MARCOS CHICAS EN EL GIMNASIO

AUTOR: MARCOS GT

   

Dieta Express

La báscula manda

“Tu obsesión con la báscula alimenta la industria”.

Me sigue llamando la atención la preocupación desmedida por el peso corporal.

Esto que antiguamente era típico del público femenino ha traspasado barreras y se ha apoderado de todos nosotros. Hemos llegado a un punto en el que hemos asimilado interiormente que el peso es una referencia casi absoluta de nuestro estado de forma e incluso de nuestra salud.

Seguimos entendiendo adelgazar por perder peso. Tanto si queremos vernos más finos como ganar tono muscular, el peso es el factor limitante. No importa de dónde provenga ese peso que perdemos o ganamos, lo importante es perderlo o ganarlo. El peso manda.

Da igual que te veas medianamente bien, eres físicamente activo/a y las analíticas no dan ninguna señal de que haya que preocuparse por algo, pero a ojos de la báscula te sobran unos kilos y tarde o temprano puede que, como intentas cuidarte, hasta te plantees perderlos y eliminar de tu vida ese supuesto sobrepeso. Incluso en los gimnasios, donde hay un gran de culto al cuerpo y se pueden intuir ciertos conocimientos de fisiología humana y nutrición, ya no vale tener unos buenos brazos o pectorales,¡ hay que pesar 90 Kilos!.

Yo me pregunto:

-¿De qué le sirve a un atleta pesar 100 Kilos y alardear de ello, si otros con 75 tienen mejor tono muscular?.

– ¿De qué te vale perder 5 Kilos si delante del espejo te sigues viendo mal? (o incluso peor).

Lo he dicho ya muchas veces, aunque quisiéramos no seríamos juzgados por el peso. Podríamos escribirlo en la frente y salir a la calle (65Kg) pero igual la gente no lo entiende. Pensarán que son seguidores en twitter.

Fuera bromas, basamos nuestra apariencia en el peso, nos decimos a nosotros mismos que nos faltan 5 Kilos o nos sobran 12, y nos establecemos pesos ideales basándonos en lo que nos han hecho interiorizar como referencia.

Es muy común escuchar esto antes de una fecha o un evento determinado, como puede ser el verano o una boda, incluso los famosos propósitos de año nuevo: el chico de la casa quiere ganar 5 Kilos, la madre perder 8, la hermana mantenerse y todos saben que al padre le sobran 15, pero no se pondrá a régimen. ¿Por qué esta obsesión por el peso?.

La báscula es un dato más, simplemente eso, dos personas de pesos idénticos podrían presentar una apariencia muy distinta.

Sería muy fácil explicar esto en el colegio, se me ocurren gran cantidad de argumentos fácilmente entendibles que tendrían cabida en una sola hora lectiva, quizá dos, por si el primer día alguien faltó a clase. Incluso por parte de profesionales del sector, escuchar a una persona cinco minutos, que te diga cómo quiere verse y decirle de forma simple de que está formado y lo que le falta o sobra para conseguir lo que tiene en mente, pero deduzco que simplificar la información a la larga resulta menos rentable.

Centrándonos en la pérdida de peso, ya que suele ser lo más demandado, pongamos un ejemplo práctico de algo que suele ocurrir demasiado a menudo.

Somos curiosos por naturaleza, y aunque partamos de cero, la nutrición a nuestros ojos es muy sencilla, muchísima información a nuestro alcance, métodos miles y todos conocemos a una persona a la que le ha funcionado. Nos aventuramos en la divertida búsqueda del santo grial.

Empezamos a experimentar, probar métodos y productos. Al final se conoce que no hay uno “mejor” o “superior” ya que cambiamos de uno a otro y estamos siempre buscando alternativas y productos revolucionarios, puesto que los que habíamos comprado anteriormente como definitivos no lo eran. Pero el próximo sí, evidentemente.

Resumiendo, cuándo nos damos cuenta llevamos 2 años dando palos de ciego y hemos perdido el tiempo y gastado X cantidad de dinero. ¿Pensáis que esto es casualidad? No amigos, estaba todo pensado.

Olvidémonos de dietética y observemos en cotarro desde un punto de vista empresarial.

“Te cuento mi método, suena convincente, te lo vendo, sé de lo que hablo, estudios dicen que…, la experiencia me avala, te vendo mis productos, si no funciona algo has hecho mal” y vuelta a empezar → Insert Coin.

Fácil de ver y entender ¿verdad? Pues ¿por qué seguimos mordiendo el anzuelo?

