Ivan alonso

AUTOR: IVÁN ALONSO

CÓMO ESTABLECER MIS METAS

A todos nos ha pasado alguna vez que nos hemos propuesto conseguir algo y, a pesar de empezar muy motivados, poco a poco fuimos perdiendo el interés hasta que finalmente desistimos. Esto lleva a muchas personas a buscar ayuda para poder mantener alta su motivación, sin embargo, la mayoría de las veces el problema no es que nos haga falta más motivación, sino que hemos establecido mal nuestros objetivos.

Hoy hablaremos de una estrategia empleada en psicología para solucionar este problema, el “Establecimiento de metas”.

Dividiremos el artículo en dos partes para facilitar su lectura, en esta primera veremos qué es y cómo funciona esta técnica, así como los principales tipos de metas que existen y en la segunda parte veremos cuáles son los principios básicos que debemos tener en cuenta a la hora de establecer correctamente un programa de metas.

¿QUÉ SIGNIFICA ESTABLECER METAS?

En primer lugar, quiero aclarar que la inmensa mayoría de autores no diferencian entre meta y objetivo, por lo que nosotros también usaremos ambos términos indistintamente. Weinberg y Gould (1996) definen una meta como “el proceso de conseguir un nivel especifico de competencia en una tarea, normalmente en un tiempo determinado”.

meta dibujoEl establecimiento de metas es una técnica desarrollada hace más de dos décadas por E.A. Locke, que pretende ayudar al sujeto a alcanzar o conseguir determinados objetivos dotando de dirección a sus acciones.

La gran mayoría de estudios al respecto demuestran que el establecimiento de objetivos funciona y con un alto grado de efectividad. Tanto si lo emplea un niño de nivel elemental como un investigador, ya sea cargando camiones o en tareas con alta carga cognitiva, establecer objetivos tiene un efecto muy poderoso a la hora de aumentar la eficiencia.

 

Aunque ha sido utilizada principalmente en el ámbito de las organizaciones con el propósito de optimizar los recursos humanos de una empresa, a mediados de los años 70 empezó a ser introducida también en el mundo del deporte dado que, al trabajar principalmente con el rendimiento humano, el ámbito deportivo también puede beneficiarse mucho de su empleo.

A modo de ejemplo, el establecimiento de metas ha demostrado un efecto significativamente positivo en la mejora del rendimiento en deportes como el baloncesto (Swain y Jones, 1995), natación (Burton, 1989), hockey sobre hielo (Anderson, Crowell, Doman y Howard, 1988), tenis (Galvan y Ward, 1998), fútbol (Brobst y Ward, 2002), fútbol americano (Ward y Carnes, 2002) y golf (Kingston y Hardy, 1997).

¿CÓMO FUNCIONA EL ESTABLECIMIENTO DE METAS?

Los investigadores tienen dos formas de explicar el modo en que las metas influyen en la conducta:

Desde un punto de vista directo

Las metas que adoptamos tienen un importante papel motivacional a la hora de estimular nuestra implicación y forzarnos a asumir responsabilidades que después influirán en nuestros resultados (Tijomirov, 1987).

Tal y como señalan diversos autores, el establecimiento de metas parece beneficiar al rendimiento mediante cuatro atributos fundamentales para el proceso de motivación del deportista (Locke, Shaw, Saari y Latham; 1981).

1. Atención dirigida: Formular objetivos nos ayuda a centrar nuestra atención en ese objetivo y en la tarea asociada con el mismo. Cuando no tenemos un objetivo específico nuestra atención no tiene una dirección específica, lo cual hace que gran parte se pierda entre los distintos estímulos.

2. Movilización de recursos: Aunque consigamos dirigir nuestra atención a un objetivo en particular, si queremos lograr dicho objetivo es imprescindible que realicemos los esfuerzos necesarios. En el mismo momento en que aumentamos el esfuerzo para conseguir nuestro objetivo estamos favoreciendo un mayor rendimiento.

meta pesas

3. Persistencia: Aunque consigamos mantener nuestra atención y realicemos todo el esfuerzo necesario para mejorar nuestro rendimiento durante algunas series o incluso durante todo el entrenamiento, si queremos tener éxito en nuestro deporte debemos mantener nuestro esfuerzo durante largos periodos de tiempo.

4. Aprendizaje: Formular objetivos favorece nuestra creatividad a la hora de desarrollar nuevas estrategias que nos ayuden a solucionar los problemas que conlleva conseguir nuestra meta. Si no formulamos nuevos objetivos no necesitaremos aprender nuevas y mejores formas de llevar a cabo nuestra tarea y será mucho más probable que nos estanquemos.

Desde una punto de vista indirecto

Por su parte, la explicación del proceso de pensamiento indirecto viene a decirnos que los objetivos que planteamos influyen en el rendimiento de forma indirecta al afectar factores psicológicos como son la confianza, la ansiedad y la satisfacción.

Al establecer objetivos correctamente sabemos con exactitud lo que debemos hacer y eso nos hace sentir más seguros y satisfechos, reduciendo considerablemente la ansiedad que provoca la incertidumbre.

