jose maria perfil Cola de caballo
AUTOR: JOSÉ MARÍA

     

DIETAS CETOGÉNICAS: CONCEPTOS Y SALUD

Hablar de dietas cetogénicas hoy día es algo muy corriente. En el mundo actual de la dietética, se han creado decenas de tipos de dietas cetogénicas, sobre todo, con el fin de perder grasa corporal. Hace algunos años, hablar de dieta cetogénica era algo más normal en el sector de la musculación. Hoy, es muchísimo más corriente en el sector de la salud. Como ocurre con casi todo, a lo largo del tiempo se ha tergiversado muchísimo el sentido real de realizar una dieta cetogénica. La respuesta es simple: tergiversar a cambio de vender. La dieta cetogénica (ketogenic diet) fue originada por el Dr. Russell Wilder en los años 20. Muchos profesionales han sido claves a lo largo de la historia para el reconocimiento de la corriente, como Robert Atkins, Lyle Mcdonald o Gary Taubes. dieta_getogenica1 A lo largo del presente artículo podrá comprobar muchísimas de las cuestiones que siempre se ha preguntado: ¿a qué nos referimos exactamente con “dieta cetogénica” y “cetosis”? ¿Es un método viable para perder grasa? ¿Es un protocolo sano a corto y largo plazo? ¿Qué dice la ciencia actualmente?.

Concepto: dieta cetogénica y cetosis

¡Cuidado¡ No confundamos términos. “Dieta cetogénica” no es “dieta de cetosis”, como muchos afirman. Dieta cetogénica es una alimentación basada en carbohidratos bajos y grasas altas, y cetosis es un estado metabólico. Si escuchas a alguien decir “estoy con dieta de cetosis”, piensa que no siempre es correcto, pues puede suceder que no hayas entrado en el estado de cetosis aunque estés practicando una dieta cetogénica. La cetosis es un estado fisiológico por el cual, al eliminar drásticamente la ingesta de carbohidratos, nuestro organismo deja de emplear la glucosa como principal combustible, creando cuerpos cetónicos en el hígado y riñones, como principal combustible energético gracias a la alta ingestión de lípidos a través de la dieta. Estos cuerpos cetónicos alimentan en su mayoría al cerebro al no existir una cantidad alta de glucosa. Aparte, nuestro organismo lleva a cabo la gluconeogénesis, una ruta metabólica realizada en gran parte en el hígado, que consiste en transformar los aminoácidos que ingerimos a través de la proteína dietética en glucosa para, también, seguir alimentando a nuestro cerebro. Entrar en el estado de cetosis depende de cada persona, pero soy de los que piensan que es imposible saber cuántos días puede tardar “X” persona. Con esto me refiero a las personas que creen que con el uso de tiras reactivas de acetona (pruebas a través de orina) se puede saber exactamente si estás o no estás en cetosis. El que haya usado dichas tiras, sabrá que alguna vez le puede dar positivo, y, sin haber modificado nada de la alimentación, en otro momento del día, puede darle negativo. Por ello, no recomiendo en absoluto el uso de este tipo de tiras para el caso, ya que muchos se vienen abajo al ver que les da negativo, y dejan por completo la dieta. Sabréis que estáis en cetosis si los primeros días (keto-adaptación) tenéis diferentes síntomas como: •   Mal aliento: debido al amonio producido por el organismo para regular la acidosis. •   Mal humor: al cuerpo le cuesta acostumbrarse del paso de glucosa a cuerpos cetónicos como fuente principal de energía. •   Orina muy amarilla: presencia de cetonas. Por lo tanto, si notáis estos síntomas los primeros días, y seguís con una dieta baja en carbohidratos (desde 0g a 100g) y alta en grasas, digan lo que digan las tiras, estaréis en cetosis. Salir del estado es mucho más complejo de lo que parece, y no pienso que se pueda salir de él con el uso de edulcorantes o aminoácidos como la leucina (AA insulinogénico).

¿Son peligrosas para la salud las dietas cetogénicas?

