando se trata de potenciar la musculatura del glúteo medio, presentando valores de actividad sEMG superiores a la mayoría de ejercicios analíticos diseñados para ello.

Pese a ello, el uso del KB swing como herramienta de primera elección a la hora de corregir una disfunción de cadera por hipoactivación del Gmed podría ser cuestionable, considerando que se trata de un movimiento integrado de gran complejidad en el cual debe producirse una coordinación intra e intermuscular adecuada, lo cual puede suponer un entorno ideal para la potenciación de compensaciones subyacentes y dificultar la recuperación de los brainmaps o mapas cerebrales necesarios para la óptima función de la musculatura que nos ocupa.

REFERENCIAS

Distefano, L. J., Blackburn, J. T., Marshall, S. W., & Padua, D. A. (2009). Gluteal muscle activation during common therapeutic exercises. journal of orthopaedic & sports physical therapy, 39(7), 532-540.

McGill, S. M., & Marshall, L. W. (2012). Kettlebell swing, snatch, and bottoms-up carry: back and hip muscle activation, motion, and low back loads. The Journal of Strength & Conditioning Research, 26(1), 16-27.

Van Gelder, L. H., Hoogenboom, B. J., Alonzo, B., Briggs, D., & Hatzel, B. (2015). EMG Analysis and Sagittal Plane Kinematics of the Two‐Handed and Single‐Handed Kettlebell Swing: A Descriptive Study. International journal of sports physical therapy, 10(6), 811.

One Trackback

  1. […] Vía POWEREXPLOSIVE […]

Escribir un comentario

*

Your email address will not be published.