TIPOS DE OBJETIVOS

Aunque se emplean diferentes términos para hacer referencia a los tipos de objetivos existentes en función del autor (Martens, Christina, Harvey y Sharkey, 1981; Navas, Soriano y Holgado, 2006) nosotros usaremos los recogidos en la síntesis realizada por Cox (2009) por ser quizás una de las más completas. Dicho autor diferencia entre tres tipos de metas:

1. Metas y objetivos de resultado:

En este tipo de meta se pretende conseguir un logro final sin dar importancia al proceso o a las acciones mediante las cuales llegamos a esa situación. El problema con este tipo de metas es que en la mayoría de modalidades deportivas nuestro rendimiento no va a depender solo de nuestros esfuerzos sino también de otros factores externos como pueden ser nuestros rivales.

A modo de ejemplo podemos pensar en el caso de Alexandra Raisman en los juegos de Río. A pesar de realizar una competición sobresaliente rompió a llorar al saber que su puntuación no era suficiente para superar a Simone Biles. Al haber establecido como objetivo conseguir el oro, quedar en un segundo puesto para ella supuso un fracaso

meta gimnasta

2. Metas y objetivos de rendimiento:

En este caso buscamos lograr una ejecución o rendimiento mejor al conseguido hasta el momento, independientemente del resultado final. Este tipo de metas suelen ser más flexibles y fáciles de controlar.

Siguiendo con el ejemplo anterior, podríamos haber establecido como objetivo mejorar la puntuación obtenida respecto a competiciones anteriores.

3. Metas y objetivos de proceso:

Estas metas se centran en comportamientos específicos que luego serán necesarios para realizar correctamente el gesto deportivo, de tal modo que si el deportista consigue formular y realizar estos objetivos con éxito la consecuencia necesariamente será una mejo¬ra en el rendimiento y en los resultados.

Un objetivo de proceso típico de un deportista podría ser no perder la neutralidad de la espalda baja en peso muerto o subir más vertical en sentadilla.

meta sentadilla

¿QUÉ TIPO DE OBJETIVO ES MEJOR?

No son pocas las investigaciones que han comparado estos tres tipos de objetivos para ver cuál produce mejores resultados.

– Kingston y Hardy (1997) compararon los objetivos de rendimiento con los de proceso en jugadores de golf para observar cuál mejoraba más las habilidades y la capaci¬dad psicológica. Observaron que ambos tipos de objetivos conseguían mejoras significativas respecto al grupo control sin objetivos, aunque fueron los de proceso los que mejores resultados reportaron a la hora de controlar la ansiedad.

– Por su parte, Filby, Maynard y Graydon (1999) tras cinco semanas de entrenamientos con futbolistas observaron que aquellos grupos que habían establecido objetivos múltiples (que combinaban todos los tipos de objetivos) superaron a los otros tres grupos. Un año más tarde, los resultados obtenidos por Steinberg, Singer y Murphey (2000) apoyaban también la mayor eficacia de establecer objetivos múltiples.

meta esquema

CONCLUSIÓN

La investigación del establecimiento de metas demuestra que son una poderosa herramienta para realizar cambios conductuales, ya sea de forma directa o indirecta (Weinberg y Gould, 1996).

Aunque de forma aislada los objetivos de resultado son probablemente los menos efectivos, cuando se emplean de forma conjunta a los objetivos de rendimiento y de proceso, pueden ser muy útiles, por ejemplo, a la hora de aumentar la motivación.

La literatura al respecto señala que emplear los tres tipos de objetivos resulta más eficaz tanto en términos de desarrollo psicológico como a la hora de mejorar el rendimiento.

Generar estrategias que nos acerquen de forma progresiva al lugar donde queremos llegar aumenta considerablemente nuestras probabilidades de éxito.

meta frase
Bibliografía

– Díaz-Ocejo, J., & Mora-Merida, J. A. (2013). Revisión de algunas variables relevantes en el establecimiento de metas deportivas. anales de psicología, 29(1), 233-242.

– Refoyo Román, I., & García Adrianzén, D. (2014). Establecimiento de metas y la relación entre las expectativas de éxito y el rendimiento en un equipo de fútbol profesional.

– Salas, V. C. Establecimiento de Metas y Objetivos: El camino a la Excelencia

– Sánchez, H. R., & Rodríguez, M. S. G. (2003). Establecimiento de metas: un procedimiento para incrementar el rendimiento deportivo en la iniciación deportiva. Lecturas: Educación física y deportes, (64), 12.

– Ucha, F. G., & León, R. P. (2010). Establecimiento de metas: un procedimiento para incrementar los rendimientos deportivos. Educación Física y Deporte, 10(1-2), 23-36.

Referencias

– Anderson, D. C., Crowell, C. R., Doman, M., & Howard, G. S. (1988). Performance posting, goal setting, and activity-contingent praise as applied to a university hockey team. Journal of Applied Psychology, 73(1), 87.

– Brobst, B., & Ward, P. (2002). Effects of public posting, goal setting, and oral feedback on the skills of female soccer players. Journal of Applied Behavior Analysis, 35(3), 247-257.