Si el lector desea una respuesta rápida y concisa a la pregunta, no le gustará saber que es imposible hoy día contestar tan rotundamente a tan compleja pregunta. Digamos que no se ha demostrado que las dietas cetogénicas sean perjudiciales para la salud en general. Todo lo contrario, en contra de lo que muchos piensan, al menos a corto y medio plazo, llevar una dieta cetogénica es saludable. Eso sí, a largo plazo, existe muy poca evidencia aún. No estoy diciendo que sea mala a largo plazo, sino que aún no se ha estudiado lo suficiente para poder afirmar algo tan rotundo. Un estudio muy famoso llevado a ‘largo plazo’ (6 meses) fue el que publicó en 2004 la revista ‘Experimental & Clinical Cardiology’, donde estudiaron a 83 pacientes obesos bajo una dieta cetogénica con los siguientes macronutrientes: •  30 gramos de carbohidratos. •   1 gramo de proteína por kg de peso corporal. •   20% de grasa saturada y 80% grasa poliinsaturada-monoinsaturada. Después de las 24 semanas, los resultados fueron magníficos: •   Se redujo el peso corporal y el IMC (índice masa corporal). •   Disminuyó el nivel de triglicéridos. •   Disminuyó el nivel de Colesterol LDL (el ‘malo’). •   Se reguló la glucosa en sangre. •   Aumentó el nivel de Colesterol HDL (el ‘bueno’). •   No produjo ningún efecto secundario a los pacientes. He aquí uno de los pocos estudios a ‘largo plazo’. Como se puede comprobar, los resultados fueron excelentes. Pero como digo, creo que 6 meses no es un tiempo correcto para poder afirmar rotundamente que una cetogénica es sana al cien por cien a largo plazo. También, en 2013, se publicó un meta-análisis a largo plazo en ‘British journal of nutrition’, donde los autores compararon qué influencias tendría en el peso corporal, colesterol HDL, colesterol LDL y triglicéridos, en una dieta cetogénica y en una dieta baja en grasas. Las dietas cetogénicas superaron a las bajas en grasa y mejoraron el perfil lipídico y el peso corporal. Los autores concluyeron en que una dieta cetogénica puede ser un método óptimo para combatir la obesidad. Considero que los dos estudios anteriores son importantes a la hora de evaluar una dieta cetogénica a largo plazo. Seguramente se me escapen más. Por favor, si el lector conoce más información, contacte conmigo. A corto y medio plazo, la dieta cetogénica funciona de manera extraordinaria en mejora de peso, prevención de enfermedades y mejoras del perfil lipídico. Adjunto algunos estudios al respecto: •  Dieta cetogénica vs Dieta carbohidratos moderados durante 3 meses: en la cetogénica, los pacientes adelgazaron más, regularon el nivel de glucosa plasmático y permitió a los pacientes diabéticos tomar menos fármacos de la enfermedad: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3981696/ (PLOS ONE, 2014). •  Dieta Mediterránea baja en carbohidratos vs Dieta baja en grasas en diabéticos durante 4 años: la dieta baja en carbohidratos les permitió a los pacientes diabéticos consumir menos fármacos y aumentar su esperanza de vida: http://care.diabetesjournals.org/content/early/2014/04/07/dc13-2899.abstract (American Diabetes Association, 2014). •  Dieta Mediterránea Cetogénica española, forma segura para tratar a pacientes que sufren esclerosis e hígado graso (no alcohólico): http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21688989 (Journal of Medicinal Food, 2011). •  Dieta Mediterránea Cetogénica española, un método eficaz para curar a pacientes con síndrome metabólico (enfermedad cardiovascular y diabetes mellitus): http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21612461 (Journal of Medicinal Food, 2011). •  Dieta Mediterránea Cetogénica española, una dieta segura, efectiva para la pérdida peso, bajar la presión arterial y mejorar los niveles de glucosa en sangre: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18950537 (Nutrition Journal, 2008). •  En noviembre de 2014, la revista ‘Obesity Reviews’, publicó un estudio (http://anzos-2014.p.asnevents.com.au/schedule/abstract/20427) que demostraba que seguir una dieta muy baja en carbohidratos (cetogénica) sacia de manera considerable y suprime el apetito. Este efecto viene de perlas en pacientes obesos. •  En este estudio (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24916527) publicado en ‘Archives of Iranian Medicine’ (2014), se comprobó que no hay relación entre una dieta cetogénica y síndrome metabólico en niños y adolescentes durante más de 3 años de seguimiento. •  En “A Ketogenic Diet Favorably Affects Serum Biomarkers for Cardiovascular Disease in Normal-Weight Men” (The American Society for Nutritional Sciences, 2002) se hizo un seguimiento durante 6 semanas con KD. Ésta mejoró perfiles lipídicos y disminuyeron los problemas cardiovasculares. • La dieta cetogénica también provocó efectos que nadie pensaría. Es el caso de http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21130529/ (Neurobiology of Aging, 2012), donde se llegó a la conclusión que una dieta cetogénica mejoró la memoria en personas con deterioro cognitivo. O incluso en http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23223453 (Science, 2013), un estudio en ratones que teorizó que una dieta cetogénica podría prevenir el envejecimiento. ¿Qué opina ahora después de haber leído tantísima evidencia? ¿Es perjudicial una dieta cetogénica? Me atrevería a decir que en periodos cortos para perder grasa, en absoluto, todo lo contrario. En periodos más largos, aunque parece ser que tampoco, no existe evidencia de peso suficiente. ¿Y cómo podíamos olvidar nombrar a la tan temida cetoacidosis diabética? Bueno, parece ser que más de uno tacha a la dieta cetogénica de sumamente peligrosa debido a una posible cetoacidosis. Yo he escuchado con mis propios oídos afirmaciones semejantes de verdaderos licenciados en carreras universitarias relacionadas con el mundo de la salud. ¿Qué podemos decir sobre semejante error? Para que se produjese una cetoacidosis, nuestro organismo tendría que dejar de producir insulina. Sabemos que la ingesta de proteínas también provoca picos de insulina (un ejemplo claro: whey protein o proteína de suero) incluso la ingesta de grasa, según últimos estudios. Además, de por sí, nuestro cuerpo ya fabrica insulina. Así que no es posible que una persona no diabética sufra cetoacidosis. ¿Es cierto que los cuerpos cetónicos tienen carácter ácido y acidifican la sangre? Sí, pero una persona no diabética consigue perfectamente regular su acidez. Sin embargo, en diabéticos, el organismo no puede regular la cantidad de cuerpos cetónicos y puede volverse una acción tóxica.

