powerexplosive_hector
Autor: HECTOR

1. INTRODUCCIÓN

El clembuterol (nombre original: Clenbuterol) es un fármaco simpaticomimético que presenta una potente acción broncodilatadora, anabólica y lipolítica en múltiples especies animales y en el ser humano. Pese a que actualmente numerosos países prohíben su utilización sobre el ganado y su uso en humanos como fármaco broncodilatador persiste su uso ilegal como agente de repartición en ganadería y como sustancia dopante entre deportistas aficionados y profesionales [10, 12-16).

2. ¿QUÉ ES EXACTAMENTE EL CLEMBUTEROL?

Químicamente, el clembuterol (CBL en adelante) es una fenetanolamina liposoluble de estructura similar a las catecolaminas endógenas del organismo humano (adrenalina y noradrenalina), por lo que su administración exógena tiene un potente efecto broncodilatador, cardioestimulante y lipolítico [1, 8, 12-16].

clembuterol_cadena1                clembuterol_cadena 2

Estructura química del Clembuterol o alcohol 4-amino-α-[(terc-butilamino)metil]-3,5-diclorobencílico (Izquierda) frente a la adrenalina (Derecha). Ambos compuestos son aminas simpaticomiméticas, siendo el CBL una forma sintética y potente, frente a la epinefrina endógena sintetizada en la médula suprarrenal.

El CBL actúa como un fármaco simpaticomimético β agonista no selectivo, de forma que presenta afinidad por los receptores beta del sistema nervioso simpático, especialmente por el subtipo β2. Los adrenorreceptores β constituyen una familia de moléculas implicadas en la señalización celular presentes en el tejido cardíaco, renal, adiposo, hepático y muscular, principalmente.

clembuterol_tabla
En seres humanos, el CBL presenta una farmacocinética característica, con una semivida de unas 35h en plasma y un ratio de excreción renal lento [3]. Esto explica que el fármaco produzca efectos más potentes que otros análogos simpaticomiméticos como el salbutamol, empleado comúnmente para el tratamiento del asma. La lenta metabolización hepática parece ser causada por la resistencia del fármaco a ser degradado por las enzimas COMT tisulares (Catecol-o-metil-transferasas), lo cual es provocado por la sustitución de grupos hidroxilo (-OH) por halógenos (Cl-) en su estructura química [8].

2.1. EFECTOS A NIVEL CARDIOVASCULAR

A nivel vascular, la activación de los receptores β2 en la musculatura lisa conduce a la vasodilatación de determinados lechos vasculares. La estimulación de los receptores β en el corazón produce un incremento del gasto cardíaco por activación del nodo sinusal y aumento de la contractilidad del miocardio. Este efecto se produce por incremento en la captación de calcio por parte de las células cardíacas (efecto ionotrópico positivo) lo cual tiene consecuencias eléctricas y mecánicas, produciéndose un efecto cronotrópico positivo (aumento de la actividad marcapasos cardíaca y alteración de de la velocidad de conducción eléctrica de las células nerviosas implicadas en mantener la actividad cardíaca). El resultado final es un incremento en la intensidad contráctil del músculo cardíaco y la frecuencia cardíaca, lo cual conduce a un aumento del gasto cardíaco [1].

2.2. EFECTOS SOBRE OTROS TEJIDOS

Los adrenorreceptores están ampliamente distribuidos a nivel sistémico. La activación de los receptores β2 en el músculo liso bronquial produce broncodilatación, lo cual hace que los fármacos simpaticomiméticos con afinidad β2 sean empleados para el tratamiento de la enfermedad bronquial y el asma. Estos fármacos tienen efectos notorios en el metabolismo debido a su interacción con los receptores β3 en las células adiposas, donde inducen un incremento de la lipólisis y la liberación de ácidos grasos y glicerol al plasma, siendo este efecto más destacable en animales que en humanos.

Los fármacos simpaticomiméticos con afinidad por los receptores β2 también aumentan la glucogenólisis hepática y la producción de insulina en las células β del páncreas, lo que produce un incremento en la liberación de azúcar e insulina al plasma. Este efecto, unido al efecto potenciador de la captación de K+ en la fibra muscular estriada, podría explicar el efecto anabólico del CBL [1].

clembuterol_cuadro

3. DOPING CON CLEMBUTEROL

El uso de CBL como agente de repartición en el ganado está prohibido por ley en EEUU y la UE desde hace décadas debido a su toxicidad en humanos, existiendo casos reportados de intoxicaciones agudas por consumo de carne de ganado contaminada con CBL [10, 8].