Muchos culpan a la industria, pero somos nosotros quienes tenemos el objetivo distorsionado y exigimos nuevos métodos y productos para que lo que exigimos sea posible o para hacerlo más fácil. Veo a muchos compañeros de profesión quejarse de productos que hay en el mercado y librar batallas encarnizadas contra ellos (cosa que no sanciono), pero al final la industria da lo que el público exige. Acabarás enturbiando la imagen de un producto, pero saldrá otro, incluso hasta el mismo con un lavado de cara, bajo un nuevo eslogan “versión mejorada” “fórmula ultraconcentrada” “mayor biodisponibilidad” o cosas similares que vuelvan a dar credibilidad a este nuevo y revolucionario producto o método.

Estamos rodeados de pseudo-ciencia, oportunismo y habilidades comerciales, y mientras somos víctimas del marketing y del ingenio de las empresas a nosotros nadie nos explica nada y lo único que queremos es perder peso. ¡Sobran kilos!.

La industria crece, nuevos métodos de entrenamiento y patrones dietéticos:

“Pierde peso”, “reduce cintura”, “0% grasa”, “sin azúcares”, “light” ,“fitt”… escuchamos bombas y no sabemos dónde es la fiesta, tenemos un montón de piezas de puzzle, pero estamos muy lejos de unirlas pare tener una idea clara.

¿De dónde perdemos ese peso? ¿Qué nos sobra en la cintura? ¿Realmente qué es lo que me sobra o falta para verme bien? ¿Qué debemos hacer para vernos en forma y estar sanos? Esta es la clase de preguntas que uno debe hacerse antes de empezar ningún plan, y no autoimponerse una cantidad de kilos a perder o ganar. Es curioso cuando incluso en el deporte de élite se desconoce en cuántos kilos exactos va a quedarse el atleta en competición, como para que una persona corriente con conocimientos básicos sepa exactamente los kilos que le sobran ¿no creéis?.

Este ciclo de autoimponerse regímenes, privarte de ciertos alimentos o usar determinados productos puede repetirse varias veces a lo largo de los años, y al final llegas a un punto muerto, en el que no ves resultados acordes a tanto esfuerzo. Entonces, o bien desistes o decides personarte ante un profesional para que te asesore y oriente de forma más individualizada.

Aquí es cuando deberíamos hacer balance y ceñirte a lo que el profesional te impone, pero tú ya vienes cocido/a de probar de métodos, te da igual un sistema que otro, ya aguantas lo que sea, el cómo es lo de menos, tú tienes muy claro lo que quieres y necesitas ¡ y es perder 12 Kilos!.

El problema se vuelve a repetir cuando, de nuevo, no quieres ganar músculo o perder grasa, sólo quieres saldar una cuenta que tienes pendiente con tu ego en la báscula, es algo que te obsesiona, es una vieja batalla personal y tienes que ganarla. Eres un luchador/a.

Cómo trabaja el profesional bajo las exigencias que se le imponen y cómo vuelve a entrar en el juego la industria.

Los profesionales de la nutrición tienen como prioridad la búsqueda del bienestar y anteponen la salud ante todo (o al menos eso quiero pensar) pero su labor está comprometida, porque en innumerables ocasiones no van a ser valorados por su conocimiento o buen hacer, sino por la pérdida de peso que son capaces de conseguirte en poco tiempo.

Desde el punto de vista de una gran parte de su clientela, perder 10 kilos en dos semanas es mejor que perder 4 en un mes, da igual de dónde hayan salido, si la báscula marca menos, el cliente gana esta batalla y el profesional obtiene su reconocimiento.

Pongamos que tu fin era adelgazar y el método o producto que se te ha impuesto sea una maravilla y hayas perdido 10 kilos. Yo te pregunto,¿cuánta grasa has perdido? Seguramente no obtenga respuesta concreta porque en muchos casos no se sabe exactamente de qué estoy hablando.

Productos aparte (ya que muchos de ellos no ofrecen un resultado más allá del efecto placebo), muchas de estas dietas se basan en frutas y hortalizas. Lo que conseguimos es una depleción de glucógeno muscular (si acompañamos con ejercicio físico aceleramos dicha depleción) y con ella perdemos agua intramuscular (nada que ver con retención de líquidos, que no te líen) esto supone una pérdida casi momentánea de peso corporal.

Las frutas son pésimas para rellenar glucógeno muscular, rellenando en su mayoría sólo el hepático. Estamos perdiendo el glucógeno muscular y unos 3 gramos de agua por gramo del mismo, es decir, perdemos peso, pero, ¿cuánta grasa? → 0

Para cumplir lo establecido hay que perder más peso, así que reducimos proteínas bruscamente, total no son necesarias, ¿no? o eso nos han dicho siempre. Esto nos hará perder masa muscular, cuánto más ejercicio y más estricta sea la dieta, más perderemos, con ella nuestra forma y más peso, pero, ¿cuánta grasa? → otra vez 0.