¿Posibles usos de dieta cetogénica en epilepsia y cáncer?

Quiero exponer dos casos sobre los que aún no se sabe demasiado, pero que probablemente su evidencia no vaya mal encaminada. El primero es un caso muy especial, donde hasta los mismos médicos (la mayoría siguen viendo esta metodología peligrosa) suelen recomendar su uso. Os hablo de los niños con epilepsia, un trastorno en las neuronas de algunas zonas del cerebro. Aunque hay mucha más evidencia, algunos de los estudios que afirman que una dieta cetogénica mejoraría las crisis y convulsiones de un niño con epilepsia son: •  El tratamiento con dieta cetogénica fue seguro y eficaz para las convulsiones de epilepsia. Publicado en 2006 en la revista ‘Epilepsia’. Fueron tratados 14 niños con epilepsia intratable: http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.1528-1167.2006.00906.x/full • Estudio en más de 100 niños que probaron la dieta cetogénica mejoraron sus crisis. Revista ‘Lancet Neurology’ (2008): http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18456557 •  Estudios observacionales: niños mejoraron convulsiones y crisis. Revista Neurología Infantil en 2006: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16901419 •  La dieta cetogénica es beneficiosa a medio plazo para controlar las crisis. Los efectos de la dieta son comparables a los de fármacos empleados para el trastorno. Un conjunto de 4 estudios en 289 niños y adolescentes. Revisión Cochrane (2012): http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22419282 Sin embargo, a pesar de que la mayoría de estudios se realizan en niños, en junio de 2014 se publicó un estudio que demostró que una dieta cetogénica en adultos con epilepsia también podría ser efectiva. Hablo de “Ketogenic diet in adolescents and adults with epilepsy” (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24675110), publicado en la revista ‘Seizure’. El segundo caso, mucho más complejo, sería hablar sobre una posible mejora del cáncer con un planteamiento alimenticio basado en dietas bajas en carbohidratos y altas en grasas. A lo largo del estudio personal que llevo sobre las dietas cetogénicas desde 2011 -¡un novato aún!-, este aspecto es, sin duda, el más interesante y el más esperanzador. Propongo a las universidades que inviertan más en demostrar si es cierto que una dieta cetogénica mejoraría la lucha contra el cáncer. Los estudios que existen no son muy veraces, como podréis comprobar, por ello sería muy importante invertir en investigaciones para que el cáncer sea cada vez menos problemático en nuestro mundo. En este estudio publicado en 2013 en la revista ‘Cell cycle’, se llegó a la conclusión, a través de ratas, que una dieta baja en carbohidratos logró matar células tumorales del gen p53. Es por eso, que desde la Universidad de Stanford animan a la comunidad científica a que se siga investigando esto mucho más a fondo, pues podría ser que una dieta libre de glucosa hiciera que los tumores retrocedieran o crecieran más lentamente en comparación con una dieta alta en glucosa. En otro estudio publicado en 2014 por la Universidad de Pittsburgh se llegó a la conclusión de que una dieta cetogénica y una restricción calórica podría aumentar el efecto de la radioterapia como cura contra el cáncer. Además, podría reducir la toxicidad del tratamiento. Por último, en este paper basado en más de 160 estudios de la revista ‘Nutrition & Metabolism’ (2011), los autores relacionan la posible mejora del cáncer con una restricción de carbohidratos, y algunas de sus conclusiones son más que interesantes, aunque muy extensas. Recomiendo encarecidamente que el lector eche un vistazo al estudio, porque merece la pena. Pero sí, más o menos los autores plantean seriamente la posibilidad de que una dieta cetogénica mejora la enfermedad del cáncer con respecto a una dieta alta en carbohidratos.

Un ejemplo muy cercano que practica dieta cetogénica

Si eres un apasionado del culturismo, lo conocerás perfectamente. Si no lo conoces, deciros que se llama Evan Centopani, es IFBB PRO (profesional), competidor del Mr.Olympia. Evan es endomorfo puro, como podéis ver en la foto, de chico era un niño gordo. Sus preparadores siempre le recomendaron una dieta alta en grasas, una dieta cetogénica. En su caso, no creo que se encuentre en estado de cetosis todo el año, ya que muchas veces come arroz o pan integral, pero es un adepto de las dietas altas en grasa. dieta_cetogenica3 Son fotos de sus comidas tomadas por él y publicadas en su cuenta de Instagram. Podemos ver alimentos como bacon, huevos fritos, pepino, tomate, carne roja, aceitunas, aguacate o salmón. En la segunda parte del artículo podréis conocer los protocolos para llevar a cabo una dieta cetogénica, además de conclusiones finales.

  1. 25 noviembre, 2014

    Me parece una gran publicación, ya que he escuchado a muchos entrenadores en mi ciudad hablar acerca de este tema y que lo toman como algo a la ligera, y no entienden que van mas allá… Saludos desde México 😉

  2. 25 noviembre, 2014

    Yo suelo hacer dieta cetogenica un par de veces al año.
    Probé esta dieta para perder grasa, pero para ese fin no me funciono.
    Pero a cambio me dio una flexibilidad metabolica excepcional.
    A que me refiero con flexibilidad metabolica?
    Mi organismo se ha vuelto eficiente para conseguir energia a través de las grasas.
    No necesito para nada los carbohidratos, esto me convierte en carbo’ahorrador.
    Esto me hace que me fatigue mas tarde y tenga mas energía.