Sin embargo, es común el uso de este fármaco como sustancia dopante, siendo frecuentemente consumido en forma de comprimidos orales por deportistas profesionales y amateur en dosis cercanas a los 60-140µg diarios. Estas cifras llegan a triplicar las dosis empleadas en el ámbito terapéutico, que oscilan entre 20-40µg diarios para el tratamiento del asma en adultos. Es frecuente el policonsumo con otros fármacos tales como el ketotifeno, un antihistamínico oral empleado como tratamiento para el asma bronquial que favorece la regulación a la alza de los receptores β2 adrenérgicos y permite prolongar el consumo de CBL sin desarrollar tolerancia a la sustancia.

Los principales efectos secundarios agudos derivados del consumo de CBL varían en función de la dosis consumida y el desarrollo de tolerancia por parte del sujeto. Suelen cursar con dolor de cabeza, fatiga, temblor muscular en las extremidades, calambres, nerviosismo, insomnio, sudoraciones, náuseas, palpitaciones e hipertensión.

Pese a que el doping con CBL se asocia con cierto efecto anabólico sobre la musculatura esquelética, la administración crónica del fármaco en dosis suprafisiológicas sobre modelos animales ha demostrado reducir la eficiencia contráctil del músculo esquelético, alterando la cinética de contracción y relajación de las miofibrillas, posiblemente debido a una reducción en la liberación sarcoplasmática de Ca2+ [11].

4. CASOS REPORTADOS DE INTOXICACIÓN POR CLEMBUTEROL

En la última década se ha observado un incremento en el número afectados por intoxicación con CBL, especialmente entre aficionados al culturismo y personas con sobrepeso. Los casos más críticos pueden llegar a desarrollar cuadros clínicos graves de rabdomiolisis, lesión miocárdica y parada cardíaca [12, 15, 16].

A continuación revisaremos algunos de los artículos publicados al respecto:

• En 1996 ya existían publicaciones sobre intoxicaciones agudas con CBL en aficionados al culturismo, como es el caso de este artículo de Chodorowski, Z., & Sein, A. J. [14]. Los autores informan sobre el caso de un culturista de 21 años de edad que consumió 40 microgramos diarios de CBL durante una semana. Debido a una equivocación, el sujeto superó la dosis habitual en una de las tomas e ingresó en urgencias con taquicardia (160 lpm), cefalea, mareos, temblores, sudoración y agitación. Tras recibir tratamiento hospitalario, el paciente se recuperó sin lesiones crónicas.

• Un estudio retrospectivo realizado entre 2004 y 2012 por Brett, J y colaboradores analizó los datos del registro de llamadas del centro de información de envenenamientos de Australia [15]. El total de llamadas recibidas por envenenamiento con CBL en dicho margen temporal fue de 63, correspondiéndose en un 84% a personas que requirieron hospitalización inmediata. Además de los efectos secundarios comunes, tales como taquicardia, sudoración, cefaleas y debilidad, se registraron casos de cardiotoxicidad e incluso un paro cardíaco en un joven de 21 años.

• Huckins, D. S. y Lemons, M. F. publican en 2013 un artículo referente a dos casos de isquemia miocárdica aguda en sujetos de 18 y 22 aficionados al culturismo. Ambos jóvenes presentan palpitaciones, náuseas, vómitos, dolor en el pecho, sudoración, niveles elevados de troponina y taquicardia sinusal prolongada tras el consumo de CBL. Algunos casos se resuelven con el tratamiento farmacológico con benzodiacepinas y betabloqueantes, resultando estos pacientes finalmente ilesos tras superar la intoxicación [13].

• Muchos de los casos de intoxicación por consumo de CBL se dan en sujetos que realizan un policonsumo con otros fármacos ilegales, tales como esteroides anabolizantes. Daniels, J. M. y colaboradores publican en 2006 el caso de un culturista de 34 años que ingresó en urgencias con un cuadro de rabdomiolisis masiva, patología grave que cursa con la degradación masiva del tejido muscular, liberándose al plasma grandes cantidades de mioglobina, creatín quinasa y otras moléculas que resultan tóxicas sobre la función renal [16]. Los síntomas eran dolor muscular, fiebre y vómitos que había comenzado a experimentar durante una sesión de entrenamiento. El sujeto reconoció haber consumido CBL oral combinado con dosis intramusculares de esteroides anabolizantes (trembolona y boldenona, entre otros). Tras ser sometido a tratamiento intravenoso fue capaz de recuperar la función renal.