Acabaremos sin glucógeno, por lo que cada vez nos costará más hacer ejercicio a media y alta intensidad, nuestro metabolismo por los suelos y la grasa seguirá en su oasis de paz, inalterada, aunque esto no es preocupante, ya que la grasa pesa poco, así que no sobra, lo que sobra es peso. La ansiedad crecerá y la facilidad para recuperar el peso perdido también. Tu aspecto empeorará.

dieta_express

Pasaremos a reducir las calorías a prácticamente la mitad o menos en un espacio corto de tiempo, por lo que estas dietas acabarán causándote ansiedad, frustración por no acabar de ver lo que deseas más allá del peso, cambios de humor, bajadas de ánimo, irritación, insomnio, etc.

Llegados a este punto si somos listos abandonaremos la dieta. Si lo somos menos, y como la industria está a nuestros pies y ya tenía previsto todo esto, nos brindarán infinidad de productos y suplementos dietéticos para paliar todos estos síntomas y poder sostener un poco más este plan en el tiempo. Nuestro supuesto éxito girará en torno a ellos. La industria ha jugado sus cartas y nos vuelve a tener donde quería. Ella sigue funcionando y tú puede que pierdas algo de peso, pero no adelgazas.

  1. 5 marzo, 2015

    Hola, cuando estamos haciendo dieta y estamos entrenando fuerza con los 3 ejercicios básicos, y ejercicios de aislamiento para hipertrofia (90 minutos por sesión), ¿Cuánto quemaríamos regularmente? para así mismo aumentar o reducir calorías en la dieta.

  2. 5 marzo, 2015

    Muy buen articulo. Yo en lo personal pretendía subir de peso, ye que soy ectomorfo, fui a una nutricionista con la idea de plantear una dieta hipercalorica, esperando ayude en como repartir macronutrientes y aproximar mi RMB, pero, lo que paso fue que me encontre con alguien que me dijo que siempre debo seguir una dieta normocalorica y gramos de proteina que creo estarian bien para personas sedentarias, pero no para alguien que realice deportes. como vi que asi no iba a a llegar a ningún lado no volví, y aquí estoy de autodidacta.
    Saludos.

  3. 5 marzo, 2015

    excelente… según mi experiencia y siguiendo a power y otros expertos en estos temas yo he conseguido perder grasa y ganar algo de musculo en el tren inferior a pesar de que estoy con dieta hipocalórica, lo único que puedo decir es que hace 7 meses reduje medidas cosa loca, me toco hacer arreglar mis jeans a los que se les redujo 10 cm de cintura y solo 2 o nada de piernas según el vaquero (unos si y otros no) y es que mi preocupación no era adelgazar mas y verme como una modelo anoréxica, mi preocupación era que no podía seguir bajando medidas en el tren inferior ya que soy mujer tipo cuña o triángulo invertido, es decir, mi cuerpo acumula mas grasa en el tren superior y soy delgada en el tren inferior… me dediqué a engrosar tren inferior con ejercicio con pesos y tratar de reducir medidas en el tren superior… cosa que logré con 3 meses de trabajo y constancia pura y dura!!, no es fácil pero si que se ven los resultados, hoy mis medidas de cadera y busto son iguales y la cintura mas pequeña en relación a estas dos… aún me sobra mucha grasa abdominal y sigo trabajando duro para reducir medidas y seguir perdiendo grasa…. así que tomen nota!!

  4. 20 marzo, 2015

    Hola Mao podríamos crear una estimación, incluso autores señalas la cantidad de carbohidratos que deberíamos añadir por serie etc. Yo personalmento no soy partidario, ya que a parte de otros muchos factores como pueden ser tu peso, edad, TMB, LBM, etc entraría en juego la intensidad que aplicas en tus sesiones de entrenamiento, por lo que aún queriendo darte una estimación, pudiera no acercarse demasiado a la realidad y tendrías una referencia errónea. Un saludo

  5. 20 marzo, 2015

    Alexis Desde esta web tanto mis compañeros como yo esperamos poder ayudar a gente como tú con nuestro trabajo. Gracias por comentar. Un saludo.

3 Trackbacks

  1. 17 marzo, 2015

    […] Dieta Express […]

Escribir un comentario

*

Your email address will not be published.

Leer entrada anterior
Vs_prensa
PRENSA VS SENTADILLAS

AUTOR: AGUSTÍN   PRENSA VS SENTADILLAS De siempre se ha debatido cuál es el mejor ejercicio para las piernas, si...

Cerrar