  3. 25 noviembre, 2014

    El artículo esta genial pero no veo correcto que pongas como ejemplo a un culturista hinchado a roids

  4. 25 noviembre, 2014

    He leido muchos comentarios sobre que no es recomendable llevar a cabo una dieta cetogénica si los niveles si se tiene un BF% superior a 10. QUe opinas de ello?

  5. 25 noviembre, 2014

    A mi me pasó lo de las tiras, tardé 5 días en ponerse moradas, después de seguir la cetosis al día 8 me dió negativo pero seguí y no me rendí y al día 10 volví a dar morado en la tira, conseguí bajar en 2 semanas 3 Kg, después aumenté las calorias consumidas y seguí entrenando con pesas y empecé a subir masa muscular bastante rápido.

  6. 25 noviembre, 2014

    como dice jaime, no vale a poner a un culturista como referente a una dieta cetogenica, ya que están tapados en esteroides, mejor buscar un referente NATURAL.

    slds.

  7. 25 noviembre, 2014

    Muy buen articulo, pero sigo teniendo dudas acerca de si este tipo de dietas son sanas para un diabetico tipo 1 insulinodependiente, ya que dependemos del uso de insulina y sin tomar Hidratos esto provoca hipoglucemias.

    Si alguien tiene mas informacion al respecto la agradeceria ya que he investigado pero no encuentro informacion fiable.

    Un saludo.

  8. 25 noviembre, 2014

    Si parece que este tipo de alimentación tiene puntos muy positivos en personas con algún tipo de problema, enfermedad, pero valen para algo en personas sanas y que hacen ejercicio? En palabras de Sergio Espinar, que es un referente para mi, hace poco dijo que hacer una dieta low carb es suficiente para perder grasa que sería en el único caso que usaría la keto diet y recordemos que una low carb es a partir de 40% de carbohidratos y que siguen siendo el macronutriente principal.

  9. 25 noviembre, 2014

    ¨Estos cuerpos cetónicos alimentan en su mayoría al cerebro al no existir una cantidad alta de glucosa. Aparte, nuestro organismo lleva a cabo la gluconeogénesis, una ruta metabólica realizada en gran parte en el hígado, que consiste en transformar los aminoácidos que ingerimos a través de la proteína dietética en glucosa para, también, seguir alimentando a nuestro cerebro.¨
    La gluconeogénesis ocurre cuando el hígado genera la glucosa que necesita a partir de la proteína, bien de la que ingerimos o de los músculos, en caso de ayunos prolongados, osea cuando hay deficit de calorias, no por llevar dieta Cetogénica.

  10. 26 noviembre, 2014

    Echo de menos la opinión de algún endocrino, pues no haces mención a ningún marcador hepático o del riñón, para valorar estos órganos muy involucrados en el proceso.

    Creo que tenemos un cuerpo muy sabio y se adapta a todo, pero en este tema echo de menos la opinión de un endocrino que haya hecho un estudio concienzudo en todas las bases de datos acerca de los beneficios y perjuicios de este tipo de dietas.

    Con tu manera de escribir, y sé que no quieres decir eso, dejas entrever todos los aspectos positivos que tienen las dietas cetogénicas y puedo influir en gran medida en personas de “a pie” con poco rigor científico.

    Quedan muchas preguntas en el aire acerca de esta dieta, ¿por qué en el momento que se cambia de dieta tiene estadísticamente un efecto rebote brutal? Si acidifica el medio, se podría suponer un peor funcionamiento del organismo a largo plazo? ¿ hay estudios de dietas cetogénicas y actividades deportivas? Si mejora el perfil lipídico ¿se puede aconsejar para el alto rendimiento?

    En fin, os alabo mucho por vuestra labor científica, pero en ocasiones, veo carencias metodológicas y sobre todo carencia de experiencia científica. Es una crítica constructiva, pues os voy a seguir recomendado.

