0 Ejercicios de Cadena Cinética Abierta y Cerrada

AUTOR: DANI

ALIMENTOS TRANSGÉNICOS

La mayoría de la gente ha oído hablar de los alimentos transgénicos. Y normalmente en un tono o contexto negativo. Y es que eso suena mal, como a laboratorio, poco natural, ¿no?

Puede ser. Sin embargo, no todo es exactamente lo que parece o se dice; para acercarse a la verdad hay dejar las ideas preconcebidas a un lado y analizar el asunto desde un punto de vista sin prejuicios.

¿QUÉ SON LOS ALIMENTOS TRANSGÉNICOS?

Podemos definir como alimentos transgénicos aquellos a los que se les ha insertado genes exógenos (de otro organismo) en sus códigos genéticos [1]. Es decir, que han sido modificados genéticamente.

alimentos transgénicos genes
Un gen es una unidad de información genética [2]. Las características de los seres vivos vienen dadas por sus genes, por lo que al introducir un nuevo gen en una especie modificamos alguna característica de esa especie.

La ingeniería genética permite el control y transferencia de ADN de un organismo a otro, lo cual hace posible lo anteriormente explicado.

Esto nos permite por tanto la posibilidad de obtener multitud de beneficios (tanto para el productor de dicho alimento, como para el consumidor o el medio ambiente), tales como fortalecer el sabor de un alimento para que sea más apetitoso, mejorar su valor nutricional, hacer que crezca más rápido, , más económico de producir, reducir el uso pesticidas empleados, hacerlo más resistente ante enfermedades, plagas o sequías etc.

En la siguiente imagen podemos ver las características transgénicas usadas en ciertos cultivos:

alimentos transgénicos genética
Por poner otro ejemplo real y concreto de sus posibilidades, se está experimentando con un tipo de arroz, el llamado arroz dorado [3] para que este produzca un percusor de la vitamina A. El objetivo es introducirlo en poblaciones de África y el sudeste asiático para solucionar o al menos reducir un problema de desnutrición de dicha vitamina, que cada año provoca que medio millón de niños queden ciegos y la mitad de ellos mueran al año siguiente.

¿Interesante, verdad?

Cabe señalar que la manipulación genética es algo que el hombre viene haciendo desde la antigüedad… solo que antes de existir la ingeniería genética se hacía mediante una cría selectiva o selección artificial; se seleccionaban animales o plantas de forma individual que portaban/manifestaban el gen deseado (es decir, la característica deseada) y se apareaban/criaban, de forma que esa característica se iba haciendo más común o acentuada. Como la selección natural, pero en este caso dirigida por el ser humano.

alimentos transgénicos maiz

alimentos transgénicos verduras
De ese modo el hombre ha creado miles de variedades que antes no existían, tanto de animales como plantas (la mayoría de las consumidas), y no solo con el fin de su consumo como alimento. Por poner un ejemplo rápido, prácticamente la totalidad de los perros [5] están creados por cría selectiva y eso que se superan holgadamente las 300 razas; a veces para crear un animal de defensa, otras como animal de caza, otras simplemente para hacerlo más doméstico, etc.

Con esto quiero decir que, aunque la ingeniería genética sea algo reciente y aun en desarrollo (pues no es sencillo descifrar y manejar algo tan complejo como la información genética), el concepto básico de lo que se hace es muy antiguo y común.

Nota: La ingeniería genética va mucho más allá de los alimentos transgénicos. Un ejemplo cualquiera también relacionado con la salud; mediante la inserción de un gen productor de insulina en bacterias o levaduras producimos insulina, de la cual se benefician millones de diabéticos en el mundo (fue desarrollada en los 70 y aprobada para su comercialización en 1982) [6].

Ahora que hemos explicado básicamente la idea de lo que son los alimentos transgénicos, cómo se consiguen o qué propiedades podemos buscar en ellos, entonces podemos hacernos otras preguntas…

¿SON SEGUROS? ¿EXISTE ALGÚN TIPO DE RIESGO ASOCIADO?

Hay que partir de la base de que toda actividad, incluida la agricultura en cualquiera de sus formas, puede entrañar riesgos para agricultores, consumidores y/o medio ambiente [7].