– Burton, D. (1989). Winning isn’t everything: Examining the impact of performance goals on collegiate swimmers’ cognitions and performance. Sport Psychologist, 3(2).

– Cox, R. H. (2009). Psicología del deporte. Conceptos y sus aplicaciones. Madrid: Editorial Panamericana.

– Filby, W. C., Maynard, I. W., & Graydon, J. K. (1999). The effect of multiple-goal strategies on performance outcomes in training and competition. Journal of Applied Sport Psychology, 11(2), 230-246.

– Galvan, Z. J., & Ward, P. (1998). Effects of public posting on inappropriate on-court behaviors by collegiate tennis players. Sport Psychologist, 12, 419-426.

– Kingston, K., & Hardy, L. (1997). Effects of different types of goals on processes that support performance. Sport Psychologist, 11, 277-293.

– Kingston, K., & Hardy, L. (1997). Effects of different types of goals on processes that support performance. Sport Psychologist, 11, 277-293.

– Locke, E. A., Shaw, K. N., Saari, L. M., & Latham, G. P. (1981). Goal setting and task performance: 1969–1980. Psychological bulletin, 90(1), 125.

– Martens, R., & Christina, R. W. Harvey, JS, Jr., & Sharkey, BJ (1981). Coaching young athletes.

– Navas Martínez, L., Soriano Llorca, J. A., & Holgado Tello, F. P. (2006). Orientaciones de meta en las clases de educación física: un análisis centrado en la educación secundaria obligatoria. Revista de psicología del deporte, 15(2), 0167-181.

– Steinberg, G., Singer, R., & Murphey, M. (2000). The benefits to sport achievement when a multiple goal orientation is emphasized. Journal of Sport Behavior, 23(4), 407.

– Swain, A., & Jones, G. (1995). Effects of goal-setting interventions on selected basketball skills: A single-subject design. Research Quarterly for Exercise and Sport, 66(1), 51-63.

– Tijomirov, O. K. (1987). Investigación sobre la formación de Metas; Psicología en el Socialismo.

– Ward, P., & Carnes, M. (2002). Effects of posting self‐set goals on collegiate football players’ skill execution during practice and games. Journal of Applied Behavior Analysis, 35(1), 1-12.

– Weinberg, R. S. (2010). Fundamentos de psicología del deporte y del ejercicio físico. Ed. Médica Panamericana.

  1. 21 enero, 2017

    creo tener metas de todo tipo…

    Realizar un volumen y obtener 4-5kg de musculo (resultado)
    El anterior volumen obtuve 3-4kg de musculo y busco hacer las cosas mejor (rendimiento)
    Tengo la progresion de cargas y entrenamientos porque quiero sacar 100kg en banca dentro del volumen (objetivo de proceso)

    es este un buen ejemplo?

  2. 3 febrero, 2017

    Muy buenas Nahuel,

    En primer lugar me gustaría resaltar que estoy seguro de que el mero hecho de que estés realizando el esfuerzo de concretar las metas que quieres perseguir te va a ayudar mucho en su consecución.

    Dicho esto y, para responder a tu pregunta, el ejemplo que nos propones no es del todo óptimo. Iremos por partes:

    – Meta de resultado: Conseguir 3-4kg de masa muscular en mi etapa de volumen. Perfecto.

    – Meta de rendimiento: Hacer mejor las cosas que en la anterior etapa de volumen. Hasta aquí bien, pero tenemos que concretar que tienes que hacer para mejorar dicha etapa.

    Realmente, la meta que propones como meta de proceso sería una de esas metas de rendimiento que precisas para hacer mejor las cosas que en la etapa anterior: Cumplir con la progresión de cargas, conseguir levantar 100kg en press de banca, aumentar 200 calorías mensuales en la dieta…

    – Meta de proceso: Entonces ¿Cuál sería un buen ejemplo de meta de proceso en tu caso? Pues a pesar de que planificar las cargas, volumen, etc; que vas a manejar en cada entrenamiento sean metas de rendimiento, también resulta óptimo que durante el propio entrenamiento te propongas metas como realizar la técnica correctamente, intentar levantar el peso con la mayor velocidad concéntrica posible, comer más despacio para facilitar la digestión… Es decir, metas a realizar durante la actividad para favorecer la consecución de nuestras metas de rendimiento.

    Espero a ver solventado tus dudas, sino es el caso no dudes en hacérmelo saber, un saludo amigo 🙂

    Iván Alonso

3 Trackbacks

  1. […] Vía POWEREXPLOSIVE […]

  2. […] primero que os recomiendo a todos antes de seguir es leer este otro artículo, en el cual encontraréis los principales mecanismos que contribuyen a mejorar el rendimiento […]

  3. […] Para definir y poder crear un clima motivacional óptimo es importante tener clara la importancia del deporte que practicamos y cuáles serán nuestros objetivos y metas. […]

Escribir un comentario

*

Your email address will not be published.

Leer entrada anterior
DEPORTIVO
CALZADO DEPORTIVO

AUTOR: ANA LOPEZOSA   AUTOR: HÉCTOR CALZADO DEPORTIVO Hoy en día compramos unas zapatillas de deporte y las elegimos por color,...

Cerrar