    Un saludo

  11. 27 noviembre, 2014

    En primer lugar, si te falta muchos estudios que evaluacn la eficacia de dietas bajas en hidratos a largo plazo. y no todos tienen los resultados positivos que encuentran tus estudios. CAbe diferenciar que una dieta alta en grasas suele relacionarse ocn una alta ingesta de grasas saturadas, lo cual tiene efectos negativos para la salud

    Las dietas cetogénicas para adelgazar son dietas ricas en proteínas que prometen resultados rápidos sólo SI se come carne, tocino, huevos y otros alimentos hiperproteicos y suprimen o limitan al máximo los alimentos ricos en hidratos de carbono, tales como los cereales y derivados (arroz, pasta, pan), las patatas, las legumbres, las verduras y hortalizas y las frutas. Un aporte excesivo de proteínas e insuficiente de hidratos de carbono favorece la descalcificación ósea y puede ocasionar daños renales, pero también pueden causar fatiga y mareo. Conducen a una gran pérdida de líquido y electrolitos lo que favorece la deshidratación, y se elevan los niveles de colesterol y triglicéridos, factores de riesgo cardiovascular. Si la persona tiene hiperucemia (niveles elevados de ácido úrico), ésta Se agrava o incluso puede sufrir un ataque de gota. A corto y medio plazo se pierde proteína muscular e incluso proteína visceral puesto que el así mismo la emplea como fuente de energía.
    Con el tiempo, el organismo se adapta a la situación y utiliza las grasas como sustrato energético, con el fin de preservar la degradación de proteína muscular y visceral. El residuo de estas formas de conseguir energía, son cuerpos cetónicos (cetosis), ya que la degradación de grasas siempre se acompaña de un porcentaje de degradación proteica. La cetosis conduce a la pérdida del apetito y nauseas. Es característico un aliento y una orina con olor pronunciado: acetona. Como hay un aumento de la acidez orgánica, el riñón rápidamente comienza a producir iones amonio para neutralizarla (sufrimiento renal). Si no se diese esta reacción, se podría originar una cetoacidosis grave, acompañada de grandes pérdidas de sodio y potasio, con consecuencias cardiacas e Incluso mortales.

    Cabe destacar que con todo este tipo de dietas, antes de la cetoacidosis, en el organismo se produce una acidosis tisular, que puede permanecer durante años, e incluso toda la vida, en la que los síntomas característicos son dolores musculares y tendinopatías crónicas, recidivantes o “migratorias”, acompañado normalmente de cansancio e irritabilidad, y mayor riesgo de osteoporosis. Es importante señalar que en la dieta actual de los países industrializados la mayoría de las personas presenta esta acidosis por el excesivo consumo de proteína animal, lo cual va acompañado de los síntomas anteriormente descritos.

    LAs dietas cetogenicas son un grave error porque pueden aparecer problema como la cetosis y anemia por falta de hierro (los hidratos de carbono complejos son muy importantes en el metabolismo del hierro). La OMS estimó la cantidad de hidratos de carbono imprescindible para que no se produzca cetosis, esa dosis es de 50 g/ día. L Academia Nacional de las Ciencias de los EE UU ha definido por primera vez. en su historia un “aporte dietético recomendado” para los hidratos de 130g/día.

  12. 27 noviembre, 2014

    LUCA:

    No me estoy refiriendo a que la gluconeogénesis sea solo una ruta que aparezca en la práctica de dietas cetogénicas, es una ruta metabólica que ocurre en el ser humano diariamente cuando ayunamos, simplemente quería explicar que es una acción muy influyente en el estado de cetosis. Recalcarlo, simplemente, en ningún momento diga que solo ocurra en alguien que realice una cetogénica.

    Saludos.

  13. 27 noviembre, 2014

    JORDI:

    Hola Jordi, es una corriente que como digo varias veces en el artículo, poco estudiada, sobre todo a largo plazo, y sin duda, no la recomendaría aún como forma de vida, puesto que no hay evidencias de que sea segura, pero por la evidencia científica que tenemos, no creo que haya problemas si se practica a corto plazo para bajar nuestro porcentaje de grasa corporal.

    Muchas gracias por tu opinión y por tus alabanzas hacia nosotros.