El riesgo podemos definirlo como «la probabilidad de un peligro». La evaluación del riesgo implica responder a las tres preguntas siguientes: ¿Qué podría ir mal? ¿Qué probabilidad hay de que ocurra? ¿Cuáles son las consecuencias? El riesgo asociado con cualquier acción depende de los tres elementos de la ecuación:

Riesgo = peligro × probabilidad × consecuencias

El CIUC (Consejo Internacional de Uniones Científicas), el GM Science Review Panel y el Nuffield Council, entre otros, están de acuerdo en que las repercusiones ambientales de los cultivos transformados genéticamente pueden ser positivas o negativas según la forma y el lugar en que se empleen [7].

Por ello, los alimentos transgénicos son evaluados individualmente y bajo sistemas específicos para comprobar que tanto a nivel de salud como medio ambiental son seguros[8]. Curiosamente, cuando se desarrollan nuevos alimentos de forma natural, no se les somete a inspecciones similares, a pesar de que estos también podrían sufrir cambios (para bien o para mal) en sus características. Es decir, los alimentos transgénicos tienen un mayor control que los alimentos tradicionales.

La evaluación de inocuidad de los alimentos modificados genéticamente generalmente investiga:

-Los efectos directos sobre la salud, es decir, la toxicidad.

-Las tendencias a provocar una reacción alérgica (alergenicidad).

-Los componentes específicos con sospecha de tener propiedades nutricionales o tóxicas.

-La estabilidad del gen insertado.

-Los efectos nutricionales asociados con la modificación genética.

-Cualquier efecto no deseado que podría producirse por la inserción genética.

Por otro lado, las evaluaciones de riesgos del medio ambiente incluyen tanto a los organismos genéticamente modificados como al potencial medio ambiente receptor de dicho organismo. El proceso de evaluación incluye una valoración de las características del organismo y sus efectos y estabilidad en el medio ambiente, combinado con las características ecológicas del medio ambiente en el cual tendrá lugar la introducción. La evaluación también incluye los efectos no deseados que podrían surgir por la inserción del nuevo gen [8].

Según la OMS: “Los alimentos GM (genéticamente modificados) actualmente disponibles en el mercado internacional han pasado las evaluaciones de riesgo y no es probable que presenten riesgos para la salud humana. Además, no se han demostrados efectos sobre la salud humana como resultado del consumo de dichos alimentos por la población general en los países donde fueron aprobados”

No obstante, como en cualquier tema, siempre hay individuos o grupos que por diversos motivos van en otra dirección. ¿Recuerdan el ejemplo anterior del “arroz dorado”? Greenpeace, la famosa ONG ambientalista se opone a dicho objetivo [9].

Recientemente y como respuesta a ello, 109 premios Nobel (de física, química, medicina o paz, entre otros) escribieron un claro comunicado (link: Carta abierta) a la organización ecologista para que cesase su campaña contra los alimentos transgénicos.

Existen aproximadamente 2000 estudios que muestran como seguros a los alimentos transgénicos, de los cuales cerca de la mitad son de financiamiento independiente, no por empresas privadas [10].

CUESTIONES ÉTICAS Y MORALES

Más allá de su seguridad, hay otras cuestiones relacionada con los alimentos transgénicos que pueden considerarse objeto de polémica. Según unas encuestas [7], un notable % de las personas piensa que “La modificación de genes de plantas o animales es ética y moralmente inaceptable “.

El ser humano tiende a “respetar” la naturaleza (hazañas contra la naturaleza de algunos individuos aparte). Podríamos analizar los factores intrínsecos y extrínsecos que nos lleva a ello, pero no lo haremos para no alargarnos ni desviarnos demasiado.

Sin duda, todos estamos de acuerdo en que la naturaleza debemos cuidarla, pues no hacerlo sería lanzar piedras contra nosotros mismos (y el resto de seres vivos). No obstante, ¿es realmente inaceptable ética y moralmente la modificación genética como muchas personas creen?

Para responder a esta cuestión, lo principal es entender el funcionamiento de la selección natural:

La naturaleza (más concretamente la selección natural) puede producir adaptaciones asombrosas. Eso hace que mucha gente piense en ella como una especie de fuerza todopoderosa que guía a los seres vivos en la dirección correcta, pero lamentablemente no es así.

La selección natural no fabrica perfección, y además no es ninguna unidad consciente.