• Spiller, H.A y colaboradores reportan en 2013 datos referentes a 13 casos de intoxicación por CBL, 11 de los cuales corresponden a usuarios con objetivos de pérdida de peso y aficionados al culturismo [12]. Algunos de ellos realizaban policonsumo con T3 y anabolizantes. Entre los síntomas observados destacan taquicardia, hipertensión, hipopotasemia, taquipnea, hiperglucemia, alteraciones en el electrocardiograma (ECG), elevación de la troponina y creatina fosfoquinasa (CPK), palpitaciones, temblores y dolor en el pecho. Los síntomas se prolongan con frecuencia más de 24h, observándose en este estudio que dos de los pacientes desarrollaron lesiones miocárdicas a raíz de la intoxicación.

clembuterol_cuadro2

5. CONCLUSIÓN

Pese a que el CBL es un fármaco ilegal o de uso restringido en numerosos países, su potencial lipolítico y anabólico hace que esta sustancia sea frecuentemente empleada como agente de repartición ilegal en el ganado y como sustancia dopante entre deportistas aficionados y amateur. Las dosis consumidas con fines recreativos superan en gran medida las prescritas en el ámbito terapéutico, pero son escasos los estudios que aporten información evidenciada sobre los riesgos del consumo del fármaco a largo plazo. El marcado aumento de los casos de intoxicación por el consumo inadecuado de este fármaco en la última década es un indicador del riesgo que implica su uso no terapéutico, pero probablemente sea necesario esperar a futuras investigaciones para determinar el efecto real del abuso de CBL a medio y largo plazo.

6. IDEAS PRINCIPALES

El CBL es un fármaco simpaticomimético β agonista no selectivo, de forma que presenta afinidad por los receptores beta del sistema nervioso simpático, especialmente por el subtipo β2 [1,8, 12-16].

• Debido a su acción cronotrópica e ionotrópica y su amplia semivida, el CBL constituye un fármaco muy potente con capacidad anticatabólica y termogénica, siendo frecuentemente empleado en dosis irregulares como sustancia dopante para potenciar la lipólisis y la hipertrofia muscular, si bien su consumo no está exento de numerosos efectos secundarios derivados de su acción simpaticomimética (taquicardia, palpitaciones, hipertensión, cefalea, náuseas, sudoración, mareo, temblores y fatiga, entre otros) [11-16].

• En la última década han salido a la luz numerosos casos de intoxicación por CBL en humanos, especialmente entre aficionados al culturismo y personas con sobrepeso. Algunos estudios reportan un incremento de los casos de intoxicación en los últimos por el uso indebido de esté fármaco, registrándose en ocasiones daños graves a nivel cardíaco [12-16]].

7. BIBLIOGRAFÍA

1. Katzung, B. G. (2007). Farmacología básica y clínica. Temas 9 y 20.

2. Choo, J. J., Horan, M. A., Little, R. A., & Rothwell, N. J. (1992). Anabolic effects of clenbuterol on skeletal muscle are mediated by beta 2-adrenoceptor activation. American Journal of Physiology-Endocrinology And Metabolism,263(1), E50-E56.

3. Yang, S., Liu, X., Xing, Y., Zhang, D., Wang, S., Wang, X., … & Zhao, J. (2012). Detection of Clenbuterol at Trace Levels in Doping Analysis Using Different Gas Chromatographic–Mass Spectrometric Techniques. Journal of chromatographic science, bms160.

4. Nicoli, R., Petrou, M., Badoud, F., Dvorak, J., Saugy, M., & Baume, N. (2013). Quantification of clenbuterol at trace level in human urine by ultra-high pressure liquid chromatography–tandem mass spectrometry. Journal of Chromatography A, 1292, 142-150.

5. Parr MK, Koehler K, Geyer H, Guddat S, Schänzer W. Clenbuterol marketed as dietary supplement. Biomedical Chromatography2008; 22: 298.

6. Geyer, H., Parr, M. K., Koehler, K., Mareck, U., Schänzer, W., & Thevis, M. (2008). Nutritional supplements cross‐contaminated and faked with doping substances. Journal of Mass Spectrometry, 43(7), 892-902.