    Un saludo

  14. 27 noviembre, 2014

    Jordi:
    Muy buen comentario, toda la razón. Por cierto, no estaría de más que el autor de este post contestase las dudas que están surgiendo, digo yo que es lo mínimo.

  15. 27 noviembre, 2014

    NACHO:

    Hola Nacho, aunque sea partidario de periodos de dietas cetogénicas, no quiero que nadie piense que soy un extremista de la corriente. Contestando perfectamente a tu pregunta, no es necesario en ningún caso llevarla en una persona con objetivos corrientes. Solo la usaría como opción a una pérdida de grasa en un tiempo determinado, y no en todo tipo de metabolismos.

    Así que, sinceramente, respeto la opinión de la corriente que dice que vivir en cetosis es lo más sano, pero no estoy de acuerdo, porque no se ha demostrado.

    Saludos.

  16. 27 noviembre, 2014

    FRAN:

    No comparto la opinión. Yo creo que seguir estas pautas debe hacerse sobre todo en metabolismos lentos, y como opción, simplemente. Se puede perder grasa con otras varianzas de macronutrientes.

  17. 27 noviembre, 2014

    JAIME:

    Hola, era simplemente para ejemplificar que no por comer grasas, vas a engordar. Simplemente.

  18. 28 noviembre, 2014

    Buenas, muy buen artículo.

    Quería preguntar si la dieta cetogénica por lo contrario nos hace “perder más musculo” durante un ciclo de definición que si mantienes la dieta que tenías reduciendo la cantidad y aumentando el cardio.

  19. 28 noviembre, 2014

    Recomendarías este tipo de dieta a ectomorfos puros en periodos de definición que les cuesta ganar músculo por general.

  20. 29 noviembre, 2014

    MARC:

    Si utilizamos dietas cetogénicas para bajar nuestro porcentaje de grasa corporal en un deporte como la musculación, hay que tener especial cuidado. Si eres una persona que no come demasiado, no creo que sea una buena opción, ya que las cetogénica tienen un efecto anorexígeno que hace que no tengas mucho hambre durante el día. Así que si no eres de comer mucho o tienes un metabolismo rápido que te obliga a meter muchas calorías, no te la recomiendo. Hay mejores opciones.

    Un saludo

  21. 29 noviembre, 2014

    ISMAEL:

    Absolutamente, no. Si eres ectomorfo puro, tendrás la suerte de bajar tu % de grasa con cualquier dieta que hagas si mantienes un déficit, así que puedes probar con cualquiera.

  22. 3 diciembre, 2014

    Por favor, creo que sería muy interesante para todos. Que nos aclaraseis de una vez por todas el tema de:
    LOS LÁCTEOS TAPAN.

    Muchas gracias por todo lo que hacéis.

  23. 13 diciembre, 2014

    Esperando ansioso la segunda parte

  24. 17 junio, 2015

    Una respuesta al comentario de Laura, que se vé bastante informada

  25. 1 agosto, 2015

    No son peligrosas a largo plazo. Tomo menos de 20 gramos al día de HC desde enero del 2012 y estoy mejor que nunca. Otra prueba de su inocuidad son los esquimales que llevan este alimentación desde que nacen.

  26. 23 noviembre, 2016

    Hola, yo he practicado y he recomendado mucho seguir a cabo este tipo de dietas. He escrito mucho sobre este tipo de dietas, hace poco como colaboradora de tomadieta ( http://www.tomadieta.com/dieta-cetogenica ) y actualmente estoy preparando un nuevo artículo para la Revista de nutrición y dietética española, Si no os importa os haré una mención en el apartado de biografía, pues he encontrado en este artículo datos interesantes que no había conocido antes. Un saludo.

Escribir un comentario

*

Your email address will not be published.

Leer entrada anterior
wS7qFVBs8gM.jpg
¡POWEREXPLOSIVE EN DIRECTO!

Hacía mucho tiempo que no me conectaba en directo, a si que aquí andamos! :D Si queréis peguntarme lo que...

Cerrar