Si un ser vivo resulta ser lo suficientemente apto para su hábitat (y que además tenga la suerte de no cruzarse con un infortunio que lo deje KO antes de tiempo) deja descendientes para una siguiente generación… si no, se queda en el camino. Pero no por ello es perfecto, “solo” lo suficientemente bueno para dejar dicha descendencia. Creo que no es necesario nombrar la infinidad de fallos genéticos y debilidades que tiene la especie humana mismamente y a pesar de ello aquí estamos.

Es más real pensar en la selección natural como en un proceso, en lugar de una guía. La selección natural es el simple resultado de la variabilidad, la reproducción diferencial y la herencia; es un proceso ciego y mecánico (que no aleatorio, pues las leyes de la física que la gobiernan son fijas). No tiene objetivos, no se esfuerza para dar lugar al «progreso» ni a un ecosistema equilibrado [11]. Es un proceso en continuo cambio, donde unas especies cambian, otras nacen y otras desaparecen, constantemente.

Nuestra corta existencia nos hace verlo erróneamente como algo estático y equilibrado, idea que nos hace rechazar la “responsabilidad” que nos supone moralmente hacer algún cambio que rompa esa imagen “perfecta y estándar” que tenemos del mundo. Sin embargo, no solo el mundo es cambiante, sino que las especies que en él viven en cada momento de la historia también lo modifican y se modifican entre ellas continuamente. Nosotros solo somos una más de ellas, aunque con mayor poder de generar cambios, claro está.

Dado que la selección natural no es ninguna entidad consciente, ni tiene un propósito o fin, difícilmente exista una incongruencia ética y moral “universal” u “objetiva” en la modificación genética de los alimentos. Sin duda, un uso responsable de la ingeniería genética y los alimentos transgénicos sin duda deberían verse como algo positivo.

Referencias

1. Alimentos transgénicos. MedlinePlus.

2. Slack, J.M.W. Genes-A Very Short Introduction. Oxford University Press 2014

3. Golden Rice Project. www.goldenrice.org/

4. Understanding Evolution. Artificial selecction. (University of California Museum of Paleontology with support provided by the National Science Foundation and the Howard Hughes Medical Institute).

5. Denis, B. La domestication: un concept devenu pluriel. Production Animales, 243. INRA, France.

6. Meritxell Davins. ¿Como se obtiene la insulina?. Todosobrediabetes.com

7. FAO. “El Estado Mundial de la Agricultura y la Alimentación”Roma, 2004.

8. OMS. «20 preguntas sobre los alimentos genéticamente modificados».

9. Greenpeace-and-Golden-Rice. www.greenpeace.org

10. Genetic Literacy Project.With 2000+ global studies affirming safety, GM foods among most analyzed subjects in science. JoAnna Wendel & Jon Entine | October 8, 2013

11 Understanding Evolution. Misconceptions about natural selection. (University of California Museum of Paleontology with support provided by the National Science Foundation and the Howard Hughes Medical Institute).

  1. 22 agosto, 2016

    “La modificación de genes de plantas o animales es ética y moralmente inaceptable “. Se olvidaron que en la historia de la evolucion humana hemos sido modificados genéticamente para ser lo que hoy somos. Porque sin duda hay eslabones perdidos. Así que más bien hay que preocuparse por el buen uso que se haga de ello y no si es ética o moralmente aceptable.

  2. 24 agosto, 2016

    Los transgenicos tienen unos efectos secundarios muy malos en la salud, este articulo es pobre en contenido por muchas fuentes que parezca que haya.

  3. 25 agosto, 2016

    Excelente artículo!!! ..los que opinan de forma contraria están que revientan de idiotas…una cosa es segura..no son médicos, ni biólogos ni nutriólogos…acérquense a sus universidades y conozcan la tecnología del ADN recombinante.

  4. 25 agosto, 2016

    Muy buen aporte. La verdad es que el tema de los transgénicos ha tendido a volverse una cuestión ideológica y política; por ello hay activistas y organizaciones opositoras con un fundamento ideológico y no científico.

    Son una herramienta que debe usare para bien. Hay que ser responsables con ello.

    Gracias por el artículo. Bastante completo a diferencia de lo que otros dicen.

Escribir un comentario

*

Your email address will not be published.

Leer entrada anterior
barra hexagonal
PESO MUERTO CON BARRA HEXAGONAL

AUTOR: ENRIQUE PESO MUERTO CON BARRA HEXAGONAL En el siguiente estudio [1] se examinan los efectos de realizar el ejercicio...

Cerrar