7. Casali, L., Pinchi, G., & Puxeddu, E. (2007). Doping and respiratory system.Monaldi archives for chest disease= Archivio Monaldi per le malattie del torace/Fondazione clinica del lavoro, IRCCS [and] Istituto di clinica tisiologica e malattie apparato respiratorio, Universita di Napoli, Secondo ateneo, 67(1), 53-62.

8. Héctor Sumano L., Luis Ocampo C., Lilia Gutiérrez O. (2002). Clenbuterol and other B-Agonists, are they an option for meat production or a threat for public health?. Vet. Méx.,33 (2).

9. Kuiper, H. A., Noordam, M. Y., van Dooren-Flipsen, M. M., Schilt, R., & Roos, A. H. (1998). Illegal use of beta-adrenergic agonists: European Community.Journal of animal science, 76(1), 195-207.

10. Mitchell, G. A., & Dunnavan, G. (1998). Illegal use of beta-adrenergic agonists: Agonists in the United States. Journal of animal science, 76(1), 208.

11. Py, G., Ramonatxo, C., Sirvent, P., Sanchez, A. M. J., Philippe, A. G., Douillard, A., … & Candau, R. B. (2015). Chronic clenbuterol treatment compromises force production without directly altering skeletal muscle contractile machinery. The Journal of physiology, 593(8), 2071-2084.

12. Spiller, H. A., James, K. J., Scholzen, S., & Borys, D. J. (2013). A descriptive study of adverse events from clenbuterol misuse and abuse for weight loss and bodybuilding. Substance abuse, 34(3), 306-312.

13. Huckins, D. S., & Lemons, M. F. (2013). Myocardial ischemia associated with clenbuterol abuse: report of two cases. The Journal of emergency medicine,44(2), 444-449.

14. Chodorowski, Z., & Sein, A. J. (1996). Acute poisoning with clenbuterol–a case report. Przeglad lekarski, 54(10), 763-764.

15. Brett, J., Dawson, A. H., & Brown, J. A. (2014). Clenbuterol toxicity: A NSW poisons information centre experience. Med. J. Aust, 200, 219-221.

16. Daniels, J. M., van Westerloo, D. J., de Hon, O. M., & Frissen, P. H. (2006). [Rhabdomyolysis in a bodybuilder using steroids]. Nederlands tijdschrift voor geneeskunde, 150(19), 1077-1080.

  1. 27 julio, 2015

    Se puede tomar con creatina?

  2. 27 julio, 2015

    Buen artículo, ¿para cuándo uno del Salbutamol?

    Un saludo.

  3. 27 julio, 2015

    Con todo lo leido y sorprendido viendo que nombras el salbutamol (compañero de vida INHALADO de mi mejor amigo)… ¿Tiene el salbutamol los mismos efectos? ¿Se usa para esos fines también? ¿Tiene efectos inhalado?

    Gracias!

  4. 27 julio, 2015

    Hassvidman 27 julio, 2015
    Se puede tomar con creatina?

    -Enserio? xd
    si tienes que preguntar esto mejor no te tomes nada, y sigue con la creatina hasta que hayas leído un poco.

  5. 28 julio, 2015

    Yo recomendaria no tomarlo nunca en ningun caso. Por mala experiencia de calambres en todo el cuerpo. ¡NO CONSUMIR!

  6. 28 julio, 2015

    ¡y a ganar el tour de francia!

  7. 4 agosto, 2015

    Mhhh a mi me gustaria mas saber sobre de las cantidades presentaciones y la regularidad con la que se debe consumir, ya que muchos no saben exactamente cuanto y como se debe consumir. Segun un famoso ganadero de Mexico de nombre Emilio Maurer, se deben mesclar 2 gramos de clembuterol en 2 toneladas de alimento para ganado. Basandome en ello a mi me gustaria saber o mas bien conocer donde investigar mas acerca de esto, ya que muchos chicos se dopan sin saber que cantidades exactas se deben administrar por ejemplo para la hipertrofia y cada cuanto se debe consumir. Un seudoentrenador me dijo alguna vez que usara 1gr de clembuterol despues de cada sesion de entrenamiento… me parecio ridiculo y no le preste atencion, pero sin embargo saber y conocer no estaria de mas si alguien tuviere una buena fuente confiable, me gustaria conocer mas sobre los efectos anabolicos del clembuterol asi como tambien las dosis y la manera de administrarse…

Escribir un comentario

*

Your email address will not be published.